lunes, 11 de junio de 2012

Colombia: Reformar el militarismo es como perfumar a Uribe Vélez

ANNCOL

Uno de los principales obstáculos (sino el principal) para lograr la paz en Colombia, es el Militarismo colombiano. Hoy, después de 60 años ininterrumpidos de conflicto social armado y Terrorismo de Estado, la imaginación popular recurre a dibujar el régimen político colombiano como una gran maquina explanadora o “bulldozer”, con un potente motor que es el capitalismo trasnacional globalizado, con cuatro ruedas de acero: 1-La rueda de la cúpula Financiera 2- La rueda de cúpula Terrateniente 3- La rueda de cúpula Mafiosa 4- La rueda de la cúpula Militar, y dos cuchillas arrasadoras o explanadoras al frente: una el Militarismo y dos la Falsimedia, y con los cuales avanza incontenible imponiendo el neoliberalismo depredador y la acumulación capitalista por el despojo. Maquina infernal devastadora llamada por JM Santos hipócritamente “Locomotora del Desarrollo”.

También se ha avanzado en desenmascarar el aspecto estructural o económico de esa máquina de terror Estatal: El 5% del PIB desde hace 20 años. Los gastos reservados de la presidencia secretos y no conocidos por la población civil ni militar de bajo rango. Las ganancias de las diversas industrias militares y sus “nichos naturales de mercado”: 500 mil hombres en pie de guerra y un millón de cooperantes, más la caja de pensiones militares, club militar, hospital militar, universidad militar, vivienda y urbanizaciones militares, carrusel de la contratación militar sin ningún control; de alimentos, ropas, suministros, dotaciones, negocios de armamentos y tecnología militar de punta, aviones, submarinos, carros, tanques, generalmente adquiridos en USA y otros países de capitalismo desarrollado. Etc.

Y se ha avanzado en desenmascarar los vínculos “financieros globales” de los grandes medios de comunicación colombianos con el poder dominante. Pero no se ha avanzado en la misma proporción y profundidad en “destapar” la manta podrida que ha cubierto desde el siglo pasado la ideología Militarista que ha servido hasta el día de hoy sirve de cuchilla arrasadora de ese capitalismo neoliberal con su terrorismo de Estado.

Sin contar las montoneras armadas en que el santanderismo disolvió el ejercito libertador de Simón Bolívar y asoló al país con las carnicerías de las guerras civiles, se puede decir que desde la reforma militar de 1907 implantada por el dictador Rafael Reyes, hasta la reforma actualmente vigente del Plan Colombia US Americano, iniciada 1997 por Pastrana y que ha convertido a la llamada Fuerza Pública de Colombia en un apéndice del US Army; se han hecho cerca de 15 reformas jurídicas y adecuaciones “legales” de las Fuerzas Militares a la ideología Militarista y anticomunista hasta llegar al terror de Estado y al fascismo del Estado de Opinión impuesto por Uribe Vélez y continuado por su ministro de defensa JM Santos.

Citemos algunas de estas reformas militares cuyos detalles se pueden consultar en los diferentes libros de historia de las FF.AA de Colombia: 1 Reforma Reyes en 1907. 2- Hegemonía conservadora hasta 1930. 3-Reformas liberales hasta 1946. 4-Reforma de las dictaduras conservadoras: Tratado Interamericano de Defensa de Rio de Janeiro 1947. Participación en la guerra de Corea 1951. 5- Reformas de la dictadura de Rojas Pinilla. 6-Reformas de la Junta Militar de Gobierno. 7- Reformas de Lleras Camargo 8- Reforma contrainsurgente del general Ruiz Novoa 1962. 9-Reforma de seguridad de Lleras Restrepo 1966. 10- Reforma Pastrana al Ministerio de Guerra 1971. 11-Reforma López Michelsen.12-Reforma SN de Turbay Ayala.13- Consejerías presidenciales de defensa y seguridad de Belisario Betancur 1982. 12- Reformas de Cesar Gaviria, consejo nacional de seguridad. 13- Reformas Samper, creación de las CONVIVIR. 14- Reforma Pastrana, Plan Colombia / iniciativa regional andina. 15. Reformas de Uribe Vélez y su ministro” estrella” Juan Manuel Santos, hoy convertido en presidente de Colombia.

De manera que todo este asunto del militarismo colombiano, además de ser económico también es Ideológico y Político con particularidades “criollas”, que lo diferencian de los demás países latinoamericanos. Y como no apareció de la noche a la mañana, sino que tiene una larga historia, es un asunto complejo que no se puede ni se podrá ocultar echándole perfume al fascista Uribe Vélez o a sus continuadores militaristas.

Así que con este planteamiento apenas esbozado, ANNCOL llama al Pueblo trabajador colombiano y a la Gente del Común, a dar una discusión seria sobre todo este asunto del Militarismo fascista como un verdadero obstáculo que se opone con todos sus poderes, a la paz en Colombia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.