martes, 27 de marzo de 2012

Cambio climático: durante el último siglo, el mar ha crecido 17 milímetros cada 10 años

Bruno Geller (AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR)

Los datos de la altura media marítima se suman a un cúmulo de evidencias sobre la gravedad del fenómeno, alerta la doctora Silvina Solman, científica del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera del CONICET-UBA.

Diferentes evidencias científicas indican que el cambio climático es un fenómeno incuestionable y que en gran medida está asociado con diferentes actividades humanas, aseguró a la Agencia CyTA la doctora Silvina Solman, investigadora del CONICET en el Centro de Investigación del Mar y la Atmósfera (CIMA-CONICET/UBA).

Uno de los indicadores indirectos del cambio climático es el retroceso de glaciares y el incremento en el nivel medio del mar a una tasa de 17 milímetros cada 10 años durante los últimos 100 años, señaló Solman. “Es la cifra más alta registrada a lo largo de los últimos miles de años”, destacó.

Pero hay muchas otras evidencias. Si se analiza la evolución de la temperatura media global durante los últimos 500 años, a partir de datos observacionales y/u otras estimaciones paleoclimáticas (que intentan reconstruir el clima a partir de información provista por el crecimiento de anillos de árboles, datación de fósiles, sedimento acumulado en el fondo de lagos, polen y núcleos de aire atrapados en capas de hielo, entre otras), es posible detectar un aumento sostenido “y sin precedentes” de la temperatura desde mediados del siglo XIX, puntualizó Solman.

La temperatura global del planeta ha aumentado aproximadamente 0,74°C desde fines del siglo XIX, mientras que durante los últimos 50 años el incremento ha sido de 0,13° C por década, es decir, casi el doble de lo observado durante los últimos 100 años, afirmó la científica. Once de los últimos doce años (1995-2006) han sido los años en los que se han registrado las temperaturas más altas desde el año 1850, agregó.

Según Solman, que también se desempeña como profesora adjunta del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, el aumento de la temperatura se corresponde con el incremento en la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera debido a la actividad humana. Los niveles de concentración de dióxido de carbono se incrementaron desde un valor medio de 228 partes por millón por volumen (ppmv) antes de la Revolución Industrial a valores que exceden los 380 ppmv en la actualidad, aumento que excede el rango de variabilidad natural de concentración dentro de los últimos 650 mil años, precisó.

Los climatólogos coinciden en que una medida primordial para “combatir” el cambio climático consiste en reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero. Si bien los esfuerzos internacionales apuntan en esta dirección, como el protocolo de Kyoto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en vigencia desde el año 2005, los gases como el dióxido de carbono tienen un tiempo de vida en la atmósfera de alrededor de 100 años. “Es hora de que la comunidad internacional actúe en forma responsable y proteja el planeta del cual dependen las actuales y futuras generaciones”, concluyó Solman.

No es lo mismo

En su laboratorio, la doctora Silvina Solman evalúa y cuantifica la incertidumbre en las proyecciones en el corto y largo plazo del clima regional sobre Sudamérica. Pero antes de explayarse sobre sus estudios, la investigadora del CONICET prefirió explicar la diferencia entre el cambio climático y el calentamiento global, dos conceptos que en determinadas ocasiones se confunden en el imaginario colectivo. El término “calentamiento global”, dijo, alude únicamente al aumento de la temperatura media en la atmósfera cercana a la superficie de la Tierra durante el último siglo. Sin embargo, en el clima de la Tierra también juegan otras variables, como la lluvia, el viento o la presión. El “cambio climático” se refiere al “cambio en el estado medio y/o en la variabilidad de estas variables (por ejemplo, derretimiento de glaciares, cambios en las precipitaciones y aumento del nivel del mar) que persiste durante algunas décadas o más”, aclaró Solman.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.