lunes, 12 de marzo de 2012

Argentina: Comienza un nuevo juicio por delitos de lesa humanidad en Tucumán

TELAM - PRIMERA FUENTE

Un nuevo juicio por delitos de lesa humanidad comenzará el próximo jueves y en este caso la víctima es Emma del Valle Aguirre, ex detenida en un centro clandestino de Nueva Baviera, donde fue torturada en 1977. En la causa estaban imputados en un primer momento Antonio Domingo Bussi y Alberto Mario Albino Zimmermann, pero en ambos casos la acción penal quedó extinguida por fallecimiento de los represores.

La causa fue elevada a juicio oral por el juez federal N°1, Daniel Bejas, y si bien entre los imputados figura el ex jefe del III Cuerpo del Ejército con asiento en Córdoba, Luciano Benjamín Menéndez, en principio sólo será juzgado un ex comisario, Miguel Angel Moreno, jefe de la comisaría de León Rougés.

Menéndez y Moreno fueron acusados de violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad con apremios y vejaciones, y tormentos en perjuicio de Aguirre.

En la causa también estaban imputados en un primer momento Antonio Domingo Bussi y Alberto Mario Albino Zimmermann, pero en ambos casos la acción penal quedó extinguida por fallecimiento de los represores.

El juez Bejas tomó como eje central de su acusación la declaración de Aguirre, quien sobrevivió a los tormentos recibidos y pudo contar su historia.

Moreno era el encargado de torturar a Aguirre, quien actualmente tiene 67 años y le relató al magistrado, con lujo de detalles, todo lo que debió pasar.

Aunque se espera la decisión oficial del Tribunal Oral Federal (TOF), en principio el único acusado que estará presente en el juicio es Moreno, ya que el médico forense Cristian Rando recomendó la separación de la causa de Menéndez por cuestiones de salud.

Según el informe oficial, el represor, que ya recibió siete condenas por delitos de lesa humanidad, "no se encuentra en condiciones físicas apropiadas" para confrontar las instancias de un proceso judicial en ninguna de sus modalidades: presencial o teleconferencia.

Rando precisó que Menéndez, de 84 años, sufrió "una cardiopatía coronaria con infarto de miocardio y presenta lesiones coronarias residuales, la sintomatología referida por el paciente, la arritmia cardíaca, las cifras tensionales elevadas a pesar de la medicación y la patología pulmonar agregada".

La documentación ya fue enviada al titular del Tribunal, Gabriel Casas, y al secretario, Mariano García Zavalía, para su análisis.

Según pudo reconstruir Bejas, y consta en la elevación a juicio, Aguirre fue secuestrada de su domicilio ubicado en Ruta Nacional 38, antes de llegar al camino viejo que va hacia la localidad tucumana de Simoca, el 17 de febrero de 1977.

El día de su secuestro llegaron varias personas de civil, todos encapuchados, y tiraron la puerta de su casa a patadas, tras lo cuál la sacaron con los ojos vendados y la subieron a una camioneta.

Ya en su lugar de detención ilegal, donde fue atada en pies y manos con alambres, Aguirre fue sometida a torturas reiteradas y en una ocasión se le cayó la venda de los ojos y pudo ver que el genocida Bussi daba las instrucciones mientras era vejada.

También pudo reconocer a quien le ponía la botella en la boca era Moreno, el comisario de León Rougés.

En la madrugada del 6 de marzo de 1977 la dejaron en el campo, detrás de un montículo de áridos cerca de Acheral.

Por la descripción efectuada del lugar donde Aguirre estuvo privada de su libertad, Bejas llegó a la conclusión de que se trata del ex ingenio Nueva Baviera, en el departamento Famaillá, en el sur de la provincia.

Aguirre estará presente en el juicio, que se estima será breve ya que hay pocos testigos que aportarán su declaración, y tendrá la posibilidad de presenciar el momento en el que al menos Moreno sea condenado por lo que hizo hace 35 años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.