lunes, 5 de marzo de 2012

Una cumbre para encumbrarnos

Octavio Quintero (especial para ARGENPRESS.info)

¡Ajústense los cinturones: estamos entrando a un cúmulo cargado de rayos provenientes del socialismo siglo XXI y centellas del arcaico capitalismo.

Se acerca el 14 de abril, día en que se inicia en Cartagena la Sexta Cumbre de las Américas y todavía no se tiene una fórmula de consenso para resolver el caso de Cuba, vetada por Estados Unidos, pero apoyada por ALBA (Alianza Bolivariana de Chávez y Cía.).

¿Está Santos entre la espada y la pared? ¿Entre escoger entre su poderoso amigo y sus nuevos mejores amigos? Sí, rotundamente, sí. La decisión es dura, hasta para el mejor tahúr.

El asunto, si esto fuera un caso de dignidad, estaría en morir de pie o vivir arrodillado; o si se tratara de algo semántico, pues, tendría el Imperio que convenir en que se trata de una Cumbre de las Américas (y Cuba sigue en las Américas) y no de una Cumbre de la OEA, a la que no pertenece –ni quiere pertenecer- Cuba.

Pero este asunto es político, y la política es sutil y requiere ingenio. Ya se agotaron los primeros escarceos: la Canciller Holguín le pidió a Castro que, para sacar a Colombia del embrollo, renunciara, motu proprio, a venir. Pero, no: hoy en día pocos le siguen haciendo la venia al descaecido Imperio, y menos Cuba, que lo enfrenta desde cuando era todopoderoso.

Colombia debiera sustraer el asunto de la política. Esto no casa con el tema que febriles columnistas siguen arrastrando de los cabellos sobre el enfrentamiento entre dos modelos: neoliberalismo o socialismo Siglo XXI, cuya paternidad, con deliberada ignorancia, le atribuyen a Chávez.

Por ahí, Estados Unidos se aferra a que en la Tercera Cumbre de Quebec (Canadá, 2001) se acordó invitar solamente a los líderes elegidos democráticamente. Pero, ¿qué es la democracia? ¿Esa que defendió en Colombia el coronel Plazas o que defiende en el mundo Estados Unidos con sus guerras preventivas? ¿O quizás, la que defendió en el Estado de la Florida el gobernador Jeb Bush, hermano del candidato George W. cuando este alcanzó la Presidencia en el 2001, con menos votos que Al Gore?

Los tiempos han cambiado, y vertiginosamente en los últimos años. El mundo entero, en el seno de la ONU, repudia hoy el asedio económico y político de EE.UU. a Cuba. Tendría presentación refrendar esa inquina a nivel regional. No, ¡que tal!

- - -

Fin de folio: en menos de un mes, en Cartagena, Colombia, vamos a ver si somos todos los que estamos y estamos todos los que somos. ¡Hagan sus apuestas, señores!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.