martes, 20 de marzo de 2012

La inseguridad irrumpe en campaña electoral francesa

PL

El tema de la inseguridad pasó hoy a primer plano en la campaña para las elecciones presidenciales francesas, tras los actos de violencia de los últimos días que causaron siete muertos, entre ellos tres niños.

La víspera, un individuo a bordo de una motocicleta disparó de manera indiscriminada contra un grupo de personas y asesinó a tres menores y su profesor frente a una escuela judía, en la ciudad de Toulouse.

El múltiple crimen ocurrió una semana después de la muerte en similares circunstancias de tres paracaidistas de origen magrebí y de las heridas causadas a otro, de raza negra, en esta última urbe y en la vecina Montauban.

"Sabemos que es la misma persona, la misma arma la que mató a los militares, a los niños y a un profesor", dijo el presidente francés, Nicolás Sarkozy, al final de una reunión en el palacio del Elíseo.

Además de la conmoción causada en la sociedad, estas matanzas aumentaron la preocupación de los franceses por la violencia, un tema hasta ahora casi ausente en la campaña proselitista.

Jean-François Doridot, director general del Instituto de Sondeos Ipsos Publics Affairs, considera que la inseguridad puede desplazar del centro de los debates otros asuntos, como el desempleo, los problemas económicos y el poder de compra de las familias.

De hecho, la matanza de Toulouse paralizó los actos proselitistas de los dos principales candidatos a la presidencia, François Hollande, del Partido Socialista, y Sarkozy, quien aspira a la reelección por la Unión por un Movimiento Popular.

"Es normal que en estos momentos haya un paréntesis en la campaña, el cual no podrá durar mucho tiempo", declaró Doridot y añadió que luego comenzará el debate con una reorientación donde estará presente la inseguridad.

Diarios como Le Monde señalaron la coincidencia de este acto siniestro con el anuncio en el Consejo Constitucional de los nombres de los 10 candidatos a la presidencia.

Aunque hasta ahora se desconoce al autor y los móviles de los crímenes, el hecho de que las víctimas sean musulmanes, judíos y negros hace pensar a los analistas en ataques impulsados por motivos racistas.

Los blancos elegidos son comunidades con frecuencia afectadas por la discriminación y el desprecio, afirmó Karla Diallo, presidenta de la Fundación Memorial de la Trata de Esclavos.

Según Diallo, a fuerza de estigmatizar a esas poblaciones por los debates estériles y las leyes innecesarias, la clase política ha instalado un veneno pernicioso en el corazón de la nación francesa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.