miércoles, 14 de marzo de 2012

Chile: Un autocomplaciente aniversario

Andrea Dufournel (especial para ARGENPRESS.info)

11 de febrero. Segundo aniversario de gobierno de la derecha. Dos eternos años, llenos de desgobierno, incompetencia, represión y movimientos sociales que adquieren cada día más y más fuerza, enfrentándose a una administración que no ha sido capaz de oír ni menos dar soluciones a las demandas estudiantiles ni sociales a nivel nacional.

Quienes les apoyaron con su voto hoy han abandonado el barco que venía cargado de promesas de cambio, futuro y esperanzas. Al pasar la cuenta se han enfrentado a una realidad desconcertante: con un presidente que no ha hecho contacto con la ciudadanía y que, sólo de vez en cuando les deleita y avergüenza con sus frases para el bronce… la supina ignorancia que en él abunda. Opiniones cargadas de desprecio, racismo y falta de empatía con quienes son sus gobernados, sus medidas no han hecho más que profundizar, manejar y administrar un modelo que apunta a quienes poseen el poder económico y que, gracias a “su excelencia” poseen ahora, el poder político, nociva fórmula para un pueblo que trata de salir adelante y que, no ha encontrado otra manera de hacerles frente que movilizándose, exigiendo en la calle sus derechos y reivindicaciones.

Por un lado tuvimos un verano, a diferencia de veranos anteriores, muy “caliente” en materia de movilizaciones, ejemplo son nuestros compatriotas de Aysén, comuna donde Piñera arrasó en votación y que hoy no son oídos. ¿Qué han recibido a cambio?: descalificaciones, represión de la mano de amenazas de aplicarles la ley de seguridad del estado, pretendiendo con esto disuadirlos para lograr la tan anhelada paz que tanto les gusta, la paz de los cementerios a la usanza de su principal mentor, Pinochet. A pesar de ello los aiseninos no han bajado los brazos.

Piñera manifestó en su discurso de aniversario que en los dos años que restan de gobierno cosecharían lo que ha sembrado, creo que ya han cosechado y bastante, nombrando personeros llenos de conflictos de intereses en todos los ámbitos de la economía: pesca, forestal, minería, carreteras, vivienda, retails , salud, fondos de pensiones, en fin, sus tentáculos llegan a todos lados. ¿Qué más pretenderá cosechar “su excelencia” si en estos dos años en que se ha mantenido sentado en su tan anhelado sillón, sin mover un solo dedo ha incrementado su fortuna en 200 millones de dólares utilizando el tan cacareado fideicomiso a la chilena, que le ha permitido aparecer en la exclusiva revista Forbes como la cuarta mayor fortuna de Chile?.

El plan de la alianza gobernante no era darle estabilidad económica a los chilenos que cada día trabajan hasta deslomarse, no, su objetivo era, es y seguirá siendo llenar sus gordas cuentas bancarias al menor costo posible, terminar de atar lo que el dictador no logró dejar bien atado, pagando sueldos miserables, utilizando un lenguaje populista con medidas mediáticas que en la realidad contienen la usual letra chica que no es lo que parecen, anuncios llenos de titulares para los medios afines al sistema, que no cuestionan ni cuestionarán nada.

El “gobierno de excelencia” pretende seguir cosechando. Lo que el pueblo hará es seguir luchando, a pesar de las amenazas. No podemos creer que quienes tienen en su ADN la represión como respuesta solucionarán sus problemas. La unidad de los estudiantes, trabajadores, organizaciones sociales movilizados, hará visibilizar los problemas del pueblo y asumiremos, de una vez por todas, que quienes nos gobiernan no lo han hecho para favorecernos sino para favorecerse. Ya nos cansamos de ver soluciones en la medida de lo posible, de recibir sueldos y pensiones de hambre, atención de salud que fabrica inválidos por falta de atención oportuna, de muertes en salas de espera, padres angustiados por reunir el dinero para pagar la matrícula de sus hijos que le han ganado al sistema de segregación y que han llegado a la universidad. En este “segundo tiempo” como le han llamado a los dos años restantes de gobierno, mostraremos que no nos hemos tragado su discurso.

Sólo espero no volver a escuchar a Piñera y sus colaboradores seguir mencionando que: “la Concertación nos dejó al borde del abismo”, cuando ellos han dado un paso al frente haciéndonos caer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.