miércoles, 7 de marzo de 2012

Altos cargos militares en Estados Unidos reticentes sobre ataque a Siria

PL

Altos cargos militares de Estados Unidos afirmaron hoy que las fuerzas armadas podrían iniciar un eventual ataque a Siria, aunque al mismo tiempo manifestaron preocupaciones por las capacidades antiaéreas de ese país.

En una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado, tanto el secretario de Defensa, Leon Panetta, como el presidente de la junta de jefes de Estado Mayor, general Martin Dempsey, respondieron a las interrogantes sobre la posibilidad de iniciar una intervención contra Damasco.

Esta situación no tiene respuestas simples; y si bien podríamos actuar de manera unilateral, ello sería un error, aseguró Panetta.

El jefe del Pentágono señaló que Washington apuesta en estos momentos por buscar un aislamiento diplomático y político del gobierno del presidente Bashar Al Assad.

Al mismo tiempo, dejó abierta la posibilidad de una acción militar, al afirmar que la administración del presidente Barack Obama sopesa todas las opciones y continúa evaluando la situación para ajustar su estrategia, reportó la cadena televisiva ABC News.

Dempsey convino en que entre las opciones militares previstas se encontraría el establecimiento de una zona de exclusión aérea para la entrega de ayuda a los grupos opositores.

No obstante, indicó que una campaña aérea sostenida plantearía un desafío porque las defensas aéreas de Siria son cinco veces más sofisticados que las de Libia.

La víspera, el general James Mattis, jefe del Comando Central, quien intervino este martes también ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara alta, explicitó similares cuestionamientos.

También tenemos que estar especialmente alerta sobre la existencia de armas químicas y biológicas en el país del Medio Oriente, alertó el oficial de mayor jerarquía en la cúpula militar estadounidense.

El senador por Arizona John McCain, el principal republicano dentro del Comité de Servicios Armados, así como los senadores Lindsey Graham y Joe Lieberman, de Connecticut, abogan por una intervención militar de Estados Unidos en Siria.

El presidente del Comité, Carl Levin, demócrata de Michigan, refirió que hasta el momento no existe consenso sobre cómo derrocar al gobierno de Al Assad, agregó la televisora.

Potencias occidentales encabezadas por Washington y la Unión Europea impulsan una serie de sanciones dirigidas a lograr la caída del gobierno sirio.

Dos de los miembros del Consejo de Seguridad, Rusia y China, se han opuesto de manera rotunda a una repetición del guión seguido hace un año en Libia, mediante una intervención que resultó en el asesinato del líder de ese país Muamar Al Gadafi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.