martes, 15 de mayo de 2012

Denuncian cadena de complicidades en la fuga de un genocida: Guadalupe Godoy, "acá hay Punto Final de hecho"

Carlos Saglul (ACTA)

Distintas organizaciones de derechos humanos llamaron a una conferencia de prensa para denunciar "la cadena de complicidades" que hicieron posible la fuga del comisario (R) Juan Miguel Wolk, procesado por crímenes de lesa humanidad cometidos en un centro clandestino de detención durante la última dictadura.

La abogada Guadalupe Godoy, secretaria de Derechos Humanos de la CTA señaló a ACTA: “Este caso sirve para demostrar que en ciertos sectores de la Justicia Federal hay un Punto Final de hecho. Este no es un caso aislado”.

-¿Cuáles son los antecedentes de Walk?

Era el jefe del campo de concentración de Banfield. Allí se concreto parte importante del Operativo Cóndor. Se había instalado en el lugar una delegación de torturadores uruguayos. Por allí pasaron los chicos de la Noche de los Lápices. El comisario está imputado por apropiación de niños, privación ilegal de libertad y tormentos a más de trescientas víctimas, infligidas en el centro clandestino, que integró la red de campos de detención, tortura y exterminio de la bonaerense conocido como "Circuito Camps".

Al menos 24 mujeres embarazadas estuvieron allí mientras se encontraban embarazadas.

En el expediente también están imputados los comisarios Miguel Etchecolatz y Raúl Carlos Rodríguez, el gobernador de la provincia durante la dictadura, general Ibérico Manuel Saint Jean, su ministro de gobierno, el abogado Jaime Lamont "Jimmy" Smart, al ex subjefe de la policía, el coronel Rodolfo Aníbal Campos

Al principio se suponía que estaba muerto

Wolk había sido dado por muerto por la justicia. Hasta que Marta Ungaro, hermana de Francisco, una víctima de La Noche de los Lápices, lo descubrió en Mar del Plata cuando iba a cobrar una jubilación. Ese dato permitió que un periodista revelara que seguía vivo y en libertad. En el 2008 y recién un año después lo llaman a indagatoria. Queda bajo arresto domiciliario, que apelamos, bajo la guarda de su hija que figura como escritora pero en realidad es policía.

Somos generosos si hablamos de una fuga. Finalmente nuestra apelación sobre el arresto domiciliario cumple todas las instancias. Cuando sale el veredicto derogándola, lo publican a través del Centro de Información Judicial y bueno, ¿que podía pasar? Wolk se fuga.

-¿Cómo se enteran de la fuga?

A nosotros los abogados tuvieron la gentileza de informarnos la semana pasada. El juez Arnaldo Corazza da orden a la policía de notificarle la revocatoria del arresto domiciliario. Al llegar al lugar la hija del genocida, oficial de la Policía Bonaerense, les dice que no está. Suena grotesco pero es la realidad.

Recordemos que Wolk, de 77 años, fue detenido en el 2010 tras ser ubicado por un periodista que siguió la pista aportada por la hermana de uno de los chicos desaparecidos en La Noche de los lápices, pista que el juez Arnaldo Corazza había desechado.

-¿Es un caso emblemático?

Para algunos sectores de la Justicia Federal hay un Punto Final de hecho. Work debía ser visitado en razón del Régimen de Patronato para ver si seguía en su casa, por lo que sabemos la última vez llamó por teléfono él. Estamos hablando de un genocida.

Además de darles arrestos domiciliarios, dejarlos sin custodia, muchas veces ni se toman fotos actualizadas del detenido para agregarlas al expediente y que sirvan en caso de fuga.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.