lunes, 13 de febrero de 2012

El proceso de Nepal por una nueva Constitución

Pedro Blas García (PL)

En medio del silencio informativo en Occidente, el Gobierno de Nepal trabaja en la redacción definitiva de una nueva Constitución que impulse el proceso de paz y contribuya al desarrollo del país con equidad y justicia.

Ese objetivo fue proclamado por el primer presidente nepalí desde la conversión del antiguo reino himalayo a República en 2008, Ram Baran Yadav, quien desde esa fecha presentó un programa al respecto ante el Parlamento.

Según medios como la agencia PTI, de la India, y Radio Nacional de Katmandú, dicho Gobierno, encabezado por el Partido Comunista de Nepal, pretende ejecutar una política económica de orientación socialista.

De igual forma, plantea como objetivo beneficios sociales para las mujeres, disminuir la influencia del rígido sistema de castas tipo feudal y la atención a las comunidades marginadas de las diversas etnias existentes.

El primer borrador de la mencionada Carta Magna fue concluido a fines de 2011, luego de un acuerdo entre el partido en el gobierno y el del Congreso -mayoritarios- y el cual incluyó a otras cinco agrupaciones políticas. Para el presidente Baran Yadav "todos los sectores deben ser responsables de cumplir desinteresadamente las aspiraciones de paz del pueblo nepalés."

Los antecedentes de una larga lucha

Tras una década de guerra civil, en la que murieron cerca de 20 mil personas, las partes en pugna lograron un acuerdo de paz en el 2006, que tuvo en cuenta la excarcelación de miles de guerrilleros, la ayuda social a estos y la integración de otros a las Fuerzas Armadas.

Las negociaciones concluidas implicaron un proceso eleccionario y la creación de un Parlamento de 601 miembros, con facultades legislativas paulatinamente establecidas y una intensa labor entre los partidos.

Desde entonces, poco a poco y en medio de lógicas tensiones, se ha trabajado por la elaboración de la nueva Constitución, la cual prevée, además, la libertad religiosa y de credo, la lucha contra la discriminación a la mujer y el derecho de las etnias y los ambientales.

Nepal, sometido a la ingerencia británica desde 1791, enfrentó guerras internas y externas sangrientas que contribuyeron al empobrecimiento del país, ubicado entre los de menor desarrollo económico, político y social en el mundo.

Hasta los primeros años de la década del 2000, se combatió con dureza el sistema monárquico, cuyo último Rey fue Gyanendra Bir Bikram, para disminuir el peso explotador de una anquilosada estructura feudal.

Nepal, con algo más de 240 mil kilómetros cuadrados y cerca de 30 millones de habitantes, enfrenta retos repleto de dificultades en una región que como el centro de Asia, resalta por sus complejidades estructurales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.