martes, 7 de febrero de 2012

Hay personas que no se interesan por lo que seguirá al presente

Rómulo Pardo Silva (especial para ARGENPRESS.info)

Se marcha hacia un futuro absolutamente inédito mientras se cree en la perpetuidad del hoy.

En una plaza durante una feria de libros se cuelga un texto ecológico político invitando a pensar en el futuro amenazante para las generaciones próximas. La gente pasa sin poner los ojos en una lectura. Cuatro o cinco se detienen, leen las primeras palabras y se van.

En un centro de investigaciones sociales de un partido considerado de izquierda se plantea al director la necesidad de analizar las perspectivas globales para considerarlas en el discurso de propuesta. No contesta a pesar de haber dicho que estaban abiertos a todos los temas.
Durante dos reuniones amplias de jóvenes en su mayoría universitarios no hay respaldo para enmarcar sus peticiones inmediatas en un esbozo de modelo de sociedad necesaria.

En un encuentro de honestos militantes de la izquierda que lucharon contra la dictadura donde el tema es impulsar una constituyente desde la base social las intervenciones se centran en las exigencias gremiales de los trabajadores a los empresarios.

Durante una jornada de universitarios en búsqueda de un proyecto político nuevo se invita a tres expositores que excluyen de sus análisis los grandes problemas de la especie humana y la vida.

Esas actitudes no se corresponden con los hechos estructurales.

“En 2030, la demanda global de alimentos habrá aumentado un 50%, la de energía un 45% y la de agua un 30%. La gran pregunta es cómo responderá la economía mundial a estas exigencias sin precedentes en la historia de la humanidad. El actual modelo económico, "nos está empujando en forma inexorable hacia los límites de los recursos naturales y los sistemas ecológicos que hacen posible la vida a nivel planetario" (Panel de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Global ONU, BBC).

“La Organización no Gubernamental Acción contra el Hambre advirtió este lunes que diez millones de personas, entre ellas un millón de niños, están en riesgo de morir durante la primavera si la comunidad internacional no actúa a tiempo en la franja del Sahel, zona central africana”. (Telesur).

“China invirtió 54.750 millones de dólares en proyectos de preservación del agua el 2011, informó el ministro de Recursos Hídricos, Chen Lei”. (Xinhua).

“Más de un millón de habitantes de Kirguizistán padecen una escasez permanente de alimentos según especialistas del Programa Mundial de Alimentos de la ONU”. Ria Novosti.

“En 2009, Estados Unidos, la Unión Europea y México presentaron una demanda a la OMC, reclamando que las restricciones de las exportaciones chinas de nueve materias primas… China defendió su decisión de restringir las exportaciones sobre la base de la protección del medio ambiente y de los recursos agotables”. (Xinhua)

En Chile también la derecha histórica mira más lejos sobre la necesidad futura del recurso agua. “El ministro de Agricultura informó que el Presidente Sebastián Piñera "decidió que se formará una comisión de técnicos para analizar… la situación actual y la que viene, debido al cambio climático y poder trabajar en un programa o plan de largo plazo, una política de Estado", dijo. El plan busca elaborar esta política de Estado para el año 2020 o 2022…”. (La Tercera)

Hay que dar una batalla para poner fin a esta negación de la realidad y ayudar a conducir hacia la presentación de un programa de respuestas.

Cuán minoritaria es esta miopía política lo determina cada uno según su experiencia local.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.