martes, 7 de febrero de 2012

Caótica la situación en Panamá por rebelión indígena

PL

La situación es caótica en numerosas regiones de Panamá, derivada de la represión contra indígenas en la localidad de San Félix que ocasionó un muerto cuando bloqueaban la vía interamericana en protesta por una ley minera.

Los exteriores de la sede de la Asamblea Nacional cerca de la popular Plaza de 5 de Mayo, ha sido el escenario principal de las protestas en la capital, así como un cercano Supermercado 99, cadena propiedad del presidente Ricardo Martinelli, que cerró sus puertas.

La situación más complicada se registra en la localidad Volcan, provincia de Chiriquí, donde los indígenas incendiaron el cuartel de la policía, la Corregiduría y el de bomberos enojados por la represión que ya ha ocasionado más de un centenar de detenidos y cerca de 70 heridos.

En la capital se reportaron manifestaciones en Tocumen, La Chorrera, Tumba Muertos y otros lugares, mientras que el Consejo Académico de la Universidad de Panamá anunció que se mantendrán suspendidas las labores académicas y administrativas también mañana.

El ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, tuvo que desdecirse y admitir que se ha usado arma letal reglamentaria, tras la revelación de una foto en el diario La Estrella que muestra a un policía antimotín disparando una pistola.

La representante residente del sistema de Naciones Unidas en Panamá, Kim Boduc, se ofreció como mediadora en el conflicto a nombre de la organización y propuso al gobierno la creación de una mesa permanente de negociaciones.

El gobierno envió una comisión a Chiriquí encabezada por el ministro de Gobierno Jorge Ricardo Fábrega para negociar con los ngöbe buglé, mientras que el Partido Revolucionario Democrático interpuso dos denuncias por cese de comunicación celular y trato cruel y degradante a la comunidad indígena.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.