miércoles, 22 de febrero de 2012

Argentina, Córdoba: Una forma brutal de precarización laboral

PRENSA RED

El cronista volante es la forma más brutal de precarización laboral en los medios de comunicación de Córdoba, especialmente en La Voz del Interior. Es un trabajador con más obligaciones que derechos y sin un recibo de sueldo que acredite su antigüedad.

El caso del cronista volante en los medios de comunicación de Córdoba, y especialmente en La Voz del Interior, es la forma más brutal de precarización del trabajador de prensa en cuanto a su vínculo laboral con la empresa y al trabajo propiamente dicho.

En el recibo de sueldo del cronista volante no figura la antigüedad por este motivo en el caso del juicio de Juan Carlos Domínguez los testigos fueron clave para determinar que el periodista trabajó seis años (1988-1994) en esa categoría.

Queda claro entonces que para La Voz el cronista volante se convierte en trabajador “en blanco” cuando tiene la suerte de ser efectivizado, y ahí sí, recién figurará la fecha de ingreso en su recibo.

Mientras tanto, la empresa perteneciente al Grupo Clarín se ahorra unos buenos pesos al no pagarle la antigüedad (2,5% anual) y en La Voz, hay cronistas volantes con más de veinte y hasta treinta años de antigüedad. Así que saquen la cuenta.

Antes de llegar a la efectividad, el cronista volante es un trabajador con más obligaciones que derechos y que en la práctica se traducen en responsabilidades no inherentes a su condición como editar páginas o viajar para realizar coberturas sin cobrar los adicionales correspondientes, más allá de los viáticos de ocasión. (Ver información en: http://www.prensared.com.ar/indexmain.php?lnk=5&mnu=74&idnota=2390)

También en la vida diaria padecen una suerte de discriminación a la hora de -por ejemplo-, sacar un crédito porque al no figurar en el recibo de sueldo la fecha de ingreso a la empresa queda inhabilitado para tramitarlo.

Entonces debe recurrir a la buena voluntad de los compañeros “efectivos”, familiares o amigos para conseguir lo que cualquier trabajador en relación dependencia realiza sin mayores inconvenientes, sin tener que recurrir a terceros.

Por eso, la sentencia de la Sala 2ª de la Cámara del Trabajo sienta un importante precedente en todo el país porque en el caso de Juan Carlos Domínguez le reconoce la antigüedad como de cronista volante en los términos que indica la Ley de Contrato de Trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.