viernes, 24 de febrero de 2012

Prostitución infantil en Costa Rica

Isabel Soto Mayedo (PL)

La explotación sexual comercial de menores o prostitución infantil sigue en las calles y más bien cambia de rostro para burlar a quienes tratan de frenar este flagelo social en Costa Rica.

Datos de la Alianza por tus Derechos, organización defensora de la niñez, confirman que ahora el negocio es más solapado aunque sigue satisfaciendo la demanda de adultos de todas partes sedientos de disfrutar de un cuerpo, hacer una película o tomar fotos de un niño o una niña en ese país centroamericano.

La directora de esa agrupación, Rocío Rodríguez, precisó que los principales centros de operaciones de los proxenetas y pedófilos se concentran mayoritariamente en las zonas fronterizas y las costas.

Estas redes explotan sobre manera la producción de pornografía infantil, con infantes costarricenses de ambos sexos, ratificaron organizaciones no gubernamentales que también siguen la problemática, asegura el diario digital Crónica Hoy.

Puntarenas, Guanacaste y Limón destacan por la multiplicidad de casos, tanto de explotación sexual comercial como de pornografía, que envuelven cada año a miles de menores de edad.

"Se está produciendo gran cantidad de pornografía infantil con estas víctimas, justamente estamos tramitando en la Asamblea Legislativa un cambio en la legislación costarricense sobre pornografía infantil porque las penas no están acorde con el delito que se está cometiendo", enfatizó Rodríguez.

El problema es que los delitos no están bien tipificados y por ello sólo sale con condenas una denuncia de cada 10 que entran al sistema judicial, explicó.

Diputados miembros de la Comisión de Niñez, Juventud y Adolescencia de la Asamblea Legislativa participaron en un proceso de audiencias con diferentes agrupaciones y expertos para analizar la temática, conocer un poco más de sus causas, implicaciones y de la legislación al respecto.

"El tema de la pornografía infantil es verdaderamente abrumante", concluyó la directora de la comisión, la parlamentaria socialcristiana Gloria Bejarano.

La congresista relató que cuando una de las organizaciones presentó imágenes de cuanto representaba la pornografía infantil, algunos diputados llegaron incluso a pedir dejar de exponerlas, ante tanto horror.

En su opinión, la problemática alcanza mayor complejidad en un mundo globalizado, marcado por el amplio acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, y a otras favorecedoras de la producción de materiales audiovisuales de todo tipo.

Esto obliga a los legisladores a profundizar mucho más en el conocimiento de las leyes y convenios internacionales vigentes acerca de la materia y a procurar la conformación de una estrategia efectiva contra el flagelo.

Entre las posibilidades de castigar a los culpables está la de penalizar el re-envío de este material y la incitación a la producción de pornografía infantil por medio de caricaturas que hagan alusión al asunto.

Denuncias de quienes velan por la situación de la niñez demuestran que el turismo sexual y la explotación de menores, así como la pornografía, crecieron de modo paralelo al boom turístico en el país, promocionado como uno de los principales destinos ecológicos de América Latina.

Esta actividad devino en la última década uno de los principales motores de la economía de Costa Rica, que recibe un promedio anual de casi dos millones de visitantes, de acuerdo con la Cámara Nacional de Turismo.

Un segmento de estos viajeros, por lo general provenientes de países norteños, es motivado por la prostitución, incluida la infantil, pese a lo cual el Congreso no incluyó la solicitud de penalizar la tenencia de pornografía cuando reformó el Código Penal, en 1999.

La legislación costarricense castiga la producción, comercialización y distribución de material pornográfico en el que figuren menores, pero no penaliza la tenencia de dicho material.

"¡Qué vergüenza y cuánta tristeza producen los reportajes sobre la prostitución infantil en Costa Rica! Algunos forasteros nos han preguntado si el gobierno tico conoce sobre esta situación o no le importa que suceda. La respuesta es desconocida", señala un artículo publicado por www.ticopage.com

En ese artículo se comenta que hay quienes culpan al sistema jurídico por la existencia de los explotadores del futuro del país y que corresponde al gobierno resolver el problema, en tanto otros cuestionan a la religión o a la educación institucional.

El Código de Familia, por su parte, atribuye a los padres la responsabilidad de la guarda, crianza y educación de los menores, como si el mal de la prostitución infantil tuviera su cimiento en el hogar.

Pero más allá de las culpas, lo que valdría es coordinar de una buena vez estrategias de enseñanza y familiares, paralelo a la adopción de medidas orientadas a aliviar la ascendente pobreza en el país y las calamidades sociales, insisten pedagogos y activistas sociales.

En 2011, el Patronato Nacional de la Infancia de Costa Rica procesó 67 casos de explotación sexual comercial de menores y funcionarios de la entidad admiten la posibilidad de que las denuncias al respecto sean reducidas en exceso, respecto a la realidad.

Alianza por Tus Derechos muestra en sus archivos digitales múltiples casos como estos y denuncias sobre redes o personas dedicadas a manipular a los infantes con fines sexuales bajo promesas de mejoría para sus vidas o sin más explicaciones que las concernientes a cómo deben comportarse.

La violencia sexual contra menores alcanza "dimensiones escandalosas" en América Latina y Costa Rica sigue siendo uno de los más afectados, reflejan informes del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Bajo el signo de la globalización, la prostitución se interregionalizó: niñas hondureñas, salvadoreñas, nicaragüenses, costarricenses y beliceñas ofrecen sus servicios en burdeles y casas de cita guatemaltecas, mexicanas y estadounidenses, comprobó la organización.

Los mercaderes del sexo infantil logran cuantiosos ingresos anuales también a través de la pornografía, promovida por lo general por Internet, donde ocultan sus tremebundas ofertas bajo direcciones de páginas que circulan en los servidores temporalmente.

Tales propuestas a veces simulan desaparecer, pero vuelven a ser colocadas en los canales de la red de redes bajo otros códigos y señales que sólo los clientes frecuentes -pedófilos de diversas partes del mundo-, suelen detectar.

Un número bastante amplio de los infantes que deambulan por las calles centroamericanas vendiéndose para sobrevivir fueron víctimas de abuso sexual por parte de familiares o gente muy conocida, pero las autoridades tampoco planifican estrategias contra eso.

UNICEF alertó que la promiscuidad y el intercambio de fluidos corporales con adultos traen consecuencias desastrosas a la infancia en parte del planeta, donde más de 560 mil jóvenes contrajeron el SIDA.

Aunque resulta difícil determinar la cifra exacta de los menores abusados, como reconoce esa oficina de la ONU, se estima que cada año cerca de un millón de ellos son víctimas de la industria multimillonaria de la explotación sexual y eso obliga a reforzar la vigilancia en cada territorio.

Los pedófilos representan más del tres por ciento de las personas que realizan cada año cerca del 20 por ciento de los viajes, con fines sexuales, hacia esta región y otras más empobrecidas del mundo, puntualiza UNICEF.

Al desatenderse de este sector tan vulnerable y de cuestiones relacionadas con la salud y educación de la población, las autoridades gubernamentales sólo hacen el juego a los intereses individuales y terminan contribuyendo a la recirculación de la pobreza en estas naciones.

La posibilidad de ganar dinero y mejorar su estatus alejan a miles de menores cada año de diversiones y emociones propias de la infancia, hundiéndoles en una adultez prematura e infernal, en la misma medida en que se recicla el desajustado desarrollo de países como Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.