martes, 14 de febrero de 2012

Estados Unidos opta por infringir otra vez la ley internacional

Rómulo Pardo Silva (especial para ARGENPRESS.info)

Washington y sus seguidores presionaron para que Naciones Unidas legalizara su acción destinada a derribar el gobierno de Siria; cuando no lo lograron decidieron hacerlo de todos modos ilegalmente.

Tras el veto de China y Rusia, Hillary Clinton ha hecho un llamamiento a los "amigos de Siria democrática" a unirse contra el presidente Bashar al-Assad. Hablando en Sofía un día después de la caída de la resolución de la ONU, la secretaria de Estado de EE.UU. dijo que la comunidad internacional tiene el deber de detener el derramamiento de sangre en curso y promover una transición política que consulte la dimisión de Assad. (The Guardian)

Este comportamiento es el institucional de USA que ejerce una dictadura mundial sobre países tributarios y represión permanente a los disidentes.
Querían repetir lo de Libia bajo bandera ONU con la complicidad del Consejo de Seguridad. Pero el año 2003 la guerra a Iraq la hicieron por su cuenta inventando pretextos, de alguna manera innecesarios porque se les obedece cualquier cosa que hagan. En Afganistán están con la ley… en Yemen no.

No es difícil entender a los que de hecho mandan en ese país, tienen un plan de dominio del planeta y siguen sistemáticamente sus etapas sin otra norma que la voluntad propia. Sus medios son presión económica y política, guerra, chantaje, miedo colectivo, soborno, ejecución sin juicio, desinformación de los medias, bloqueo, la ONU…

Es comprensible por tanto no haberse oído ningún rechazo de los gobiernos dependientes ni de la prensa empresarial al claro atropello de Obama al teórico orden jurídico internacional.

Desgraciadamente los mandatarios antiimperialistas de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, desaprovecharon esta oportunidad de demostrar a los pueblos con la declaración de Clinton la violencia evidente de las potencias occidentales.
También debieron hacerlo los izquierdistas locales pero es posiblemente que les haya frenado el temor a distanciarse de una opinión pública “embrutecida” (Fidel), que debe estar contra Siria condicionada por los noticiarios.

El gobierno capitalista ruso, y muy detrás el chino, han sido los resueltos opositores a los propagandistas mundiales de la democracia. Ambos saben perfectamente que después de Siria, Irán, Venezuela, y muchos otros van ellos.

De los BRICS, India y Sudáfrica están lejos de representar una posición capaz de ser independiente. Ambas apoyaron la invasión de Siria. Antes Brasil y Sudáfrica no se opusieron a la de Libia.
La conducta norteamericana debe explicarse a los ciudadanos de todos los países desde su raíz, que forma parte de una estrategia nazi sin los aspavientos del Tercer Reich para apoderarse de los recursos del planeta.
Fidel Castro acaba de decir sobre los dirigentes estadounidenses: "El ex presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt… era por lo menos antihitleriano y esta gente son hitlerianos, éstos son fascistas, unos por definición y los otros por necesidad". "Obama, yo diría, es un fascista por necesidad, porque no puedo pensar que él crea de verdad que el fascismo era bueno". "Los otros son fascistas por definición. Y algunos lo que son es locos". (AFP, El PERIÓDICO DE MÉXICO)

Para ilustrar lo dicho por Fidel marines norteamericanos se fotografiaron en Afganistán con la bandera de las SS de Hitler. (Russia Today)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.