miércoles, 7 de marzo de 2012

Pasó el Supermartes; sigue expectativa sobre contienda republicana

PL

Tras la maratónica jornada de elecciones parciales en 10 estados este martes, los republicanos en Estados Unidos permanecen hoy con la misma incógnita de 24 horas atrás: ¿quién será el retador del presidente Barack Obama?

Los resultados de las elecciones primarias o asambleas vecinales en Alaska, Georgia, Idaho, Massachusetts, Dakota del Norte, Ohio, Oklahoma, Tennessee, Vermont y Virginia no arrojaron sorpresas.

El exgobernador de Massachussets Mitt Romney se impuso en Virginia, Vermont, Massachussets al igual que en Idazo y de confirmarse la tendencia mantenida hasta el momento, también le habría ganado por un estrecho margen a Rick Santorum en Ohio, el territorio más apetecido de los que estaban en disputa.

Con sus 66 delegados, el llamado estado del viejo dominio, en el noreste del país, resulta para varios analistas un infalible indicador que suele señalar a quien será el nominado del Partido Republicano.

Reportes sobre la concurrencia de votantes refieren, no obstante, un alto nivel de abstencionismo en el que un frente de tornados azotó días atrás, con un saldo de casi 40 fallecidos y millonarias pérdidas económicas.

En el caso de Santorum, exsenador de Pennsilvania, este conquistó Tennessee y Oklahoma, mientras que el exlíder de la Cámara de Representantes Newt Gingrich se alzó con el triunfo en Georgia, estado por el cual fue legislador ante el Congreso durante 20 años.

Ron Paul, legislador de Texas, se habría adjudicado Alaska como el primer éxito en su carrera por la Casa Blanca, contienda que proseguirá en los próximos días hasta completar una treintena de territorios, incluyendo el estado libre asociado de Puerto Rico, que deben efectuar sus votaciones.

Para los próximos días se encuentran programados caucus (asambleas populares) en Kansas e Islas Vírgenes (10 de marzo), así como en Alabama e Islas Hawaii (13 de marzo).

El día 13 están pactadas elecciones primarias en el estado de Mississippi.

Es de esperar que los contendientes muden sus campañas hacia esos territorios, aunque sin el frenesí generado por el Supermartes, teniendo en cuenta el aporte menos significativo al monto de delegados camino a la nominación.

Tras estas votaciones, los aspirantes conservadores tal vez realicen necesarios reajustes a sus estrategias electorales, a fin de conquistar un electorado que se muestra esquivo ante sus insípidas propuestas de gobierno o ante algunas posiciones demasiado radicales, como es el caso de la inmigración.

Vale recordar que el denominado partido rojo posee una cierta cantidad de delegados no comprometidos que están en libertad de escoger el candidato a respaldar y puede que ellos no se decidan hasta celebrarse la Convención Nacional en Tampa, Florida, del 27 al 30 de agosto.

Tal vez hasta entonces no se sepa quién por fin se enfrentará en noviembre a Obama, quien buscará la reelección por otros cuatro años.

Si bien Romney acumula un mayor número de delegados, todavía no hay nada decidido para él, después que Santorum demostrara recientemente que podía sostener un pulso con el exgobernador.

Al menos el Supermartes, a juicio de analistas, será un buen pretexto para que los candidatos conservadores aleguen que se mantendrán en la pelea hasta el final.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.