viernes, 23 de marzo de 2012

Estados Unidos: Obama defiende política energética y respalda parte de polémico proyecto de oleoducto

XINHUA

El presidente estadounidense, Barack Obama, defendió el jueves su política energética y prometió su apoyo a una parte del polémico proyecto del oleoducto Keystone XL.

Las declaraciones del mandatario tuvieron lugar en Cushing, Oklahoma, durante su visita a ese estado para promover su política energética, a medida que se intensifica su campaña con miras a las elecciones presidenciales.

"Quien diga que reprimimos de algún modo la producción doméstica de petróleo es que no quiere entender nada", dijo Obama en respuesta a los republicanos que criticaron a su administración por el alza de los precios del gas.

El mandatario obvió la sugerencia de que perforar más ayudará a bajar los precios del gas.

"Estamos perforando más. Estamos produciendo más. Pero el hecho es que producir más petróleo dentro del país no es suficiente para reducir los precios del gas en una noche", manifestó.

"Hoy he venido a Cushing, una ciudad petrolera, porque producir más petróleo y gas dentro del país ha sido y seguirá siendo una parte clave de una estratégica energética integral", agregó.

En Cushing, y posteriormente en Ohio, Obama reiteró su llamado por una política diversificada que aumente la producción de fuentes tradicionales de energía, mientras se incrementa la inversión en las energías limpias alternativas, incluidas la energía solar, la eólica y la energía del hidrógeno.

Obama abogó, además, por una revisión acelerada de una parte del proyecto del oleoducto Keystone XL que conectará a Oklahoma con Port Arthur, Texas, pese al hecho de que su administración rechazó anteriormente aprobar el proyecto completo del oleoducto.

"Tomamos este nuevo oleoducto de Cushing al Golfo como una prioridad", anunció Obama.

El oleoducto Keystone, por valor de siete mil millones de dólares, es un proyecto de TransCanada, importante compañía energética de América del Norte con sede en Canadá, que alcanzaría los 2.720 kilómetros para conectar las zonas petroleras de Canadá con las refinerías alrededor de Houston y el Golfo de México.

El Departamento de Estado norteamericano intentó aplazar la posible aprobación del oleoducto Keystone XL hasta el año 2013 debido a la fuerte oposición de los ambientalistas y los funcionarios públicos en Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.