lunes, 26 de marzo de 2012

La fase actual del imperialismo (Abordando eso gris, que parece la teoría)

Jorge Aniceto Molinari (especial para ARGENPRESS.info)

Desde el análisis de Lenin sobre el imperialismo a la realidad actual mucho ha pasado en el mundo. Existen tremendas contradicciones ideológicas para analizar los cambios que se han producido. Esto no puede ser una escusa para intentar avanzar pese a las dificultades en una definición.

En tiempos de Lenin, la acción imperialista que imponía condiciones al mundo, estaba radicada fundamentalmente en los principales Estados desarrollados.-

¿Eso sigue siendo así?, acá se dividen las aguas, entre quienes siguen marcando como centro de la acción del capitalismo en el mundo a los principales Estados desarrollados, y entre quienes señalamos que esos Estados están muy endeudados y por lo tanto han perdido soberanía. Hoy el centro de la acción del capitalismo en el mundo está radicado en los complejos empresariales multinacionales, por lo tanto los beneficios que en otra etapa de la historia se obtenían para quienes eran ciudadanos de esos países han ido perdiendo entidad, y hoy surgen bolsones de miseria y fractura social prácticamente en todos los países.-

La crisis del sistema que se sigue expresando en crisis de economías nacionales no es más que el reflejo de una situación que abarca a todo el modo de producción que ha agostado la tasa de ganancia tomada universalmente.

Son esos complejos empresariales multinacionales, que por su carácter no pueden dejar de competir en el mercado mundial, los que hoy determinan las tareas de cada uno de los Estados. EE.UU. sigue cumpliendo el rol de gendarme mundial, aun cuando en su interior se alimenta la conciencia de que la guerra significa el suicidio de la humanidad.

Por eso entendemos que hablar de imperialismo sin marcar el carácter del desarrollo económico de esta etapa de la humanidad, puede ser lisa y llanamente la estupidez de manejar viejos esquemas sin contenido. Lo que nada tiene que ver con el análisis de Lenin que en el trabajo que señalamos traza puntas para comprender esta época, aun cuando no estuviera viviendo estos fenómenos.

Prácticamente todos los análisis que hoy se realizan desde distinta posiciones, no llegan a comprender la importancia que esta definición tiene.

El movimiento de capitales que hoy se realizan en el mundo están regidos por esta realidad, no hay independencias nacionales para la inversión, ellas están regidas, o pueden los gobiernos escogerlas dentro del abanico de posibilidades que establece las actuales reglas de mercado mundiales. Hoy es muy común leer sesudos análisis sobre las posibilidades que los gobiernos pueden tener de independencia política en estos procesos de inversión.- A esto hay que agregar también los sueños regionales, que tienen antecedentes históricos muy valiosos pero que ya comienzan a ser cosa del pasado, para poco incidir en la situación actual, ha medida que el mundo se acerca a definiciones sobre el futuro del modo de producción.-

Mientras que no llegue a quienes tienen responsabilidad en los gobiernos el realismo de comprender en que momento estamos, se va a seguir teorizando en el mismo sentido.

Quebremos una lanza por los gobiernos que aún en estas circunstancias ponen en el centro de su preocupación la situación de su gente.

Hemos escuchado a gobernantes decir: “yo hago lo que puedo hacer, en la crisis del mundo no puedo influir”. En realidad están renunciando a ser gobernantes para ser meros administradores. Hoy en el mundo se necesitan dirigentes políticos que puedan asumir ante la crisis del modo de producción capitalista la conducción del mundo para ayudar a morir en paz a este modo de producción a la vez que ir dando nacimiento a un nuevo modo de producción que tiene sus antecedentes en las experiencias de las revoluciones que en el mundo han desarrollado rubros como la salud y la educación de su gente.

Tal es el carácter de esta etapa que podemos definir con nuestros modestos conocimientos. La revolución entonces tiene un carácter diferente, a como podía ser definida en una etapa anterior del desarrollo capitalista, y donde el centro se ponía en la expropiación de los expropiadores. Hoy cuando un punto en la bolsa de valores de Nueva York significa más desplazamientos de propiedad que el que produjo la revolución rusa.- Poder definir reformas como la moneda única universal y el sistema impositivo basado en la circulación del dinero, eliminando los impuestos al consumo y al trabajo, y en consecuencia la muerte de los paraísos fiscales, significan reformas que son el inicio de una revolución para desarrollar el nacimiento del socialismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.