lunes, 12 de marzo de 2012

Argentina, Chaco: Causa Caballero Residual, el exfiscal comenzó su descargo Mazzoni: “Es ilógico que me acusen; tengo un primo desaparecido”

CHACO DIA POR DIA

El exfiscal acusado de encubrir crímenes de lesa humanidad comenzó este viernes su declaración indagatoria. Negó haber apañado violaciones a los derechos humanos y sostuvo que incluso tiene un familiar desaparecido.

El exfiscal General, Roberto Mazzoni, acusado de colaborar de manera activa en crímenes de lesa humanidad perpetrados durante la última dictadura en el Chaco, comenzó este viernes su descargo ante la Justicia Federal. Como era previsible, negó haber apañado violaciones a los derechos humanos y sostuvo que incluso tiene un primo desaparecido. Seguirá declarando este lunes, a partir de las 9.

Mazzoni declaró este viernes por casi dos horas ante el Juez Federal, Carlos Skidelsky. Mientras tanto, afuera del Juzgado, un grupo de exdetenidos políticos y familiares de victimas del Terrorismo de Estado le dedicaban un sonoro escrache.

En su relato, el exfiscal se dedicó a negar (de manera muy insistente) todas las acusaciones en su contra las cuales apuntan a su participación en el aparato judicial que encubrió torturas, secuestros y desapariciones forzadas de personas antes y durante la última dictadura en el Chaco.

Su relato, que se inició a las 11 y finalizó a las 12.45, comenzó al recordar que ingreso con el cargo de Secretario Penal del Juzgado Federal en mayo de 1974 hasta agosto de 1976. A partir de esa fecha ascendió en jerarquía: fue nombrado Fiscal de Primera Instancia, cargo que retuvo hasta abril de 1992, cuando siguió escalando. Fue designado Fiscal General Federal, hasta que, acorralado por las serias acusaciones en su contra sobre su actuación en la dictadura y ante la inminencia de un Jury de enjuiciamiento por estas imputaciones, se vio obligado a renunciar en diciembre de 2007.

Órdenes

Mazzoni aseguró que siendo secretario del Juzgado Federal sólo se dedicó a seguir las órdenes de los jueces que en ese momento estuvieron como titulares de dicha repartición: Guillermo Mendoza (que se desempeñó en ese cargo hasta octubre de 1975), Esla Corsi de Linstrom (quien subrogó el Juzgado hasta diciembre de 1975), y Luís Córdoba, que asumió a fines de 1975 y que hoy está detenido por encubrir crímenes de lesa humanidad. “Yo trabajaba con estricta sujeción a las ordenes que impartían los jueces, independientemente de quién sea”, dijo.

El exfiscal pintó un panorama de una supuesta normalidad en el accionar judicial durante esos tumultuosos años. “Recuerdo mi trabajo normal: se habían dictado la ley 20840 (sobre actividades denominadas subversivas), que incluía vaciamiento de empresas, creo que se había dictado en 1974”, recordó. “También habían habeas corpus, que se resolvía de conformidad a esa legislación, habían algunos casos que se resolvían favorablemente, otros no, según el criterio del juez”, se despegó.

Relató además que ya siendo fiscal, su tarea se acotó a cumplir las normativas que le impartían los fiscales de Cámara, quienes a su vez recibían directivas del Poder Ministerio de Justicia de la Nación. “Mientras me desempeñe como secretario lo hice con total sujeción a las ordenes impartidas por los señores jueces, el reglamento para la justicia nacional, las leyes, la Constitución Nacional y las leyes dictadas en su consecuencia. Reitero: ese era mi trabajo; yo cuidaba mi trabajo”, dijo.

René Puig

Como una forma de victimizarse, Mazzoni recordó que él también tuvo un familiar desaparecido. Y este hecho, según su remañido análisis, hace que sea un contrasentido que lo acusen de colaboracionista del Terrorismo de Estado. “Tengo un primo hermano desaparecido. Era Rene Puig, vivía en Adrogue, Buenos Aires. Su desaparición es un pesar que yo también estoy llevando. Eso hace que sea tanto o más ilógico que yo integre un asociaron delictiva tendiente a desaparecer personas cuando un primo mío esta desaparecido”, afirmó.

Preso desde el lunes pasado en el Escuadrón 51 de Gendarmería, Mazzoni está acusado de encubrimiento, en cinco hechos; de no dar cuenta de una detención ilegal, en cuatro hechos; de no promover la persecución y represión de delincuentes, en diez hechos y de no investigar tormentos y privaciones ilegítimas de la libertad, en cinco hechos. Además le imputan haber incumplido deberes de funcionario público en cinco hechos, en concurso ideal con el delito de Asociación Ilícita. Todos, en calidad de autor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.