martes, 20 de marzo de 2012

Sargento de Estados Unidos sospechoso de matar a 16 afganos no recuerda el incidente

RIA NOVOSTI (especial para ARGENPRESS.info)

El sargento estadounidense Robert Bales, de 38 años, presunto responsable del asesinato de 16 civiles afganos no recuerda la fecha en que ocurrió el incidente, declaró el abogado del detenido, John Henry Browne.

"Él no recuerda el incidente. Él recuerda el comienzo de esa noche y lo que sucedió después pero los acontecimientos en ese intervalo se borraron de su memoria", Browne al canal estadounidense de televisión SVS.

Browne que participó con anterioridad en la defensa del famoso asesino en serie Ted Bundy, dijo que el caso que defiende no es un delito penal común y confirmó la posibilidad de una sentencia de muerte a su cliente.

El abogado expresó dudas sobre que su cliente pudo organizar la masacre en Panjwayi bajo la influencia de alcohol y que lo más probable es que el estrés al que se enfrentan los soldados en Afganistán fuera la razón de lo ocurrido.

Reuters informó que los cargos en contra de Bales, lo puede presentar solo el mando de la Fuerza Internacional de Asistencia en Afganistán (ISAF) y que ello podría ocurrir al termino de esta semana.

El abogado expresó sorpresa por el hecho de que Beyls que recibió una herida en la cabeza y otras lesiones cuando servía en Irak hubiera sido enviado nuevamente a una zona de conflicto.

El sargento estadounidense acusado del asesinato de 16 civiles afganos, el viernes pasado, fue trasladado a la base militar de Fort Leavenworth, en el estado de Kansas (Estados Unidos), donde se encuentra recluido en régimen de aislamiento.

El lunes, tuvo su primera reunión con sus abogados, que duró alrededor de siete horas.

El sargento mató a tiros a 16 civiles afganos, entre ellos nueve mujeres y tres niños, en el distrito de Panjwai, en la provincia de Kandahar y después incineró los cuerpos, según afirman testigos citados por fuentes afganas.

Entretanto, la prensa internacional informó que la masacre fue obra de varios soldados estadounidenses ebrios, que disparaban a sus víctimas entre risas.

El diario The Washington Post, reveló por su parte que antes de que Bales fuera alistado en el ejército en 2001, trabajó como agente de bolsa y que cometió un fraude financiero por el que fue multado con una suma importante que no pagó.

Según el periódico, en su una carrera como corredor Bales duró unos meses hasta que la Asociación Nacional de Corredores de Valores (FIRA) lo multó igual que al dueño de la empresa donde trabajó, con US $ 1.4 millones por "fraude" y "comercio ilegal".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.