viernes, 10 de febrero de 2012

SUPA Campana se suma a la CTA: "Ganamos porque no nos cansamos"

Inés Hayes (ACTA)

En entrevista con ACTA, Gustavo Rodríguez, el flamante secretario general del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) Campana e integrante del Movimiento de Estibadores Portuarios de Pie-CTA que lidera Francisco "Pancho" Montiel, contó cómo llegaron a ganar el sindicato, cuáles son sus principales objetivos a mediano y largo plazo y el por que de su ingreso a la Central de Trabajadores de la Argentina.

A renglón seguido, reproducimos lo más sustancial de la nota obtenida con Rodríguez en lo que constituye un nuevo triunfo de la libertad y democracia sindical y un indicativo del crecimiento de la Central en el ámbito de los trabajadores de la actividad privada, en este caso, en un sitio estratégico como es el portuario.

¿Qué es lo que sienten como organización gremial al haber ganado la seccional de Campana?

Es el fruto de un proceso de lucha, sentimos satisfacción, sentimos alegría y que se empiezan a abrir otras puertas y otros caminos en función de las reivindicaciones de los trabajadores.

¿Cómo fue el proceso para llegar a ganar el gremio en un lugar tan importante como el puerto de Campana?

No fue corto, fue un proceso que disputamos con la vieja conducción y a fin del año pasado pasó lo que nosotros pensábamos que iba a suceder, que ellos mismos se fagocitaran porque en definitiva el único interés que tenían siempre fue el económico y no pudieron soportar la presión de las bases y eso favoreció que nosotros a través del Cuerpo de Delegados pudiéramos hacer el llamado a elecciones.

¿Cuántos afiliados tiene SUPA ahí en Campana?

Tiene 205 afiliados. Quiero aclarar que SUPA Campana tiene Personería Gremial en Campana e Inscripción Gremial en Zárate.

¿Cuántos habitantes tiene la ciudad?

110 mil. Tenés industrias como las metalúrgicas que tienen una amplia cantidad de afiliados, tenés petroleros, UOCRA, esos son los sindicatos más fuertes.

¿Cómo es el trabajo de ustedes de todos los días?

SUPA Campana tiene el condimento de que la mayoría de sus afiliados son todos eventuales, hay un sistema de nombramiento donde los trabajadores se presentan y son nombrados para poder ingresar a trabajar. Antiguamente los patrones señalaban a dedo quién podía ingresar a trabajar. Cuando el cuerpo de delegados nuestro se hizo cargo hace 2 años casi, cambiamos eso y lo que hicimos fue hacer una distribución equitativa del trabajo buscando que todos tengan las mismas oportunidades según un número de lista, entonces el horario de cada nombrada es 6 y media de la mañana a 12 y media del mediodía y hasta 18,30 de la tarde. Tenemos jornadas de trabajo de seis horas.

Ser estibador es uno de los trabajos más antiguos del país.

El más antiguo y uno de los más particulares, primero por la forma de ingreso al trabajo y segundo por el tipo de tareas: no es lo mismo estar en una obra que en la bodega de un barco donde tenés una lingada de 20, 30 toneladas contra la cabeza; estás corriendo riesgo de vida permanentemente. Acá en Campana tenés la carga de tubos de la empresa Siderca y por más amplia que sea la bodega si hay un error o un accidente y se corta la faja te imaginás el desastre que se arma ahí dentro.

¿Y en ese sentido tienen ART, cobertura?

Sí, la ART es fundamental: hay un gran índice de accidentes.

¿Cuál es la edad promedio de los trabajadores estibadores?

Tenés una edad promedio de 35 años. Y se jubilan a los 52 años.

¿Cuáles son los proyectos a mediano y largo plazo que se plantea esta nueva conducción del SUPA?

Uno de los objetivos más importantes es poder conseguir la garantía de trabajo porque suponte que en una quincena no tenés buques o no tenés actividad laboral, tenés que ir 10 o 15 días al puerto para ver si hay trabajo y no vas a poder ingresar porque no hay nada con lo cual no vas a generar divisas para la mesa entonces la jugada nuestra sería conseguir una garantía de jornales en donde la empresa diga yo a cada estibador le voy a garantizar mínimamente 18 ó 20 jornales mensuales que es un número fijo, haya o no haya trabajo.

¿Están afiliados a la CTA?

Sí, estamos en ese camino porque es el único lugar en donde los trabajadores pueden definir libremente quiénes son sus dirigentes, no como otros.

¿Cómo llegó a ser dirigente del SUPA, cuál es su trayectoria gremial?

Yo estaba justo haciendo un balance: empecé hace 10 años a transitar un camino para poder reivindicar a los trabajadores del sector.

¿Usted es estibador también?

Sí, arranqué a los 18 años en Campana. En el 2002 empecé a intentar sacar al SUPA Campana del pozo, porque no es que no existiera pero con la crisis de los Noventa, los dirigentes tiraron por tierra todos los derechos que los trabajadores teníamos y básicamente el sindicato había quedado sin defender los derechos de los trabajadores. Para nosotros lo más importante es que los compañeros estén bien, que tengan un proyecto no sólo económico. Hay que defender lo que tanto trabajo nos costó y sacar a relucir que nosotros no somos como la vieja burocracia sindical.

Por eso ganaron

Ganamos porque no nos cansamos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.