jueves, 26 de abril de 2012

Se intensifica el terror, amenazas y asesinatos contra periodistas y activistas de los Derechos Humanos en Honduras

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

No cesa el derramamiento de sangre de periodistas y camarógrafos hondureños. El lunes fueron masacrados dos colegas y su guardaespalda. Y como casi todos los crímenes políticos en Honduras, quedan impunes porque nadie investiga. Este es el caso también de las constantes amenazas contra la colega Dina Meza.

Veterana en el periodismo hondureño, se integró hace varios años al Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH. Un familiar suyo fue temporalmente desaparecido y llevado a una cárcel clandestina en 1989. Tuvo suerte porque salvó su vida entre las garras del terrorismo de estado de esa época.

Foto: “A los colegas a nivel internacional les sugerimos que mantengan esa solidaridad y que no dejen de poner el dedo sobre la llaga sobre este estado hondureño represor. Sabemos que nos va a costar esta liberación, pero que debemos continuar avanzando hacia esto que es bastante delicado en un estado impune pero, la solidaridad internacional nos respalda y nos da mucha fuerza. Dina Meza, periodista hondureña, amenazada de muerte

Entre los colegas en Honduras, se ha destacado como una insobornable compañera que no temía ni teme las consecuencias fatales que significa el fascismo en su peor expresión. Lo sabemos ya que hemos estado trabajando junto a ella en el Bajo Aguan donde se enfrentó a los oficiales del ejército con preguntas que hicieron sentir incómodos a los uniformados. Ella sabe como ejercer el periodismo en su total expresión, que es investigar, cuestionar y procesar. Y eso desencadena consecuencias gravísimas en un país como Honduras.

Por eso fue amenazada desde hace varios años y los hostigamientos no son parte de un ayer solamente, sino que a partir del mes de febrero de este año se han intensificado las amenazas y los hostigamientos, no sólo contra ella sino también contra sus niños y otros integrantes de Cofadeh. A todos los periodistas serios, que trabajamos en Honduras, nos preocupa porque su vida corre peligro.

Foto: Dina Mez, Bertha Oliva y Noemi Pérez, de Cofadeh.

Nos encontramos en Cofadeh, que convocó a una rueda de prensa el día después que fueron masacrados dos colegas de TV-Maya, sus guardaespaldas y una colega y esposa que fue gravemente herida. Fue obra de un comando de encapuchados que llegó a la salida del canal de televisión y ahí mismo paró el carro de los periodistas para, inmediatamente, vaciar sus fusiles con ráfagas que impactaron en los cuerpos de los colegas.

Ya son 23 los periodistas y foto/camarógrafos asesinados desde el 27 de enero de 2010 cuando asumió el “sucesor del golpe de estado”, como lo llama la Resistencia al presidente Porfirio Lobo. Cifra que supera altamente las ejecuciones realizadas en México, país que cuenta con 105 millones de habitantes a diferencia de Honduras con ocho (8) millones en sus 112 mil kilómetros cuadrados.

¿Cómo se puede trabajar en medio de ese terror? nos preguntan colegas de todo el mundo, preocupadísimos. ¿Qué se puede hacer para parar ese espanto y quién lo puede hacer? vuelven a preguntar.

Foto: Masacre de periodista y camarógrafo y su guardaespalda de TV-Maya el 23 de abril de 2012.

Pregunta que también nosotros formulamos a Dina, que si bien trata de permanecer tranquila, su rostro deja al descubierto las grandes ojeras producto de un estrés crónico padecido como víctima en un país donde la vida tiene un precio de 200 dólares y que responde a alguna “solicitud” de asesinato.

Foto: Dina Meza.

– Generalmente nuestros teléfonos son intervenidos, tanto los fijos como los celulares. Se escucha ese “eco” que normalmente percibimos o que alguien se adelanta a contestar antes que nosotros cuando tenemos esas comunicaciones. Posteriormente, surgen las amenazas a través de mensajitos por los celulares, donde nos anuncian que vamos a morir como la gente del Bajo Aguán (donde han sido asesinados 52 campesinos organizados desde enero del 2010). O nos dicen que quemarán nuestros órganos genitales “como zorras”, invocando nuestros cuerpos como mujeres para generar el miedo.

Las amenazas por teléfono entraron el 22 de febrero y 14 de abril. El 6 de este mes, Meza caminaba por su barrio con sus hijos, cuando observó que dos hombres les estaban sacando fotos.

La persecución y seguimiento sigue constante y la colega relata que desde carros están profiriendo las amenazas contra los integrantes de Cofadeh.

“Esa vieja que ya deje de vivir de los desaparecidos de los ´80”, dijeron, refiriéndose a Bertha Oliva, coordinadora general de Cofadeh.

Noemí Pérez, otra integrante de Cofadeh, fue víctima la semana pasada de agresiones verbales y físicas por parte de un individuo con características típicas de militar o policía. La esperó en el portón de entrada al comité. La compañera también habló en la rueda de prensa, sobre como se intensifica el terror contra los líderes de los derechos humanos en Honduras.

– A la compañera le dieron muy fuerte con palos en las piernas, dice Dina. Estamos en un estado de indefensión pero tenemos toda una solidaridad internacional que se está pronunciando a nivel de diferentes gobiernos, redes, embajadas en nuestro país, que están presionando al estado de Honduras para que respete los derechos humanos.

Según una nota del Grupo G-16, que en su mayoría son países de la Unión Europea y donantes a Honduras, 95 por ciento de todas las ejecuciones extrajudiciales son cometidas por la policía o los organismos de seguridad.

Foto: Dos agentes del DNIC (Policía de Investigación) son tomados en flagrancia como infiltrados por los presentes en el entierro de Pedro Magdiel, un joven albañil que fue torturado por más de 50 puñaladas, tres "machetazos" en la cabeza cuando el derrocado presidente Zelaya regresara a Honduras el 24-25 de julio de 2009 por el puesto fronterizo las Manos. Gracias a la intervención de la Comisión de Seguridad de la Resistencia, no fueron linchados por las masas presentes.

Foto: El cuerpo de Pedro Magdiel en Alauca. En el fondo policía y ejército que son los acusados de haberle asesinado.

La periodista hondureña goza de medidas cautelares, otorgadas en los años 2006 y 2009, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Cofadeh llevó esa denuncia ante la Comisión por incumplimiento del papel del estado como protector de los hondureños, denunciando además la imposición de diferentes leyes “antiterroristas” que tienen como objetivo reforzar la inteligencia y el seguimiento a los ciudadanos para criminalizar la protesta social. Un ejemplo es la “ley de escuchas” donde el estado da facultad a la policía para intervenir las comunicaciones de todo tipo. Dado que la exposición estuvo a cargo de Dina Meza, desde esa fecha fueron intensificándose las amenazas.

Los comisionados de la CIDH preguntaron si es el ejército el que manda los operativos y el estado dijo que no, pero a mí me consta que sí, expresó la compañera y detalla cómo.

Cofadeh, además tiene una demanda contra el ex dictador golpista, Roberto Micheletti, en el estado de Texas (USA) por el asesinato cometido el 5 de julio de 2009 contra el joven Isis Obed Murillo, de 19 años. Su crimen fue ejecutado por francotiradores que dispararon desde la base militar de la aviación hondureña, ubicada en una de las lomas al lado de la pista de aterrizaje del aeropuerto Toncontin, en Tegucigalpa.

El derrocado presidente, Manuel Zelaya, intentaba regresar a Honduras en un avión venezolano, más de medio millón de hondureños lo esperaban pacíficamente en los alrededores del aeropuerto cuando los militares abrieron fuego contra las masas, hiriendo a decenas de manifestantes.

Son ese tipo de temas y actividades las que le toca cubrir a Dina como reportera de Cofadeh, eso se interpreta como “cavar” entre la putrefacción, retando a las fuerzas oscurantistas de ese poder tan grande y peligroso en Honduras.

– Ellos quieren que quedemos con los brazos cruzados y generan ese temor para que no reaccionemos, pero olvidan que nosotros estamos acostumbrados a vivir en este contexto desde la década ´80, cuando Cofadeh inició las primeras acciones de búsqueda de sus desaparecidos.

– El “Comando Álvarez Martínez” (CAM) es él que firma las amenazas. Es parecido a un “Frente Armado Álvarez Martínez”, que lanzó una bomba al Canal 36 (antigolpista) en 2009 (después el golpe de estado), en clarísimo intento de generar temor en aquellos momentos. Se trata de grupos paramilitares comparables con los existentes en el modelo colombiano. No casualmente Alvaro Uribe llegó (y sigue llegando) repetidas veces a nuestro país para reunirse con los principales impulsores, gestores y ejecutores del golpe de estado que padecimos.

Foto: "Fuera Uribe terrorista de Honduras", manifestaban los hondureños por la llegada a Honduras de Álvaro Uribe Vélez a la tierra de Francisco Morazán.

La periodista agregó que la quema del penal de Comayagua, el 15 de febrero, donde murieron 361 convictos, tuvo que ver con la modalidad de ejercer control sobre la población que fue tomando conciencia luego del golpe militar, dando nacimiento a la Resistencia.

Tampoco se puede descartar o dejar de mencionar junto a la colombiana, la “asistencia” israelita y la estadounidense que es la que refuerza a los organismos policiales y militares en todos sus niveles, entregando equipamiento muy sofisticado para las interceptaciones y en cambio recibe territorio hondureño para crear nuevas bases militares en un país geopolíticamente estratégico para el Pentágono.

Foto: La insignia de paramilitares hondureños.

El general Gustavo Álvarez Martínez fue el jefe de las FF.AA. de Honduras en la década del ´80 y también del grupo para-estatal “Batallón 3-16”. Ese Batallón, que fue creado 1980 por un núcleo de 25 miliyares y policías hondureños en una base de aviación en el sur de Estados Unidos. Durante seis meses agentes de la CIA y militares de Argentina formaron los que sería el temible “Batallón 3-16” que regó muerte y consolación en su regreso a Honduras durante la década de los ochenta, bajo la supervisión del embajador estadounidense John Dimitri Negroponte.

El “3-16” también contaba con otro jefe que era el Capitán de la policía Billy Joya Méndola, acusado por Cofadeh y familiares de los desaparecidos, de ser uno de los más activos en la guerra sucia del ‘80. Joya fue capacitado por los carabineros de Chile durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet Ugarte.

Foto: Desde su página en internet, el capitán y ex jefe del "Batallón 3-16", Billy Joya, intenta de lavarse las manos por sus acciones desde la década ´80 hasta ahora.

El mismo Joya salió en los grandes medios de comunicación golpista, a final del mes de enero, acusando a Bertha Oliva y a este servidor, por “arreglar una entrevista” en donde Joya fuera señalado como reclutador de paramilitares colombianos al servicio de industriales y terratenientes hondureños.

Es muy conocido que este hombre tiene una obsesión y odio contra Cofadeh y Bertha Oliva, por el incansable trabajo realizado durante 30 años para llegar a fondo y así descubrir a los autores de los crímenes de lesa humanidad que enlutaron a Honduras en su peor época. Joya fue sindicado como encargado, en la década del ’80, de realizar los perfiles de los hondureños que posteriormente fueron víctimas del “3-16”.

Foto: Cuando la gente ve Billy Joya en las calles inquieto le grita ¡“asesino”! dice Dina.

La salida de Joya en los medios a final de enero y a principio de febrero, coincidió con la aceleración de las amenazas contra Dina Meza y los integrantes de Cofadeh.

– Él mismo ha pretendido que salgamos públicamente a pelearnos con él para llevarnos a su terreno. Pero hemos dicho que “las víctimas no hablamos con los victimarios”. Todo lo que ha sacado y publicado en su libro y en su página de Internet son justificaciones a sus violaciones de los derechos humanos. Por otro lado esta diciendo que “aquí estoy, a pesar que me buscan” porque es conciente de que goza de gran impunidad.

Pero el estado no lo cita porque no lo encuentran por ningún lado (Sic!), dice Dina, porque sus tentáculos llegan al Poder Fáctico. No fue casualidad que Micheletti lo contratara como asesor unos días después del golpe de estado. Esa misma noche fue visto en un canal de televisión golpista defendiendo el derrumbe de la democracia tanto como al golpe militar sangriento de Pinochet contra el pueblo hermano de Chile, el 11 de septiembre de 1973.

Nunca tuvo problema para viajar a los Estados Unidos, de eso fui testigo el 6 de septiembre de 2009, cuando salió por la sala de seguridad del aeropuerto de Toncontin con rumbo a Houston. En Houston hizo transbordo a New Orleans sin que nadie lo demorara ni la señora Clinton hiciera comentario alguno.

– Hay seis estudiantes sobrevivientes de las torturas, y desapariciones forzadas (de los ´80). Esos casos están en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Si bien quedó demostrado que es uno de los responsables, el estado aseguró que “no lo podemos citar”, quedando evidenciado que el estado está de su parte, accionando en su favor. No acciona sino acciona a su favor. Pero cuando la gente lo ve en las calles inquieto le grita ¡“asesino”! Esa reivindicación la hemos logrado como organización de víctimas y consciencia ciudadana de que debemos tratar así los violadores de los derechos humanos.

Foto: Micheletti esta demandado por Cofadeh en Texas por el asesinato de Isis Obed Murillo.

La sola mención Del Colegio De Periodistas de Honduras (CPH) es motivo para forzar la risa de Dina y casi todos los periodistas a los cuales uno pregunta: ¿Qué hace el CPH para protestar y movilizar a los periodistas y la sociedad hondureña contra la ola de asesinatos a los comunicadores sociales?

La respuesta no deja de sorprender, dado que nadie toma a ese Colegio en serio porque, como dicen los colegas, “el PCH es más golpista que el mismo Roberto Micheletti”.

– El CPH no se manifiesta. Yo he tenido amenazas desde el 2006 cuando mataron a un colega nuestro y nunca se pronunció. Lo mismo pasó con el periodista Nahún Palacio, al que mataron en el Bajo Aguán el 15 de marzo de 2010, tampoco se oyó su voz (el Colegio).

– Entonces, esa solidaridad internacional sí es necesaria para nosotros. Es un respaldo que se puede de la demanda ante el estado hondureño, a pesar que es un estado fallido, pero que tenga esa piedrita en el zapato que al nivel internacional, no esta engañando a nadie. Por que se ha comprometido a nivel de diferentes momentos a proteger la libertad de expresión e investigar crímenes contra periodistas pero que no han hecho nada.

– A los colegas a nivel internacional le surgimos que mantengan esa solidaridad y que no dejen de poner el dedo sobre la llaga sobre este estado hondureño represor. Sabemos que nos va a costar esta liberación, pero que debemos continuar avanzando hacia esto que es bastante delicado en un estado impune pero, la solidaridad internacional nos respalda y nos da mucha fuerza.

Toda la entrevista con Dina Meza:



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.