lunes, 26 de marzo de 2012

Militar de Estados Unidos pudo actuar en dos tiempos en Afganistán

ANSA

El sargento del Ejército estadounidense Robert Bales, acusado de matar a 17 civiles en Afganistán el 11 de marzo, podría haber actuado en dos tiempos, con una pausa de una hora en su base entre una matanza y otra.

Esa hipótesis es la que creen los investigadores encargados de esclarecer la masacre perpetrada en la región afgana de Kandahar, tras los primeros interrogatorios efectuados.

La revelación salió a la luz hoy de la mano de varios funcionarios estadounidenses que pidieron mantener el anonimato y refuerza la reconstrucción según la cual Bales habría actuado solo.

Algunas fuentes afganas, por el contrario, e incluso el mismo presidente Hamid Karzai, sostienen que no se trató solo de un agresor sino de muchos, al menos 20.

Sales está acusado formalmente de 17 asesinatos y otros 6 en grado de tentativa. Entre las víctimas había nueve niños y cuatro mujeres.

El militar supuestamente salió de la base antes del amanecer y abrió fuego contra las familias que dormían en las casas de dos aldeas cercanas.

Hoy también trascendió que Estados Unidos pagó 50.000 dólares como indemnización por cada civil afgano asesinado aquella noche.

Según un miembro del consejo provincial de Kandahar, los familiares de las víctimas recibieron el sábado el dinero en la oficina del gobernador.

Fuentes de la OTAN se negaron a hacer comentarios al respecto, mientras fuentes estadounidenses confirmaron solo el pago efectuado pero sin precisar la suma.

En tanto, Bales permanece confinado en la cárcel de Fort Leavenworth, donde están encerrados los más conocidos criminales, o presuntos como tales, del ejército norteamericano.

Entre ellos, el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar a WikiLeaks cientos de miles de documentos clasificados que pusieron en serios aprietos al Pentágono, el Departamento de Estado y las cancillerías de medio mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.