miércoles, 30 de mayo de 2012

Empresas francesas disfrazan despidos, denuncian estudios

PL

Las empresas francesas emplean cada vez más fórmulas disimuladas para reducir el número de trabajadores y rebajar costos de mano de obra sin recurrir al despido directo, según indican hoy diversos estudios.

De acuerdo con Pierre Ferracci, presidente del centro de consejería y relaciones sociales Alpha, con estas nuevas vías para reestructurar el personal los patronos buscan evadir los controles oficiales.

La más utilizada es obligar a sus asalariados a acogerse a una "renuncia voluntaria", ofreciéndole mayores beneficios de los que obtendría si es el patrono quien le cierra su contrato.

Otra consiste en no sustituir a quienes se marchan y distribuir sus tareas entre los demás trabajadores, sin modificarles sus ingresos, señalan los especialistas.

Este método es el más empleado por los grandes grupos de las industrias automovilística, aérea y farmacéutica, así como por las de la banca y la distribución.

En el país galo cuando una empresa notifica más de 10 despidos en un mes las autoridades les pueden aplicar un mecanismo denominado Plan de Salvaguarda de Empleo, en el que existen medidas para evitar el cierre masivo de puestos.

Sin embargo, la mayor parte de las firmas encontraron la manera de esquivar estos recursos legales y crearon nuevas modalidades para llevar adelante sus propósitos, explicó por su parte Jean-Emmanuel Ray, especialista en derecho laboral.

De esa manera, si en enero de 1996 se notificaron 47 mil despidos, en marzo de 2012 la cifra bajó a solo 11 mil 600, pero el desempleo es cada vez mayor en todo el territorio nacional y abarca a casi tres millones de personas.

Una de las principales exigencias planteadas por las confederaciones sindicales en la reunión de la víspera con el primer ministro Jean-Marc Ayroult fue precisamente aplicar políticas para defender el empleo.

Sondeos publicados recientemente señalan que conservar su puesto de trabajo es una de las prioridades de los franceses, por encima del poder de compra y la competitividad.

Este será uno de los grandes temas de la Conferencia Social que el Gobierno de François Hollande prevé realizar en los primeros días de julio con la participación de los sectores laborales, empresariales y organizaciones civiles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.