viernes, 29 de junio de 2012

Españoles soportarán nuevas subidas en tarifas de electricidad y gas

PL

Los españoles volverán a sufrir a partir del 1 de julio nuevas subidas en las tarifas de electricidad y gas, incrementos que las asociaciones de defensa de los consumidores consideraron intolerables e injustos.

El Gobierno del derechista Partido Popular (PP) anunció hoy un aumento del 3,95 por ciento en el recibo de la luz y del 2,26 por ciento en el del gas natural, de acuerdo con dos resoluciones del Ministerio de Industria publicadas este viernes en el Boletín Oficial del Estado.

Se trata de la segunda subida de la factura eléctrica en lo que va de 2012, pues en abril pasado la administración conservadora de Mariano Rajoy aplicó un alza del siete por ciento, mientras el gas se encareció un 0,5 por ciento en enero y un cinco por ciento en el cuarto mes.

Con estas subidas, el Ejecutivo cumple con sentencias del Tribunal Supremo, que le prohíben compensar los aumentos del kilovatio en las subastas con recortes en la parte regulada del recibo, lo cual contribuía a engordar el déficit del sistema, de unos 24 mil millones de euros.

En gas hay 7,2 millones de clientes, de los que 4,7 millones están en el mercado libre y 2,5 millones están acogidos a la tarifa regulada, mientras que en electricidad unos 20 millones de consumidores están acogidos a la tasa regulada.

Para las confederaciones de Consumidores y Usuarios (CECU) y de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), el encarecimiento a la vez de esos dos servicios básicos hará que los españoles pierdan poder adquisitivo de forma significativa.

Al ser la combinación de dos prestaciones esenciales, el daño es brutal e insoportable para las economías de los hogares, advirtieron.

Son cifras desmesuradas, denunció el portavoz de CECU, Antonio López, quien agregó que se tratan de aumentos difíciles de aguantar por parte de cualquier usuario.

López demandó que se investigue el proceso de subasta por el cual se fija el coste de la energía.

Fernando López, de Ceaccu, recordó que con la inminente valorización los consumidores habrán soportado un incremento de la tarifa de la luz del 50 por ciento en apenas cinco años.

De alza inaceptable e injustificada y de agresión para el bolsillo fue calificado el incremento por el portavoz de FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez.

En declaraciones a la agencia estatal de noticias EFE, Sánchez acusó al PP de seguir la misma política en asuntos energéticos llevada a cabo por el anterior gobierno socialista, basada, enfatizó, en la defensa de las grandes compañías del sector.

La Asociación General de Consumidores criticó la falta de transparencia en las subastas, en las cuales, señaló, participan como vendedores de energía un número elevado de agentes financieros que no son productores.

Atribuyó la carestía del servicio a costos ocultos y a un modelo energético deficitario, opaco e inequitativo.

De acuerdo con Eurostat (agencia estadística europea), el consumidor español no sólo paga una de las tarifas más caras de la Unión Europea (UE), sino que, además, mantiene una deuda con el conjunto del sector eléctrico, la cual rebasa los 24 mil millones de euros.

Entre 2006 y 2011, el precio de la electricidad para los hogares del país ibérico, siempre según Eurostat y excluidos los impuestos, aumentó un 69,9 por ciento, mientras en la UE (27 países) creció un 19,9 por ciento y en el área euro un 13,1 por ciento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.