viernes, 10 de febrero de 2012

Protestas violentas en Haití contra supuestos abusos de efectivos de la MINUSTAH

XINHUA

Cientos de personas protestaron en la tercera ciudad más grande de Haití contra la presencia en ese país de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas (ONU), un día después de que el Senado haitiano aprobara una resolución para pedir a la ONU que levante la inmunidad a sus efectivos supuestamente implicados en casos de abuso sexual.

La violenta protesta se llevó a cabo en la localidad de Gonaïves, 180 kilómetros al norte de la capital, donde los manifestantes se enfrentaron a tropas de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), a quienes lanzaron piedras desde barricadas incendiadas.

Los manifestantes reclamaron también el retorno de las Fuerzas Armadas de Haití "para garantizar la seguridad de la población", informaron medios locales.

El Senado haitiano aprobó la víspera por unanimidad una resolución para pedir a la ONU que levante la "inmunidad jurisdiccional" a los soldados de la MINUSTAH implicados en la supuesta violación de un adolescente en una localidad del norte del país.

La resolución solicita al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que permita llevar a la justicia ordinaria a dos soldados del contingente paquistaní de las fuerzas de paz, acusados de violar al haitiano Roody Jean, de 14 años.

Luego de la votación, al final de una sesión realizada este miércoles, el presidente de la Comisión de Justicia del Senado y proponente de la resolución, Youri Latortue, anunció que una copia de la misma sería enviada al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"La ONU será informada de los numerosos casos de violación, asesinato y abuso de toda clase que cometieron los cascos azules de la misión en Haití", dijo el legislador.

El caso al que se refiere la resolución se habría producido el pasado 19 de enero en Gonaïves, adonde la Organización de la ONU envió a un equipo para investigar la denuncia.

El 23 de enero, la ONU informó en su sede en Nueva York, Estados Unidos, que había recibido un informe de dos casos ocurridos en Puerto Príncipe y Gonaïves, que involucraba a policías de las Naciones Unidas (UNPOL) en delitos de abuso de menores y explotación sexual.

En Puerto Príncipe, ese mismo día, el jefe de la MINUSTAH, Mariano Fernández, señaló en un comunicado que la fuerza multinacional seguirá adoptando las "medidas más estrictas para asegurar que los culpables sean sancionados con la mayor severidad posible".

Una semana después, el responsable del Colegio de Abogados de Gonaïves, Néhémie Joseph, dijo que miembros del contingente paquistaní de la MINUSTAH serían los culpables de violar a al menos dos mineros, uno de ellos se presentó a la fiscalía de esa ciudad en el marco de la investigación abierta por la justicia haitiana.

Esta semana, el ministro haitiano de Justicia, Michel Brunache, envió una carta al representante especial del secretario general de la ONU, Mariano Fernández, en la que expresa la preocupación del gobierno ante las denuncias de abusos sexuales que implican a efectivos de su misión.

Brunache exigió que los delitos mencionados sean castigados de acuerdo con las disposiciones legales que regulan las relaciones entre el gobierno haitiano y la ONU.

La misión de la ONU fue establecida en Haití en junio del 2004 por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

El organismo sucedió a una Fuerza Multinacional Provisional autorizada por el organismo mundial en febrero de ese año, después de la partida al exilio del entonces presidente Jean Bertrand Aristide.

En septiembre del año pasado, una organización defensora de los derechos humanos denunció el supuesto abuso cometido contra un joven haitiano por efectivos uruguayos de la misión de la ONU, hecho que el organismo lamentó y al que el gobierno de Uruguay respondió con una denuncia penal contra los involucrados.

El escándalo estalló cuando un video tomado con un celular fue divulgado en internet mostrando a cinco soldados del contingente uruguayo de la Misión de la ONU sujetando y bajando los pantalones a Johnny Jean, la supuesta víctima, en su base del Port Salut (Sur).

Los efectivos uruguayos, que negaron la acusación, fueron detenidos y enviados a su país donde fueron puestos bajo libertad condicional, pese al reclamo de la defensa de Jean, que la semana pasada criticó la decisión y advirtió que su defendido sigue reclamando justicia.

En noviembre del 2007, la ONU repatrió a su país a más de un centenar de cascos azules pertenecientes al contingente de Sri Lanka involucrados en caso de abusos sexuales.

En octubre del 2011, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recibió en la sede del organismo al presidente haitiano Michel Martelly, a quien le confirmó su intención de retirar de manera gradual a la misión que envió a Haití hace siete años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.