martes, 8 de mayo de 2012

Jateik Reed, nuevo caso de violencia policial racista en Estados Unidos

PL

Agentes del Departamento de Policía de Nueva York enfrentan acusaciones hoy por golpear con bastones y sin causa evidente al joven negro Jateik Reed, en otro caso de violencia racista en Estados Unidos.

Michael Warren, abogado que representa a la familia de Reed, subrayó que los agentes además falsificaron documentos para justificar sus versiones de los hechos ocurridos en enero último.

De acuerdo con el expediente criminal archivado, Reed -de 19 años- fue detenido, esposado y recibió la paliza en una calle del Bronx porque cargaba "dos bolsas plásticas con marihuana y cocaína, y mostró resistencia ante el arresto."

Los patrulleros alegaron que el sospechoso le propinó un puñetazo a un sargento, y éste tuvo que ser hospitalizado con heridas faciales. El joven afroamericano fue inculpado por robo, posesión de drogas y asalto contra la autoridad.

Sin embargo, al abogado Warren presentó este lunes a la prensa un video de vigilancia que muestra a Jateik Reed con las manos vacías, caminando tranquilamente, antes de ser interceptado con violencia por los agentes neoyorquinos.

El jefe policial retirado John Eterno observó la filmación y comentó que ante los nuevos detalles del caso todo parece indicar que Reed jamás debió ser molestado por los funcionarios del orden.

No trascendieron los nombres de los vigilantes acusados; en el video se distinguen a tres policías sobre el joven abatido, y a un cuarto que intenta comunicarse por radio. Los oficiales permanecen en suspensión temporal bajo indagación.

Una sucesión de casos policiales polémicos, interpretados como delitos con visos racistas, salieron a flote durante los últimos cuatro meses en Estados Unidos, encabezados por las muertes de tres jóvenes en barrios de clase media baja.

Al asesinato de Trayvon Martin, en Orlando, Florida, a finales de febrero, siguieron los homicidios de Rekia Boyd, en Chicago; y de Kendrec McDade, en Pasadena, una ciudad ubicada en el occidental estado de California.

Todos estos incidentes tuvieron un denominador común: involucraron actuaciones policiales malintencionadas, irresponsables, o imprecisas. En el caso de Martin, el victimario fue un guardia nocturno de ascendencia hispana.

El asesinato en Orlando provocó protestas públicas en grandes ciudades y denuncias de personalidades como el aspirante a la candidatura presidencial Jesse Jackson, el reverendo Al Sharpton, el cineasta Spike Lee y el congresista demócrata Bobby Rush.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.