lunes, 13 de febrero de 2012

Josefina V. Mota, incapaz; Peña Nieto, de los empresarios y AMLO sigue bloqueado

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Josefina Vázquez Mota -la flamante candidata presidencial del PAN- es una mujer, pero antifeminista partidaria de la doctrina antiabortista de la iglesia. El panista Vicente Fox, siendo presidente, demostró una enorme ignorancia en la cosa pública pero con ser “dicharachero” y con sus “agradables” payasadas hizo a un lado su incapacidad saliéndose siempre por la tangente. Su sucesor, el panista, Felipe Calderón resultó muy hábil e inteligente, pero para gobernar sus seis años ha tenido la necesidad de tener a cientos de miles de soldados del ejército en las calles de por lo menos la mitad del país en una especie de Estado de sitio. La pobre V. Mota -quien ocupó altísimos cargos en los dos gobiernos- jamás demostró grado alguno de independencia; se comportó en los 12 años anteriores como simple guardián de cada uno de los presidentes en turno. En cada uno de sus discursos sale siempre a relucir: “como dijo y ordena el señor presidente…”.

2. ¿Hacia dónde harán los medios de información y los empresarios que la población o los electores dirijan sus votos? Es obvio que los hombres del capital o del dinero contante y sonante, no son unos tontos o unos imbéciles. Saben que el PAN no puede ya garantizarles mejores ganancias que el PRI, sobre todo si tras las faldas de V. Mota van a estar los Calderón, los Cordero y demás connotados empresarios panistas que han dejado terriblemente mal el país: con 67 mil muertos, desempleo y en quiebra. Porque no hay que olvidar que en política y en economía no hay vacíos, todos se llenan con los poderes fácticos. Antes que inclinarse los empresarios por la continuidad del panismo prefieren asegurarse con Peña Nieto, a pasar de la enorme inmadurez que ha demostrado en sus declaraciones y discursos. ¿Y López Obrador? Ese es otra cosa que los empresarios pueden tomar de emergente pero no le tienen confianza, sobre todo porque el clero lo odia.
3. Como en la mayoría de los países, los electores acuden a las urnas a depositar su voto, pero durante más de seis meses los medios de información -particularmente la TV- le dicen a los electores quién va a ganar, quién va adelante, quién no tiene ninguna oportunidad, incluso, por medio de encuestas inteligentemente construidas, pareciera que es la manera “más científica” de manipular a la pobre población y que al final le toman la mano a los electores para cruzar el círculo más conveniente. Hoy, antes del inicio formal de las campañas, los empresarios y encuestadores dicen que Peña Nieto tiene el 70 por ciento de posibilidades; V. Mota, el 30 por ciento y López Obrador (el único que ha recorrido los casi tres mil municipios del país en tres ocasiones durante seis años) apenas alcanza el 20 por ciento de posibilidades. ¿Quién determinó que Peña Nieto, por el hecho de ser el candidato de Televisa y los empresarios, va adelante?
4. Y el hecho general terrible es que las encuestas además de encaminar el voto de los electores hacia un candidato, al final los resultados electorales terminan pareciéndose a las encuestas. Es decir, nunca se equivocan de ganador, no cometen errores por más de diez puntos y nadie que esté en tercer sitio triunfa electoralmente. La encuestas cumplen con una doble función: adelantarse en los resultados, pero también manipular a los electores indicándoles a los ilusos por quién votar. Desde que apareció de la nada Peña Nieto -pero advirtiendo que era el candidato de los medios de información y de los empresarios- jamás ha caído del 70 por ciento de posibilidades. Por el contrario, cargando AMLO de una campaña de “violento”, “inconforme”, “denunciador”, jamás ha podido superar el 20 por ciento; que por cierto ha sido siempre el límite máximo de votos del PRD-PT, con excepción de 1988 y 2006.
5. Aunque todavía es temprano, porque formalmente no se han iniciado el proceso electoral para el 1 de julio, no dejo de pensar en un “Plan B”, es decir, en una salida triunfante o por lo menos decorosa que impida la destrucción del lópezobradorismo. ¿Qué pasaría si AMLO, de acuerdo a las encuestas no pasa del 25 por ciento, permanece en tercer lugar y no existe posibilidad alguna de triunfo? No debe olvidarse que el pobre de Cárdenas después de 1988, los siguientes seis y doce años fueron un gigantesco fracaso. Pudo haber ganado en 1988 pero luego fue desinflado por la clase empresarial y los medios de información. Y el que AMLO permanezca en el 20 por ciento un mes más no es nada gratificante. ¿Para qué las decenas de miles de comités en el país, los grandes movimientos de masas y el enorme trabajo diario de seis años? Como alguien ha dicho: con “encuestazos” pretenden arrinconar a AMLO y a sus partidarios. ¿Quién defendió a Cárdenas en 1994 y 2000?
6. Es muy claro que los gobiernos de Peña Nieto y V. Mota serán exactamente más de lo mismo, lo que sus partidos nos han enseñado: el mismo viejo PRI conformado por caciques y líderes naturales muy corruptos y el mismo PAN - V. Mota lo repite cada minuto- que Calderón está dejando. López Obrador -aunque llegue maniatado y condicionado- tendrá que ser diferente; y si se levanta un fuerte movimiento de masas para exigirle que cumpla “primero con los pobres” él lo tendrá que hacer. Por eso de antemano lo descartan y la propaganda contra él no cesa. Por eso en los próximos cuatro meses, si se desatan los movimientos de electricistas, de los profesores de la CNTE, de los mineros, de la APPO y demás, la burguesía no tendrá más remedio que aceptar a AMLO y hacer a un lado a Peña y a V. Mota, por incapaces. Pero si, por el contrario, nada pasa a pesar de la terrible situación que vive el país, el PRI impondrá a Peña.
7. ¿O, acaso, pesará más la visita papal del 24 de marzo para uncir a V. Mota? ¿Formará esta visita parte de la estrategia de la iglesia para obligar al gobierno a firmar puntos clave que devuelvan el enorme poder al clero tales como: a) Televisión y medios de información para el clero; b) intervención directa del catecismo en la escuela pública, c) financiamiento de las escuelas privadas por parte del Estado. No sabemos hasta donde han llegado los arreglos que durante 11 años han logrado la iglesia y el Estado panista. De todas maneras Peña Nieto o V. Mota son la misma gata revolcada. ¿Será esta campaña y las elecciones el triunfo o la muerte definitiva de la socialdemocracia mexicana o la centro izquierda? No sabemos, pero las reflexiones y la discusión de este asunto es esencial. ¡Qué bueno que Cárdenas y su equipo parecen animarse!, ¡Qué bueno que algunos sectores de la izquierda se estén aglutinando! Pero no hay que hacerse ilusiones. ¡Tenemos que ir el centro del problema!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.