viernes, 23 de marzo de 2012

Uruguay: Hito contra la represión de la dictadura

Wilfredo Alayón (PL)

El Estado uruguayo cumplió con un acto catalogado por autoridades y analistas como un hito en la historia uruguaya, al asumir la responsabilidad por los delitos cometidos en la dictadura (1973-1985).

Este reconocimiento lo expresó el presidente José Mujica al hablar en un acto público y por cadena radial y televisiva, efectuado el 21 de marzo en la sede de la Asamblea General (Parlamento).

Además de reconocer ese adeudo estadual, el dignatario reafirmó el compromiso con la justicia y voluntad de impedir la repetición de hechos similares.

Mujica formuló esas precisiones en cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de 24 febrero de 2011 en el caso denominado Gelman versus Uruguay.

Maria Claudia García, ciudadana argentina de 19 años de edad, nuera del poeta argentino Juan Gelman, fue detenida ilegalmente en Buenos Aires en 1976, posteriormente trasladada a Montevideo, y a partir de lo cual permanece desaparecida.

Dio a luz en este país a una niña que pocas semanas después de su nacimiento en cautiverio fue sustraída y cuya identidad fue sustituida, para ser entregada a otra familia.

Tras una larga búsqueda, en febrero del año 2000, Macarena, la hija de Maria Claudia, fue localizada por su núcleo biológico.

"Como victimas de violaciones de derechos humanos, Maria Claudia García y su familia tienen el derecho que obliga éticamente al Estado al reconocimiento en función de responsabilidad y reparación por los actos que padecieron", enfatizó Mujica.

Después de concluido el acto, Juan Gelman reflexionó sobre la paradoja histórica de que el presidente Mujica (ex integrante del MLN-Tupamaros y detenido durante varios años) fuera victima de la dictadura y que ahora asumió la responsabilidad en nombre del Estado.

Lo hizo, dijo, no en nombre del gobierno y menos de él, de sus victimarios. "Para esto hace falta coraje moral", subrayó en una improvisada rueda de prensa en el Palacio Legislativo.

Macarena, por su lado, expresó estar conmovida y señaló que la jornada "no marca el principio o fin de nada", pero "hace más fácil el camino".

Sí marca una instancia a partir de la cual podemos empezar a construir algo mejor. Nos gusta mucho el cumplimiento de estas reparaciones simbólicas, pero resta bastante más", aseguró.

Datos de organismos de derechos humanos señalan que alrededor de 200 uruguayos aparecen como detenidos-desaparecidos, debido a la Operación Cóndor.

Con esa denominación es conocido el plan coordinado entre las cúpulas dictatoriales de Suramérica: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, con la CIA de Estados Unidos, entre los años 1970 y 1980.

El Plan Cóndor constituyó una organización clandestina internacional para la práctica del terrorismo de Estado, que instrumentó el asesinato y desaparición de decenas de miles de personas, la mayoría integrantes de movimientos de izquierda.

A ese macabro proyecto, Mujica también dedicó palabras al señalar que en el desarrollo de una Doctrina de Seguridad Nacional, el Estado Uruguayo integró ese Plan con las citadas naciones.

El programa, añadió el mandatario, era "para desplegar la persecución por razones ideológicas a los habitantes de los países referidos y proceder a su detención y al traslado clandestino o decidir el asesinato y desaparición de los detenidos".

"De muchas de estas personas aun no se sabe su paradero, ni su suerte, todavía no se conoce su destino, ni se han hallado sus restos", abundó.

Placa en honor a María Claudia

Si emotiva resultó la ceremonia, el develamiento de una placa en homenaje a María Claudia horas antes en la antigua sede del Servicio de Inteligencia de Defensa (SID) fue conmovedor.

En ese lugar funcionó un centro clandestino de detención del régimen de facto, y la tarja rendirá tributo además a todos los detenidos en ese inmueble.

"Este lugar es el pedacito de verdad que me queda", dijo Macarena, tras un recorrido por la instalación ubicada en la importante avenida Bulevar Artigas de la capital.

"Es la única conexión física con la historia, es el único lugar donde estuve con mi mamá", expresó y destacó la importancia de que el sitio pueda visitarse por todos los ciudadanos y "que se sepa qué pasó acá".

Agregó que realizó la visita guiada por el ex soldado Julio Barboza, quien fue testigo de su nacimiento, acontecido en una de las salas del edificio, precisamente donde se colocó la lámina conmemorativa.

"Tengo comunicación desde hace mucho tiempo con Barboza y otras personas", afirmó, lo que le permitió conocer de primera mano importantes detalles sobre su nacimiento y su madre.

Barboza trabajó en tareas administrativas en el edificio durante esos años y reconoció a María Claudia cuando dio a luz a Macarena, presuntamente el 1 de noviembre de 1976.

Un militar, expresó Barbosa, "vino, sacó la canastita blanca y las separó para siempre", reseñó la Secretaría de Comunicación.

En breves contactos con la prensa Luis Almagro, ministro de Relaciones Exteriores, reafirmó la plena vigencia de los DDHH a partir de rescatar memoria, verdad y justicia. "Es un paso muy importante que da el país de reafirmación institucional en la protección y defensa de los derechos Humanos. Obviamente tiene un componente emotivo con una dimensión humana profunda", comentó.

"Le pasó a seres humanos que vieron violados sus derechos más elementales y reafirma esa agenda positiva que tiene el país", apuntó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.