miércoles, 22 de febrero de 2012

¿Funcionan bien los insecticidas contra el vector del Chagas? Haga un ADN

AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR

Los análisis genéticos de vinchucas pueden servir para evaluar la efectividad de los programas de control, revelaron investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba.

Friedrich Nietzsche escribió que lo que no mata, fortalece. Y las vinchucas, vectores de la enfermedad de Chagas, parecen haberlo tomado al pie de la letra: un estudio cordobés demuestra que estos insectos presentan mayor variabilidad genética cuando viven en localidades que fueron previamente fumigadas con insecticidas.

“El hallazgo nos llamó la atención”, reconoció a la Agencia CyTA la doctora Beatriz A. García, docente de la Cátedra de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba. “Uno hubiera esperado que la reducción del tamaño poblacional producida durante los intentos de exterminación conduciría a la pérdida de variación genética”, agregó la investigadora del CONICET.

Sin embargo, el estudio sugiere un mecanismo alternativo: las reducciones poblacionales severas producidas por los insecticidas conducirían a preservar al azar diferentes variantes génicas en cada subpoblación. “Es probable que estos eventos seguidos de un incremento de la población (de vinchucas) conduzcan a preservar la diversidad genética”, destacó la doctora García. En otras palabras: son los sobrevivientes del ataque químico, y no insectos provenientes de otras áreas, los que explican la recuperación en la cantidad de vinchucas en lugares tratados con plaguicidas.

El equipo liderado por la doctora García examinó marcadores genéticos de 872 ejemplares de vinchucas (o Triatoma infestans, según su denominación científica) en 27 localidades de la Argentina. Parte del trabajo fue publicado en la revista Molecular Ecology.

Los expertos sostienen que los análisis genéticos pueden ser de suma importancia para orientar las medidas de control del vector. Así, pueden aportar información sobre el origen de los insectos que reinfestan nuevamente las áreas tratadas y sobre sus mecanismos de dispersión. “Por otra parte, debido a que el intercambio genético entre poblaciones está relacionado a migración, las estimaciones de flujo génico permitirían inferir la posibilidad de expansión de las poblaciones vectoras”, destacó la investigadora. Y agregó: “Lo que sugieren nuestros resultados es la necesidad de revisar la forma en que se están llevando a cabo esos tratamientos y cuales serían las medidas más eficaces a implementar”.

Foto: Ciencia, Argentina - Colectando vinchucas en un rancho de la zona endémica de la Argentina. / Autor: Gerardo Marti

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.