viernes, 23 de marzo de 2012

Acoplan exitosamente un sistema fotovoltaico a la red de baja tensión

Juan Monzón Gramajo (AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR - UNNE)

Investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste lograron inyectar energía generada con paneles solares al tendido eléctrico local.

Investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) lograron inyectar energía generada a partir de un sistema fotovoltaico (paneles solares) a la red eléctrica local de baja tensión. Si bien este tipo de conexiones son usuales en países de la Unión Europea, de Asia, y en Estados Unidos, en Latinoamérica y, en especial, en la Argentina recién se están desarrollando las primeras experiencias.

Las pruebas fueron realizadas a baja escala en los laboratorios del GER (Grupo en Energías Renovables) del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.

“Las experiencias realizadas demostraron una alta confiabilidad por parte del sistema, tanto en el aspecto operativo así como también en materia de seguridad, aunque hemos detectado algunas limitaciones respecto de la interacción del sistema con la red”, expresó el ingeniero Manuel Cáceres, quien empleará los resultados del proyecto como parte de su tesis doctoral.

El equipo es sencillo pero también costoso. Tiene dos partes: un generador fotovoltáico de 1200 W compuesto por paneles solares y un inversor que “adapta” la energía producida permitiendo acoplar el generador a la red. Esta transformación es necesaria, ya que la red necesita señales de corriente alterna y el módulo suministra señales en corriente continua.

Según indicó el ingeniero Cáceres, como la red eléctrica local es inestable en cierto sentido, los equipos que se fabrican en el exterior no satisfacen las necesidades. “Surge así una primera conclusión: si se quiere maximizar la eficiencia del sistema necesitamos desarrollar equipos que se adapten a las condiciones de nuestra red”, agregó.

Como el sistema en estudio inyecta energía en función de las horas de sol, el momento de mayor generación de energía ocurre entre horas del mediodía y la siesta. Así, resulta ideal para trabajar en lo que se denomina “demanda de punta”, para aplanar los picos de consumo que se dan en horas de la siesta de un período estival.

En esa aplicación, “sería posible cubrir entre un 15 y un 25 por ciento de la energía total demandada a una red”, señaló Cáceres.

Aunque no existen en la Argentina normativas específicas que regulen la conexión de sistemas fotovoltaicos a la red, los expertos recomiendan que la energía producida a partir de paneles solares e inyectada a la red sea resarcida económicamente con una tarifa preferencial por tratarse de una fuente de generación limpia. En este sentido, el ingeniero Cáceres tiene previsto elaborar propuestas específicas en su tesis tras evaluar las experiencias de otros países.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.