viernes, 23 de marzo de 2012

¿Que El Yunque mexicano -con aval de la iglesia- ha penetrado en altos niveles del gobierno español?

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

“Instaurar el reino de Dios en la tierra”
Ramón Plata (fundador de El Yunque)

1. No dudo que España es un país capitalista, que posee una poderosa influencia de las ideologías de la iglesia, del fascismo, del franquismo, del socialismo y del anarquismo; pero que “luego de cuatro décadas -como escribe Álvaro Delgado en Proceso de esta semana- el ultraderechista “Yunque” (desde México) ha infiltrado en España -con el aval de la Iglesia católica- a partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, universidades, colegios, medios de comunicación y hasta la familia real”, me parece realmente increíble.

Los jóvenes izquierdistas trabajan con gran intensidad en todo el mundo pero sus ideas marxistas o libertarias son teorías internacionales que se discuten de manera publica y sus organizaciones son abiertas; pero que una organización mexicana de ultraderecha haya rebasado las fronteras nacionales sólo es explicable si no cuenta con un fuerte apoyo económico y político de organismos internacionales. ¿Hay condiciones en España para el yunquismo?

2. Pienso que Delgado -especialista en estudios sobre el PAN desde hace más de ocho años- puede tener razón. Es tan fuerte la derecha posfranquista y la iglesia en ese país, que un grupo como El Yunque, que ha logrado con el PAN dos veces la Presidencia en México, seguramente ha tenido los contactos indispensables y el dinero suficiente para extenderse en varios lugares, sobre todo si ha logrado colar a muchos estudiantes en Madrid, Barcelona y Sevilla. Se habla de que el mismo hijo del dirigente Velasco Arzag se ha convertido en dirigente de ese grupo en España. Los partidos dominantes en ese país -al PP y el PSOE- mantienen magníficas relaciones con la iglesia y con los reyes y todos ellos con el gobierno mexicano, el PAN y El Yunque. Al contrario de la izquierda radical que para moverse y desarrollarse en ese país resulta casi imposible, sobre todo que ahora están terriblemente vigilados y perseguidos.

3. Pero El Yunque mexicano no podría convertirse -ni de broma- en una alternativa político-ideológica en España. El Yunque no es un partido de masas, más bien es clandestino y trabaja con mucho secretismo dentro del PAN. Puede ser es un buen apoyo del Partido Popular (PP), ayudar a consolidar en España el viejo franquismo, acompañar a la policía a reprimir las luchas de los trabajadores y de los estudiantes, pero ideológicamente El Yunque no tiene ideas propias, más bien coincide con la democracia cristiana internacional que en última instancia es la que está por encima del panismo-yunquismo. Pero no deja de sorprenderme que El Yunque haya crecido en España en los últimos 10 años y que las relaciones entre el gobierno de Aznar, y ahora de Rajoy, con los gobiernos de Fox y Calderón, sean muy estrechas. Sería muy importante que los españoles y el mism Delgado continúen investigando el caso.

4. El Yunque es una organización política militar de ultraderecha que nació en México hace 60 años, es decir a principios de los cincuenta, cuando concluía el gobierno proyanqui de Miguel Alemán y comenzaba el del apostador Ruiz Cortines. En México habían organizaciones de ultraderecha que venían del movimiento cristero (1926-29) y buscaban un PAN más combativo y radicalizado. Este partido (el PAN) había sido fundado en 1939 por Gómez Morín, González Luna y otros que mantenían críticas al gobierno del PNR-PRM-PRI por ser estatista, comunista, expropiador de tierras, enemigo de franquismo y partidario del Estado laico. El PAN participaba en los procesos electorales. Ese año apoyó al derechista Andrew Almazán para oponerlo a Ávila Camacho del PRM-PRI, seis años después lanzó al derechista Luis Cabrera (que no aceptó) y en 1951 tuvo su primer candidato panista: Efraín González Luna.

5. Los dirigentes del Yunque, aunque eran igual de derechistas que los cristeros y los panistas, sus posiciones eran alejadas de las cuestiones electorales porque -aunque veían que el PAN tenía ya una presidencia municipal en Quiroga Michoacán, un diputado en Zamora y años después otra presidencia en Huajuapan de León, Oaxaca- observaban que el partido oficial PRM-PRI se llevaban el 90 por ciento de los votos y el 99 por ciento de los cargos de gobierno y cuando querían reprimían con saña a la oposición. Durante 20 años El Yunque se dedicó a formar cuadros políticos duros para infiltrarlos a organizaciones sociales como las asociaciones de padres de familia, los profesores de colegios particulares, los dirigentes de provida, las organizaciones eclesiales, los alumnos universitarios, las organizaciones de empresariales, las asociaciones de damas de la caridad, centros familiares cristianos, etcétera.

6. Hay gente de El Yunque, denuncia el periodista Delgado en 2004, incrustada en la mayoría de las instituciones públicas del país y enlista nombres de sus miembros: Jorge Serrano Limón, Luis Pazos de la Torre, Carlos Abascal Carranza, Ramón Muñoz Gutiérrez, Gerardo Mosqueda Martínez, Francisco Javier Salazar, Luis Felipe Bravo Mena, Ana Teresa Aranda, Enrique Aranda Pedroza, Juan Carlos Romero Hicks (alias “Agustín de Iturbide”, actual gobernador de Guanajuato), José Luis Luegue Tamargo, José Espina. Algunos de los personajes que convocaron a la marcha del 27 de junio pasado contra la delincuencia son también parte de El Yunque, como Guillermo Velasco Arzac y José Antonio Ortega Sánchez. Velasco Arzag ha sido por muchos su dirigente nato, aunque éste asegura ser simple “representante” de la sociedad civil. Es una muestra más del carácter secreto de esa organización.

7. En México la jerarquía católica apoya con todo a El Yunque. Los cardenales Juan Sandoval Iñiguez, Norberto Rivera Carrera y el obispo Enésimo Cepeda, han sido denunciados como brazos importantes de esa organización. En esta campaña presidencial, aunque parece que El Yunque está muy dividido (Calderón, Espino y Espina) parece seguir dominando la situación al imponer a Josefina Vázquez Mota como candidata presidencial. Si la “infiltración” de esa organización clandestina se ha multiplicado en los últimos seis años, es probable que haya logrado tratos con los grupos de narcotráfico para que la candidata yunquista logre la Presidencia. Pero el priísmo y el lópezobradorismo -que también quieren la Presidencia- seguramente están muy vigilantes y tendrán la honestidad para denunciarlo. ¿an fuerte estará que se ha colado en España?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.