miércoles, 7 de marzo de 2012

Guatemala con alta vulnerabilidad en el respeto a los derechos humanos

CERIGUA

La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Guatemala, presentó el informe elaborado por su máxima representanta Navi Pillay, donde se destaca la necesidad de implementar una agenda de acciones prioritarias a favor del respeto de las principales garantías en el país.

El informe, presentado públicamente ayer martes por el representante del OACNUD en Guatemala, Alberto Brunori, analiza la situación de los derechos humanos en el país, además de abordar temas específicos como la seguridad, justicia, la situación de las y los defensores de derechos humos y analiza la vulnerabilidad en que viven las mujeres, los pueblos indígenas, entre otros.

De acuerdo con el informe de Pillay, el país afronta desafíos que merecen la máxima atención y acción, entre ellos la urgencia de establecer una agenda prioritaria de acciones para los derechos humanos, la cual debería constituir una hoja de ruta para las nuevas autoridades electas.

Según la publicación, el OACNUDH hace un llamado al Estado a implementar políticas de seguridad y justicia basadas en el respeto y la garantía de todos los derechos elementales, sin discriminación, además de revertir la tendencia de la privatización de la seguridad pública y fortalecer el registro y control de empresas privadas de seguridad.

Pillay subrayó la importancia de implementar un plan nacional de desarme, además de que las instituciones del sector justicia se apropien de los logros de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y tomar todas las medidas necesarias para garantizar que el avance logrado se preserve y proteja.

El informe 2011 exhorta al Congreso de la República a que se asegure que las reformas a las leyes de la carrera profesional del Organismo Judicial y del Ministerio Público se adopten en conformidad con los estándares internacionales, garantizando la independencia efectiva del poder judicial y la separación de funciones administrativas de las jurisdiccionales.

La Alta Comisionada reiteró al Gobierno de Guatemala la necesidad de implementar y financiar adecuadamente el Plan Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia Intrafamiliar y contra las Mujeres e instó al sector justicia a implementar la Ley contra el Femicidio y otras formas de Violencia contra la Mujer.

Pillay hizo un llamado a garantizar la continuidad de la Unidad de Análisis de Ataques contra Defensores de Derechos Humanos y a fortalecer su capacidad para elaborar estudios certeros a fin de lograr un impacto real para la protección de estas personas.

La funcionaria internacional subrayó la importancia de revertir los patrones actuales de discriminación y exclusión que afectan a los pueblos indígenas, transformando la visión monocultural del Estado a una visión verdaderamente multicultural e incluyente, que asegure la plena participación de los pueblos indígenas, así como el respeto de sus derechos individuales y colectivos.

Pillay exhortó al gobierno a promover una política de desarrollo rural sostenible e incluyente, invirtiendo en bienes públicos y sistemas de producción que revaloricen y fortalezcan el papel de la agricultura de pequeña escala y así garantizar la seguridad alimentaria de las y los campesinos y poblaciones indígenas, también subrayó la importancia de la implementación de una reforma fiscal integral y progresiva que permita la expansión de recursos fiscales, el gasto social y la redistribución.

Finalmente, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos recordó que Guatemala será examinada por el Consejo de Derechos Humanos a finales del 2012 por segunda vez.

A la presentación del informe asistieron funcionarios nacionales, miembros de la cooperación internacional, agrupaciones de la sociedad civil y medios de comunicación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.