martes, 7 de febrero de 2012

Brasil invertirá en la industria azucarera cubana

XINHUA

El grupo brasileño Odebrecht suscribirá, a través de su subsidiaria independiente Compañía de Obras en Infraestructura (COI) un contrato con la empresa estatal cubana de azúcar, Azcuba, para administrar una fábrica azucarera en la isla, anunció esta semana la entidad sudamericana.

COI firmará el acuerdo que tendrá validez por diez años con el grupo empresarial estatal Azcuba, encargado del control de la producción de caña y sus derivados en Cuba tras la supresión del Ministerio del Azúcar (MINAZ), dijo un comunicado de Odebrecht. El grupo empresarial ejecuta en Cuba el proyecto de ampliación del puerto del Mariel, al oeste de La Habana, una obra financiada en un 80 por ciento por el estatal Banco Nacional de Desarrollo brasileño y que es vista como una plataforma comercial clave si Estados Unidos levanta el bloqueo económico contra la isla.

El acuerdo, que se suscribirá en fecha próxima, otorgará a COI la administración de la gestión productiva de la refinería azucarera "5 de septiembre", situada en la provincia de Cienfuegos, ubicada a unos 260 kilómetros al sudeste de La Habana. Además de apoyar la revitalización del deprimido sector azucarero cubano, la gestión brasileña tiene el objetivo de incrementar la producción de azúcar y la capacidad en la molienda de caña. El proyecto abriría la industria azucarera de la isla al capital extranjero, cuya producción ha caído en picada desde unos 8 millones de toneladas en la década de 1970 hasta apenas 1,2 millones de toneladas en la última zafra.

Cuba produjo ocho millones de toneladas de azúcar sin refinar en 1990, pero con la desaparición de la Unión Soviética, su principal socio comercial, disminuyeron los rendimientos hasta tocar fondo en el 2009 cuando la producción llegó a 1,1 millones de toneladas, el resultado más bajo en un siglo. Según las autoridades, el objetivo para la actual cosecha, que se inició en diciembre último y se extenderá hasta abril venidero, es aumentar en un 20 por ciento la producción del dulce para llegar a 1,4 millones de toneladas.

La zafra próxima comenzó el 1 de diciembre en las fábricas de azúcar "Jesús Rabí", de la provincia occidental de Matanzas, y "Argeo Martínez", en Guantánamo, en el extremo oriental de la isla, mientras que otras 20 refinerías se han ido incorporando a la producción a lo largo de diciembre y enero. Un mayor volumen de materia prima disponible permitirá en esta etapa incorporar a siete fábricas más que en la del año pasado, cuando molieron sólo 39.

De acuerdo con especialistas, a pesar de la drástica reducción en la capacidad de la industria que significó el desmantelamiento de la mitad de las refinerías de azúcar, aún la isla tiene capacidad para producir cuatro millones de toneladas métricas anuales. A inicios de agosto, en una sesión parlamentaria que analizó la situación de la economía en los primeros seis meses del año, el presidente Raúl Castro dijo que se logró detener "el deterioro de la producción de azúcar".

Directivos del ahora desaparecido MINAZ desarrollaron un modelo de fábrica de azúcar de nuevo tipo basado en la eficiencia económica y productiva, sistemas integrales de gestión y control, el uso de nuevas tecnologías y la aplicación de "agricultura de precisión". Las autoridades también impulsan un programa de modernización de la centenaria industria azucarera, que incluye el cambio de las antiguas cosechadoras KTP, de tecnología soviética, por máquinas brasileñas más eficientes.

Entre 2002 y 2004, Cuba reestructuró el sector azucarero con la reducción de sus centrales de 156 a 61, la eliminación de más de 100.000 plazas de trabajo y la disminución de la superficie de cultivo de 2 millones de hectáreas a unas 750.000, de acuerdo con datos oficiales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.