miércoles, 29 de febrero de 2012

UNICEF: Proceso de urbanización ha excluido a la niñez de los servicios vitales para su desarrollo

CERIGUA

El proceso de urbanización excluye de los servicios vitales a cientos de millones de niños y niñas en las ciudades y los pueblos, reveló el reciente informe “Estado Mundial de la Infancia 2012: Las niñas y los niños en un mundo urbano”, elaborado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El documento, presentado este martes, subraya que una mayor urbanización es inevitable y subraya que dentro de pocos años la mayoría de la niñez crecerá en ciudades grandes y pequeñas y no en las zonas rurales, pues el 60 por ciento de aumento en la población urbana en la actualidad corresponde a infantes.

A decir de Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, cuando se piensa en la pobreza la imagen que viene a la mente suele ser la de un niño o niña en una aldea rural, pero hoy en día un número cada vez mayor de personas menores de edad que viven en tugurios y barrios marginales se cuentan entre los más vulnerables y desfavorecidos del mundo.

Según Lake, cada día muchos más niños y niñas de las ciudades no tienen acceso a los servicios más básicos, ni gozan del derecho de prosperar y la exclusión que ellos y ellas sufren, especialmente quienes viven en los asentamientos precarios, no sólo les deniega la oportunidad de desarrollar plenamente su potencial, sino que también priva a las sociedades de los beneficios económicos que supone una población urbana saludable y bien educada.

En todo el mundo las ciudades permiten que muchos infantes disfruten de las ventajas de las escuelas, los terrenos de juego y las clínicas del medio urbano, sin embargo, esas mismas ciudades también son escenario de algunas de las mayores inequidades en materia de salud, educación y oportunidades.

Lake dijo que en numerosas regiones, la infraestructura y los servicios no guardan proporción con el crecimiento urbano y no satisfacen las necesidades básicas de los niños y niñas.

Las familias que viven en condiciones de pobreza a menudo pagan más por servicios de inferior calidad, como en el caso del agua potable que puede costar 50 veces más en los vecindarios pobres donde los residentes se ven obligados a comprarla a proveedores privados, que en los lugares más ricos donde los hogares están conectados directamente a tuberías maestras.

Finalmente, el funcionario de UNICEF subrayó que las privaciones que afronta la niñez en las comunidades urbanas pobres con frecuencia quedan ocultas por los promedios estadísticos, pues estos no distinguen entre los residentes ricos y pobres de las ciudades.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.