miércoles, 30 de mayo de 2012

Griegos perderían 55% de ingresos si su país abandona eurozona

XINHUA

Se espera que los ciudadanos griegos pierdan un 55 por ciento de su ingreso per cápita actual y la recesión podría superar el 22 por ciento si Grecia abandona la eurozona, según un estudio del Banco Nacional de Grecia (BNG) publicado hoy en Atenas.

Al estimar el impacto de dicho caso, expertos del banco presentaron una imagen desoladora del endeudado país en un informe especial sobre el "dilema crítico".

Los expertos advirtieron que la tasa de desempleo podría llegar a un 34 por ciento y la inflación a un 30 por ciento "debido al dramático aumento de los precios de los productos importados, lo cual borraría cualquier beneficio derivado de la devaluación".

Tras un esfuerzo de austeridad de dos años para enfrentar la severa crisis de deuda que inició a finales de 2009 y amenazó al país con el incumplimiento de pagos desordenado, se estimó que, en promedio, los griegos ya perdieron alrededor del 25 por ciento de su ingreso.

La recesión de 2009 a 2012 alcanzó un total de 14 por ciento, la inflación es de dos por ciento y la tasa de desempleo se elevó a un nivel récord de más de 20 por ciento.

A pesar de los dolorosos esfuerzos realizados hasta ahora, Grecia finalmente podría caer en bancarrota y salir de la zona de la moneda común europea. Analistas del BNG pronostican una devaluación de 65 por ciento de cualquier moneda nueva.

Funcionarios griegos, al igual que homólogos de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional que apoyan a Atenas con paquetes de rescate de miles de millones de euros desde mayo de 2010 para evitar el incumplimiento de pagos, han rechazado en repetidas ocasiones la idea de una salida griega del euro que podría afectar a la eurozona y al sistema internacional financiero.

Sin embargo, la incertidumbre política que empeoró los problemas financieros de Grecia, luego de la elección general no concluyente y del fracaso de los partidos para formar un gobierno de coalición, ha aumentado los temores por el futuro económico del país.

Grecia se dirige a una segunda ronda de la elección el 17 de junio y las encuestas de opinión más recientes indican que los votantes griegos rechazan con fuerza la austeridad y aún están divididos entre los partidos que se oponen al rescate y los partidos a favor de la reforma.

Analistas locales e internacionales advierten que la inestabilidad política, si los partidos vuelven a fracasar para formar un gobierno y se retractan de las promesas hechas a los acreedores, podría aumentar el riesgo de una bancarrota caótica y el abandono del euro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.