jueves, 8 de marzo de 2012

Niña chilena de tres años afectada por gas lacrimógeno

PL

Una menor de tres años de edad resultó casi asfixiada por los gases lacrimógenos lanzados por la policía chilena aquí para reprimir las manifestaciones solidarias con el pueblo de Aysén.

Medios oficiales admitieron hoy el hecho, ocurrido la víspera, cuando la niña transitaba junto a su madre por un lugar céntrico de esta capital, escenario de una masiva protesta en apoyo a la movilización de los patagones contra la exclusión.

La menor, ya recuperada, debió ser hospitalizada de urgencia por los síntomas de asfixia, además del estado traumático en que quedó al ser alcanzada también por un chorro de un carro lanza agua, según testigos del incidente.

La irrupción policial en las manifestaciones de anoche dejó además medio centenar de arrestados y un ambiente irrespirable por el efecto de los gases lacrimógenos.

"El gobierno quiere silenciar el conflicto de Aysén y evitar la articulación entre los actores sociales", opinó el dirigente universitario Gabriel Boric, vocero de la Confederación de Estudiantes de Chile, quien participó en una de las dos movilizaciones que tuvieron lugar ayer en esta ciudad.

Según la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fries, en Chile hay una cultura institucional que favorece los excesos policiales.

Ilustró, en declaraciones a Radio Cooperativa, cómo en la Patagonia chilena no sólo se ha empleado de forma desproporcionada la escopeta antimotines, sino que se ha utilizado disparando a las personas.

Se refirió en ese sentido al caso del aysenino Teófilo Haro, quien perdió un ojo y tiene comprometida la visión del otro debido al impacto en el rostro de un balín lanzado por un carabinero.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.