martes, 7 de febrero de 2012

Argentina, Córdoba: Mucho, poquito y nada

Romina Fascendini (PRENSA RED)

Un análisis sistemático repasa los principales puntos del mensaje que el jefe de Estado provincial realizó en la Unicameral, inaugurando su tercera gestión en Córdoba. Contradicciones y dislocaciones que envuelven al gobernador y anuncian los ejes de los próximos cuatro años que intentará llevar a cabo en la provincia.

¿Castigar duramente a las personas que ejercen violencia es un acto de quien profesa la paz y los derechos humanos entre la ciudadanía? ¿Acaso no deja traslucir cierta contradicción y el enfoque político ideológico de quien tiene a su mando el poder ejecutivo de nuestra provincia?

El miércoles de la semana pasada el gobernador brindó su discurso de apertura a las sesiones legislativas de la unicameral cordobesa. Y nunca mejor bienvenido un desastre natural del lunes 30 de enero para hacer un largo alarde de los avances que la provincia está haciendo al respecto para reparar los daños sufridos.

El gobernador en primer lugar dio sus condolencias a la familia de las personas fallecidas por el desastre que abatió a la ciudad, y agradeció fervientemente a la gendarmería, a defensa civil, a la policía, a las empresas privadas y demás organismos que se están abocando a esta tarea. Primariamente, por supuesto, protocolarmente agradeció a las autoridades presentes y recalcó la presencia de “su gran amigo” intendente de la ciudad Ramón Mestre.

Al referirse a las tareas que se están realizando para poner en condiciones la ciudad luego de la tormenta del 31 de enero, mencionó que lamentablemente no están dando abasto y que no se puede dar seguridad de cuándo se podrán recuperar totalmente los servicios básicos de algunos barrios. “Es lo que hay” dijo, parafraseando al humorista Cacho Buenaventura.

También menciono que “estamos escasos de fondos”, y la excusa fue la deuda que la nación mantente para con la provincia. De todos modos no cuestionó a la presidenta, sino que la invitó a dialogar y terminó por agradecerle la ayuda recibida tras la trágica tormenta.

Seguidamente hizo referencia a la nueva política del boleto educativo, indicando que era algo que desde su anterior gestión los jóvenes pedían a viva voz mediante diversos graffiti que se escribían en las paredes de Córdoba. Para el gobernador este era una reclamo de hace años y en esta ocasión, por fin, se otorga la solución. Pidió a los preinscritos (las preinscripciones se están realizando vía Web en un sitio creado para tal fin) que tuvieran paciencia, ya que todos los requisitos que se piden no son para “trabar” o “una excusa para no otorgar los pases” si no que es documentación necesaria para corroborar fehacientemente que nadie se anote sin cumplir los exigencias y de esta manera “viaje por viajar sin ser estudiante, docente o no docente”.

“La educación es el primer paso hacia la justicia social” refirió De la Sota, y es por ello que se otorga este beneficio económico a los estudiantes. Beneficio económico- Es así que se plantean las políticas públicas de esta gestión desde hace 12 años, como beneficios, tomando a los beneficiarios como sujetos vulnerables que requieren de un aporte subsidiario, y no como un derecho básico para acceder al sistema educativo. En esta parte de su discurso utilizó una analogía de muy mal gusto, haciendo referencia a aquel reclamo de los estudiantes de La noche de los lápices, validando esta situación con el actual pedido de los estudiantes cordobeses para viajar gratuitamente hacia sus lugares de estudio. Sr. Gobernador, aquellos jóvenes dieron sus vidas a partir de la lucha por sus convicciones ideológicas que creían las indicadas para modificar las injusticias y las aberraciones que se vivían por aquellos años. No pedían un mínimo aporte para poder trasladarse y continuar con sus estudios, derecho básico que le corresponde a nuestra juventud y del cual usted se aprovecha para hacer grandes propagandas políticas cual salvador del sistema educativo.

Lo mismo sucede con las 367 escuelas que usted construyó en su anterior gestión, situación de la que también hizo gran mención. Pero no pudo garantizar que las escuelas que se están reformando estén listas para el inicio de clases para el próximo ciclo lectivo. También refirió que muchos de estos centros educativos están en malas condiciones, con grafitis y pintadas que opacan los establecimientos, y por ello le pidió a las comunidades educativas que se hiciera cargo de cuidar sus edificios. Aquí cuestionó a las autoridades y las invitó a responsabilizarse. ¿La culpa es de los directivos?, Y además, ¿Acaso anteriormente en su discurso no había mencionado que justamente los grafitis le sirven a los jóvenes como medio para hacer valer sus reclamos? Sr. Gobernador, no se olvide: las paredes son las voces de los pueblos. Si los jóvenes escriben los muros, es porque existe gran necesidad de expresión.

¿No recuerda acaso el reclamo en el año 2010 de los estudiantes cordobeses en contra de la mercantilización de la educación a partir del proyecto que reformaría nuestro sistema educativo? La Coordinadora de la Asamblea Interestudiantil que aglutinaba alumnos universitarios y secundarios de Córdoba, realizó diferentes protestas y se realizaron tomas de colegio para repudiar los intereses religiosos y mercantiles que teñían dicho proyecto. Este proceso de resistencia culminó de manera lamentable el 15 de diciembre de dicho año, el día de la votación de la ley, con la represión en la puerta de la legislatura, dejando un saldo de decenas de heridos y 13 jóvenes detenidos. Con cachiporras, balas de goma, camión cisterna, infantería y bomberos se atentó duramente contra nuestros jóvenes de manera totalmente impune. También se transgredió la libertad de expresión ya que a un colega de Indymedia le sustrajeron su cámara fotográfica que tuvo que recuperar a los forcejeos con los representantes de las fuerzas del “orden”. La hipocresía se materializó ese día, con la aprobación de una ley dogmática y mercantilista, impulsada por el aun vigente ministro de educación Walter Grahovac. Este peronismo reaccionario y de derecha dista mucho de una lucha legítima como la de La noche de los lápices.

De la Sota en su discurso en ningún momento hizo uso de la palabra “derecho” o “derechos humanos”. Respecto al trabajo, derecho básico y universal de todos los seres humanos, prometió que en breve estarían listas las planillas para que 10 mil chicos puedan tener su primer trabajo bajo el programa Plan Primer Paso. Una política basada en la misma visión que el boleto educativo, en donde se toma a los jóvenes como beneficiarios que merecen “una ayuda económica”, pero sin ahondar en una verdadera política de empleo inclusiva que garantice la persistencia de los mismos en el mercado laboral. Como sucedió en su anterior gestión, se sigue beneficiando a las empresas con mano de obra barata en lugar de garantizar el derecho al trabajo para la juventud cordobesa.

En cuanto al reclamo de los trabajadores de la salud, cuestionó duramente a los médicos que siguen de paro, y remarcó que muchos de ellos no cumplen sus horarios y “se rajan para no atender”. Sr. Gobernador, si usted pretende –tal como lo mencionó reiteradamente en su discurso- tener una gestión basada en el diálogo, no puede bajo ningún punto de vista disputar contra este justo reclamo de los trabajadores, que viene de larga data y que necesita pronta resolución. Pareciera ser que usted está en contra del derecho a huelga, un derecho que nos corresponde legítimamente a toda la ciudadanía.

En ningún momento hizo referencia sobre la situación de los monotributistas. Todos sabemos que este estado es el principal negrero con empleados en negro o bajo el régimen de contrato de locación de servicios que no garantizan derecho alguno (ni aportes previsionales, ni obra social, ni licencia por enfermedad, matrimonio y/o embarazo).

Sin ir más lejos, no puedo dejar de mencionar dos casos emblemáticos de vulneraciones extremas ocurridas en la gestión anterior. En primer lugar, el Ministerio de Justicia dejó sin trabajo a una mujer embarazada que debido a complicaciones clínicas, a mediados de junio se le diagnosticó reposo absoluto por riesgo de parto prematuro. Esta persona facturaba sus honorarios pero no estaba contratada bajo ningún régimen (su contrato de locación de obra se había vencido en mayo), es decir, la despidieron estando en negro y alegaron que “por no presentarse a trabajar, que era inequitativo para los otros monotributista. Que no podía cobrar su sueldo sin ir a trabajar”. Y le solicitaron que a partir del día de la fecha no se presentará más a dicha dependencia. Otro caso fue el de una mujer monotributista trabajadora del Ministerio de Solidaridad, que a fines del 2011 le diagnosticaron problemas hepáticos con complicaciones en el páncreas, un principio de pancreatitis. Por ser monotributista, tampoco le correspondía licencia por enfermedad, y también la dejaron sin trabajo.

De la Sota tampoco en ningún momento se refirió a las -¿faltas?- de propuestas en materia de prevención y defensa de los derechos de las mujeres y de las identidades sexo genéricas diversas. La provincia de Córdoba en los últimos años mantuvo avances interesantes en esta materia, impulsadas primordialmente por los movimientos de mujeres que lograron incidir en las políticas públicas, como por ejemplo, la sanción de la ley 9283 en el año 2006, que creó el Programa de Erradicación de la Violencia Familiar, aplicado por la Dirección de Violencia Familiar. Sin embargo existió una secretaria de Inclusión Social y Equidad de Género, a cargo de Alejandra Vigo, con su flamante programa “Córdoba con ellas”, basado en un enfoque paternalista y asistencialista totalmente alejado de una propuesta de inclusión y empoderamiento del género femenino.

En cuanto a políticas de promoción de derechos e inclusión sobre diversidad sexual tampoco hizo mención, y lo que si realmente sabemos, es que gracias a los avances de la sociedad civil, nuestra provincia está pujando fuertemente para que se logre al fin la aprobación total de la ley nacional de Identidad de Género. En contrapartida, también conocemos que hay chicas transexuales en situación de cárcel, que viven con el virus del VIH sin recibir atención alguna, y que están padeciendo hambre. Este escenario es histórico, ¿Qué hace al respecto el Programa Provincial de SIDA, la Secretaria de Derechos Humanos? Ya veremos qué pasa con todo ello, quizás no forma parte primordial de la agenda del actual gobernador.

Para finalizar mi relato, no puedo obviar el tragicómico anuncio sobre la reforma del Código de Faltas. De la Sota enviará a la legislatura un proyecto de ley para modificar el Código de Faltas y de esta manera se podrá sancionar a quienes arrojen bombas de estruendo que “atenten contra la vida de las personas”, y también a aquellos que queman cubiertas “contaminado el medio ambiente”.

Sr. Gobernador, ¿Sabe usted que es lo que daña realmente el medio ambiente? La permisiva Ley de Bosques sancionada en 2011, que está dando vía libre a los desmontes en toda nuestra provincia, con la nula fiscalización del organismo de Control y Fiscalización de los Montes Nativos. Para su información, los desmontes avanzan ferozmente, sin cesar, y el gobierno provincial brilla por su ausencia en cuanto al control de los mismos.

Por otro lado, también le puedo aportar otros datos interesantes de larga data: miles de militantes de organizaciones de la sociedad civil hace años que están luchando por la derogación del represivo Código de Faltas, que permite a la policía detener a cualquier joven ciudadano bajo la figura de “merodeo”, haciendo uso del control social bajo la famosa detención “por portación de rostro”. El pasado mes de diciembre, 10.000 jóvenes se concentraron en las calles cordobesas en la denominada Marcha de las Gorras haciendo eco de este reclamo.

Del mismo modo, bajo la utilización del artículo 45 que sanciona a “quienes ejerciendo la prostitución se ofrecieren o incitaren públicamente molestando a las personas”, le otorga a la policía la facultad de reprimir a las trabajadoras sexuales, situación que la Asociación de Mujeres Meretrices (AMMAR) viene repudiando desde hace años. No olvidemos a Vanesa Ledesma, una travesti detenida y asesinada en una comisaría en el año 2000. En ese entonces usted también era gobernador. La autopsia demostró que su cuerpo tenía signos de tortura, y se comprobó que durante su detención estuvo incomunicada y que no la dejaban tener contacto con otros presos por tener VIH. La versión oficial se amparó en que a causa de la infección por VIH sus problemas cardíacos empeoraron –y que además sufría de otras infecciones- y por ello fue víctima de un infarto. Organizaciones LGBT locales, nacionales y también de otros países reclamaron justicia, pero no hubo reapertura del caso. La causa sigue archivada hasta el día de hoy.

“En materia de seguridad” para De la Sota la solución es la nueva incorporación de 1500 efectivos policiales, 100 camionetas nuevas, sistemas de vigilancia por cámaras en 20 ciudades del interior y en 64 establecimientos educativos.

Michel Foucault, gran filosofo conocido por sus análisis críticos de las instituciones sociales, estudió las relaciones de poder y concluyó en que el poder no se encuentra solo en un aparato político estatal, o en una clase privilegiada, o en instituciones aisladas que se imponen, si no mas bien existe una trama de poder microscópico, capilar, un conjunto de pequeños poderes e instituciones que dan lugar a diversas y entrelazadas relaciones de autoridad que oprimen y dominan a la sociedad. El poder se construye y funciona a partir de otros poderes.

Esta microfísica del poder se dejó entrever en todo el discurso del gobernador, en sus apelaciones hacia los directivos por no cuidar las escuelas, en las acusaciones hacia los médicos por “rajarse” y no cumplir sus tareas, en los cuestionamientos hacia ciudadanos que se quieren “colgar” del boleto educativo, la vigilancia por cámaras, la incorporación de mas oficiales para reprimir a los cordobeses. Las omisiones también forman parte de su política de derecha, no mencionar la situación de los trabajadores en negro o monotributistas, no hacer alusión de los desmontes masivos, no brindar si quiera un guiño a los reclamos de la sociedad civil, de las mujeres, de los jóvenes, de la comunidad GLTB, de los ambientalistas, de los beneficiados de los hogares clase media, entre otros, deja al desnudo al Sr. José Manuel De la Sota, que, como no nos sorprende, continua con una gestión basada en la vigilancia, el castigo y la represión, muy alejada, por supuesto, de un enfoque que incorpore una visión de Derechos Humanos. Que lejos estamos.

Romina Fascendini es Licenciada en Comunicación Social – Especialista en Género y Políticas Públicas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.