lunes, 13 de febrero de 2012

No a la manipulación y la mentira: Abrazo al INDEC a cinco años de la intervención

ATE - ACTA

Los trabajadores del INDEC realizaron un nuevo abrazo simbólico al organismo de estadísticas para denunciar la persecución laboral y la intervención que viene sufriendo el instituto durante los últimos cinco años. “Repudiamos la manipulación de los números y la mentira”, aseguró Julio Fuentes, Secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA).

A cinco años de la intervención, a pocos meses del injusto despido de la compañera Nancy Príncipe, y con un nuevo índice de precios del mes de enero manipulado, tuvo lugar este abrazó simbólico que se repite mes a mes en la puerta del INDEC.

El acto, al que concurrieron cientos de compañeros, tuvo lugar el viernes en la entrada del organismo (Diagonal Sur y Perú, Capital Federal). Allí hablaron y se hicieron presentes distintos referentes sociales y sindicales de ATE y CTA como Julio Fuentes, Secretario General de ATE; Hugo Godoy, Secretario Adjunto de ATE; José Luis Matassa, Secretario General de ATE Capital Federal; Alejandro Garzón y Marta Galante, ambos integrantes del Consejo Directivo Nacional de ATE; Carlos Chile, Secretario General de la CTA Capital; el diputado nacional Claudio Lozano; el legislador de la ciudad Fabio Basteiro; Marcelo Rosenzveig, Secretario General Junta interna ATE INDEC; Nancy Príncipe, empleada cesanteada; entre otros dirigentes y afiliados.

El mismo Secretario General, Julio Fuentes, habló sobre la importancia de la convocatoria: “desde ATE agradecemos la presencia de todos, porque no se puede resistir aislado durante cinco años. Si los compañeros de ATE INDEC hubieran estado solos, sin duda hubiésemos sido derrotados”.

Al respecto, Carlos Chile, de CTA Capital, expresó que “aquellos que han intervenido el INDEC, que han buscado destruir todas las formas de construir un método de estadística, han intentado ignorar y ningunear la resistencia del pueblo y los trabajadores, que es grande y a la vez nos llena de orgullo”.

“Además de la persecución a los trabajadores y la pérdida de credibilidad social, el INDEC manipula los números que luego el gobierna intenta utilizar en las negociaciones paritarias”, aseguró José Luis Matassa. En el día de hoy se dio a conocer el índice oficial de precios del mes de enero, el cual expresa una inflación del 0,9 por ciento (menos de la mitad del 1,9 que calculan las consultoras privadas).

Respecto de este tema, Marcelo Rosenzveig, Secretario General Junta interna ATE INDEC, se preguntó: “¿Vamos a ir los trabajadores a negociar un 10 por ciento es te año?”, a lo que él mismo respondió: “es irrisorio y ridículo cuando la inflación real es por encima del 20 por ciento”.

Si bien las críticas al sistema de medición de precios y otros índices se dieron desde el primer momento de la intervención (enero de 2007), fue en el transcurso del año 2008 en que se reconoce la gravedad del problema. A partir de este momento han llegado incluso a utilizarse grupos de choques o patotas para disolver cualquier tipo de manifestación pacífica realizada por los trabajadores. El INDEC se había convertido en la vergüenza de este gobierno: manipulación de números, cesanteos de trabajadores con años de experiencia, descreimiento a nivel social.

Debido a la pérdida de credibilidad, el entonces ministro de economía Amado Boudou conformó un Consejo Académico de Monitoreo y Seguimiento del INDEC con cinco Universidades Nacionales en julio de 2009. Pero las universidades denunciaron poco después que el INDEC les negaba información necesaria para hacer el informe y, luego de anunciar el resultado del monitoreo, no obtuvieron respuesta sobre el mismo.

“Las universidades hicieron el informe y fue lapidario con respecto a la intervención. Hoy, el actual vicepresidente de la república tuvo que cajonear ese informe”, aseguró Matassa, quien añadió que “la batalla política la hemos ganado, entre todos los trabajadores. Hoy no hay nadie en este país que crea en estos índices, sino que todos los ciudadanos, al hablar de la inflación, referencian al supermercado”.

Durante su discurso, Marcelo Rosenzveig explicó el porqué de la lucha en el INDEC y la trascendencia que implica el buen funcionamiento del instituto en todo el país: “en este país hay que tener estadísticas confiables para tener políticas económicas y sociales acordes a la realidad. Nosotros no estamos para hacer oposición a cualquier color político, estamos acá para discutir el rol del INDEC en el Estado”. En coincidencia con Rosenzveig.

Julio Fuentes sostuvo que “esta lucha es para defender la verdad y para defender los intereses del pueblo argentino y con el objetivo de seguir peleando para recuperar un INDEC creíble”.

Un enorme aparato propagandístico y gran cantidad de recursos han sido empleados por la intervención para intentar hacer creer a la sociedad que el problema del INDEC ha quedado definitivamente resuelto. Amparada por el silencio de las voces públicas, la intervención ha tratado de instalar una versión de normalidad: aquí hubo “cambios metodológicos”, “apoyo del personal” a la gestión, y “logros” importantes en términos de autonomía y defensa de los intereses nacionales.

Los trabajadores del INDEC alertan sobre la falsedad de esta versión y argumentan que los supuestos cambios metodológicos siguen siendo lisa y llana manipulación de la información. Así también como el “apoyo” de los trabajadores consiste en haberse reclutado más de 600 personas para trabajar en el organismo bajo el supuesto de “lealtad” y haber expulsado, por despido o por hostigamiento hasta la renuncia o la enfermedad, a más de 200 trabajadores que resistieron el desmantelamiento de las estadísticas públicas, además de la instauración de un sistema feroz de premios y castigos.

Al mismo tiempo, la insólita sujeción a consultores del FMI que se instalaron en el organismo, se muestra a las claras como la máxima expresión de pérdida de la autonomía técnica e institucional. “Nos decían que con nuestra lucha íbamos a colaborar con el FMI y los bonistas. Pero fue este gobierno el que metió a los consultores del Fondo Monetario adentro del INDEC. Esa es otra de las contradicciones y mentiras que se han venido sosteniendo en estos últimos años”, afirmó Matassa.

Los compañeros reiteran que, a cinco años de intervención, los trabajadores del INDEC siguen denunciando estos hechos en todos los ámbitos y en el abrazo de cada mes.

Solidaridad con la brutal represión en Tinogasta

Durante el acto frente al INDEC, dirigentes y militantes de distintas agrupaciones sociales y gremiales expresaron su solidaridad y apoyo con el pueblo de Tinogasta, Catamarca, luego de la brutal represión sufrida el viernes.

“Queremos enviar nuestra solidaridad con los compañeros que han sido brutalmente reprimidos. Y expresar la tristeza y la vergüenza que sentimos como argentinos, al ver que gobiernos elegidos por el voto popular apalean a su pueblo para defender empresas extranjeras”, aseguró Julio Fuentes, quien agregó que “como repudiamos el accionar policial allí, también rechazamos el Estado que miente, como pasa en el INDEC”.

Al respecto, Carlos Chile añadió que “lo de los trabajadores del INDEC, el Famatina y los pobladores de Tinogasta son una demostración de la extraordinaria capacidad de resistencia del pueblo argentino”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.