martes, 7 de febrero de 2012

Vetolandia

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

El título de esta nota no se le ocurrió a este cronista, sino a una persona con discapacidad en el transcurso de una charla por intermedio de las redes sociales sobre la catarata de vetos del Jefe de Gobierno porteño.

Podemos decir que es un reino muy particular donde la soberbia y la crueldad, junto al cinismo y la especulación, hace añicos los sueños e ilusiones de unos cuantos para beneficio de esos pocos, los que nadan en la abundancia y pretenden seguir haciéndolo, así haya que matar pobres. Por supuesto, lo piensan pero no lo dicen. Hipocresía pura y nada de zapatos de goma.
Y tiene un rey que, al fin de cuentas, tiene berretines de niño rico; de educación privada, como en el Cardenal Newman y la Universidad Católica Argentina, y de una sensibilidad muy especial, cuando se trata de compañeros de estudios, como Pablo Clusellas o de grandes amigos, como Nicolás Caputo. Eso sí, tienen que ser "gente como uno" o como decían los inmigrantes gallegos, "tener para ser".
No le importa la Constitución. Menos aún, el Derecho. Sólo su capricho aromatizado en "cuestiones técnicas" o la fría especulación de las "cuestiones presupuestarias". Total, se lo van a consentir. Como lo viene haciendo el Tribunal Superior de Justicia, desde el alejamiento del Dr. Julio Maier, para acomodarse al bien llamado "barrabrava de Barrio Parque" por el extinto Alberto Lapolla. No se equivocó el compañero, porque tiene el tupé de desobedecer o cumplir a su antojo las mandas judiciales. La espada del veto, aún la invisible, le permite esquivar todo aquello que el pueblo, mediante sus representantes, incluidos los suyos, necesita.
Y la mejor evidencia de su pertenencia de clase, fue ese acto fallido en televisión cuando, en ocasión de tratarse el tema de los inmigrantes, se le escapó: ¿Qué quiere? ¿Qué los mate?. Aprendió de todos. Desde el Brigadier Cacciatore, pasando por Menem y finalizando con Piñera. De cada uno de ellos, supo sacar el mejor provecho a esas ideas recalcitrantes, las mismas que llevan a proponer y sustentar su modelo de exclusión perpetua.
Destruye Buenos Aires con sus bicisendas que, dentro de poco, tendrán que transformarse en bicibotes habida cuenta de las últimas lluvias. Pero también olvidando el tema del gas en el Hospital Borda o de las deficientes condiciones edilicias en escuelas y hospitales de la Ciudad.
Desde su asunción en 2004, ya lleva más de 100 vetos a leyes que fueron sancionadas por la Legislatura porteña y sigue sumando... Ahora será el turno de su Vicejefa María Eugenia Vidal. Ella será la que continuará la saga vetaria, mientras el rey del Veto descansa en el sur de nuestro país, en una de sus incontables vacaciones. Ocurre que la Jefatura de Gobierno se ha transformado, al decir de la oposición al kirchnerismo, en un Plan Descansar.
Mediante el abuso de esa prerrogativa constitucional pretende consolidar su modelo de exclusión en forma sistemática. Pero también su forma de reinar, en tono aristocrático y de imponer, en forma dictatorial. No le gustan los límites a su poder. Desde hace tiempo, como hemos descripto anteriormente, también es el rey de la desobediencia a la Justicia. Campeón en eludir audiencias y ensayar respuestas sin sentido frente a las requisitorias judiciales. Tal como ha señalado una amparista, hace poco y con justa razón, que es igual a Videla porque no se mancha las manos...
Los vetos para la discapacidad y los Derechos Humanos
Cada norma vetada tenía una impronta social significativa. Sin embargo, pese a su supuesto compromiso con las personas con discapacidad (1), no se privó de vetar leyes que los favorecieran. Entre ellas, la Ley 3441, sobre el establecimiento de la sede de los Talleres Protegidos de Rehabilitación Psiquiátrica en el edificio de la calle Suárez 2215 de esta Capital; la 3900, que establecía la realización de trámites en Sistema Braille para los ciegos y la 3961, de adhesión de la Ciudad a los artículos 22 y 27 de la Ley Nacional Nº 22.431, los cuales se refieren a la colocación de un cartel informativo en los locales principales de las empresas de transportes de media y larga distancia acerca de la gratuidad del pasaje.
Con absoluta coherencia, teniendo en cuenta que la asunción del mando, en ambas ocasiones, las realizó un día antes del Día Nacional e Internacional de los Derechos Humanos, tampoco se olvidó de vetar las siguientes: la Ley 2601, que establecía un beneficio a personas que hubiesen sido detenidas y/o procesadas por el Plan Conintes en 1960; la 3268, que creaba el Registro de Ex Presos Políticos; la 3298, que creaba el Comité contra la Tortura y otros tratos degradantes en el ámbito de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad; el Art. 4º de la Ley 3299, el que otorgaba un subsidio a la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos); la 3335, que instituía el Premio Raquel Liberman a las ONG's con proyectos tendientes a la promoción y protección de las mujeres contra la violencia; la 3239, que establecía el Fondo para la Localización y Restitución de los Niños Secuestrados o Nacidos en Cautiverio y la 3706, que establecía la protección y garantía integral de los derechos de las personas en situación de calle.
Y continuaron durante este año, con la Ley 4020, referida a la adaptación de semáforos para personas ciegas aunque luego se anunció que algunos serían motivo de ello (2) y la 4094, referida a un subsidio de $ 50.000 para ASDRA (Asociación Síndrome de Down de la República Argentina) (3) en materia de discapacidad, esperando que continúe vetando otras normas sancionadas en la Legislatura antes del recambio del pasado 10 de diciembre.
Y simplemente nos tomamos el trabajo de mencionar algunos de los vetos en dos áreas claves en materia social, para demostrar la política excluyente de su gestión, la que tampoco tiene en cuenta a las empresas recuperadas por los trabajadores al vetar la Ley 4008, que establecía las expropiaciones de inmuebles en su favor.
Entre la monarquía y la dictadura, la falta de respuesta popular.
En Vetolandia faltan respuestas. Las del pueblo. No hubo una expresión concreta que le permita marcar un serio límite al monarca y dictador porteño. Y eso es grave, teniendo en cuenta que se ha burlado de la voluntad popular en la Legislatura como también de sus propios acompañantes en la tarea de legislar. No basta solamente con las 200.000 firmas contra el aumento del pasaje en el subte...
En la monarquía, el poder viene de Dios. Bendecido por Bergoglio y acompañado por Tissera en lo educativo. Tal vez piensa que su poder no está sujeto a la voluntad del pueblo. ¿Pero cuál pueblo?. Sin dudas, tiene la concepción de aquel que vive en las zonas más acomodadas de la Ciudad y que suele violar hasta las normas de estacionamiento en Las Cañitas, como lo demostraron los informes de Telenueve hace un par de meses. Por supuesto, olvidó aquella imagen de la campaña para su primer mandato donde posaba junto a una niña pobre. A lo mejor, tiene alergia a la pobreza. Es posible.
En la dictadura, el poder viene de la fuerza. Para reprimir de la mano de la Metropolitana y de las patotas de su fiel compañero Ritondo, que supo abrevar en el duhaldismo porteño. Ayer, fueron los docentes concentrados en la Legislatura y hoy, los manteros de la calle Florida.
Y nos debemos acordar de los ciclos de Polibio. Todo régimen cae por su propio peso en principio. Sin embargo, hay un poder que debe emerger en forma urgente antes que Buenos Aires sea destruida completamente. El que surge desde el pié, desde las bases y que ahora está ausente.
Muchas y muchos estarán en las playas o en las sierras. Pronto llegará marzo y aquellos que pensaban que nada les podía suceder habrán de estallar. Ocurre que todavía no llegó la boleta complementaria del Alumbrado, Barrido y Limpieza, como se conoce al Impuesto Inmobiliario en esta Capital. Cuando llegue, tronará el escarmiento y esperemos que no sea demasiado tarde. ¿Será que solamente todo estallará cuando la burguesía media y baja se escandalice por el aumento del inmobiliario porteño?.
Pero es hora de comenzar a ensayar una resistencia civil para terminar con el Reino de Vetolandia en el cual está sumergida la Reina del Plata. Con movilizaciones, con paros y con las voces en alto para decirle ¡ basta ya !. De otra forma, continuará este reinado y esta dictadura que se abusa de la Constitución y desconoce el Derecho, amparado por la Justicia y la falta de límites por parte de los Legisladores de la Ciudad, debido a la composición actual de la Legislatura porteña.
Porque nosotros, las y los ciudadanos de la Ciudad tenemos una responsabilidad. No se trata solamente de elegir. Sino también de reclamar cuando ello amerita. Y es hora que se hagan escuchar, por nosotras y nosotros pero más aún por nuestras hijas e hijos, y nietas y nietos...
Notas:
1) La Vicejefa de Gobierno durante su primer mandato fue la actual Diputada Nacional Gabriela Michetti, quien tuvo una severa lesión a raíz de un accidente automovilístico que la dejó con una discapacidad motriz.
2) Nos permitimos dudar acerca de ello. No obstante, es probable que solamente sean adaptados aquellos semáforos críticos de la zona norte y de gran poder adquisitivo, como Barrio Norte, Belgrano, Núñez y Recoleta. El sur no existe para Mauricio Macri...
3) Los subsidios a proyectos en la COPIDIS están destinados a las organizaciones afines al PRO. Una muestra es el proyecto de inclusión social realizado con la Fundación Par, donde Marina Klemensiewicz, anterior Presidenta del organismo y actual Legisladora porteña, fue su Directora Ejecutiva, con el apoyo del BID. Si bien no se han publicado los proyectos aprobados durante 2010 y 2011, la lectura de los que se aprobaron en el 2009 nos demuestra la clara influencia de la Iglesia, con los proyectos "Estimulación temprana y atención terapéutica a niñas y niños con discapacidad en situación de riesgo" y "Construcción Ciudadana en el Barrio Rivadavia" ejecutados por Cáritas Buenos Aires; mientras que otros son realizados por viejos conocidos en el ámbito de la discapacidad, como el proyecto "Capacitación a emprendedores con discapacidad y apoyo en la gestión de financiamiento", enmarcado en el paradigma neoliberal del autoempleo, que ejecutó la Fundación Par; los proyectos "La Planificación centrada en la Persona -PCP-. Capacitación a profesionales vinculados a la temática" y "Cursos y talleres de desarrollo laboral y preparación para la vida independiente, ejecutados por la Fundación Discar; el proyecto "Capacitación como sonidistas de personas ciegas y de baja visión, con nuevas herramientas tecnológicas para su aplicación en el teatro y en una radio on line", que fuera realizado por la Asociación Civil Res Non Verba, claramente ligada al imperialismo y por último, el proyecto "Formación de operadores terapéuticos con especialidad en danza, música y teatro", realizado por la conocida Fundación Sonia López, habitual receptora de subsidios... Por supuesto, sin contar con los clásicos de ALPI y de CILSA, otras instituciones que reciben habitualmente subsidios...
Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.