martes, 5 de junio de 2012

¡“Ya estuvo bueno”, que renuncie Calderón! por 60 mil muertos, 45 niños quemados, más miseria y hambre

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Un discurso violento pronunció hoy Felipe Calderón amenazando a los profesores de Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas, de la CNTE, por no aplicar la prueba ENLACE (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares) de Educación Básica a los niños. Examen, según se dice, que permitirá saber qué tan eficaces estamos siendo en nuestras tareas, qué tanto nuestros niños y jóvenes dominan los conocimientos y habilidades contenidos en los planes y programas de estudio y las competencias adquiridas a lo largo de su trayectoria escolar y qué tanto contribuyen los materiales didácticos con que contamos, a este logro educativo. Después del discurso donde dijo el presidente que “ya estuvo bueno”, Televisa y otros medios no han dejado de exigir a Calderón que cumpla su palabra reprimiendo a los profesores y a todos aquellos que violan las leyes. La CNTE, que a través de más de 20 años ha demostrado gran capacidad de movilización, no se arredra, pero tampoco se confía después de las amenazas.

2. Ante las amenazas los profesores respondieron: ¿Cuándo Felipe Calderón ha tomado los puntos de vista del pueblo para gobernar, cuándo ha escuchado nuestra opinión como profesores para la toma de medidas educativas que le aconsejan en los EEUU? ¡Ya estuvo bueno que Calderón nos siga viendo la cara de tontos olvidando que somos maestros, que razonamos y pertenecemos a una organización, así como tenemos dignidad! Si Esther Gordillo y su camarilla de charros –por negociación o sumisión- están dispuestos a hacer lo que les ordenen, nosotros decimos que no. Estamos dispuestos a aplicar prueba a los estudiantes, a discutir programas de estudio, a aceptar como maestros cualquier prueba, pero siempre y cuando nos tomen en cuenta, nos expliquen y discutan con nosotros para qué sirven, con qué metodología las elaboraron y cuáles son los objetivos. Somos seres humanos además de maestros democráticos que ya no podemos permitir que se hagan las cosas a nuestras espaldas y exigimos que se nos consulte.

3. ¡Ya estuvo bueno! Si Calderón ya ha sido evaluado con más de 60 mil muertos en la guerra contra el narcotráfico, con 45 niños muertos y 70 heridos en el incendio de la guardería de Hermosillo, con un gigantesco desempleo en el país, una gran migración de más de 600 mil personas al año a EEUU y con tremendo incremento de la miseria, ¿no parece que ya estuvo bueno de tanto soportar y esperar y que hace mucho que Calderón debió renunciar? Los primeros maestros rurales en los años veinte y treinta dieron clases después de cursar cuatro años de primaria y luego al cursar seis años; en los cuarenta y cincuenta impartieron clases al cursar la secundaria y la Normal. Cuando el gobierno dejó de crear plazas inventó que se estudiara la secundaria y se aumentara uno o dos años a la Normal; luego impuso la preparatoria como antecedente de la Normal. Ahora por falta de plazas ha impuesto evaluar a todos. Pero absolutamente nada ha tenido que ver con el mejoramiento de la educación.

4. A mediados de los ochenta se inventó la llamada Carrera Magisterial con el fin de dividir la lucha de los profesores y confrontarlos peleando individualmente por sus intereses. El gobierno logró sus objetivos al crear con cursos semanales “profesores ricos con títulos” que despreciaron la lucha colectiva sindical. Lo mismo sucedió en todas las universidades impulsando que los investigadores contraten con fundaciones nacionales e internacionales investigaciones que interesen a quienes pagan. La lucha colectiva sindical por demandas generales comenzó a despreciarse por todos aquellos que sólo buscaban saciar sus intereses personales. Fue la penetración profunda de la privatización educativa en la educación pública. También CONACYT y el SNI sirvieron para cimentar mejor ese proceso imparable de privatización. Así que no sólo creció el número de escuela y universidades privadas sino que la misma educación pública se hizo privada.

5. No solo registraron un enorme crecimiento las escuelas, centros y universidades privadas como el ITAM, la Ibero, el TEC, la Panamericana, la UDLA, la Lasalle, la Marista, los legionarios de la Anáhuac, Cumbres, Irlandés, o la del Valle de México, sino que las mismas instituciones públicas: UNAM, IPN, UPN, etcétera fueron arrastradas hacia la privatización. ¿Y qué ha sido el CENEVAL sino uno institución privada que –además de obtener muchos millones de pesos en sus exámenes evaluatorios- determina quién se queda y quién no? Por eso los profesores de la CNTE tienen toda la razón al decir que no se oponen a la evaluación, pero tienen que participar, tienen que ser tomados en cuenta, en la discusión de los objetivos y la metodología que se aplica. Si acaso los empresarios pueden escoger a los obreros más sumisos y a quienes fácil pueda explotárseles, el caso de los profesores es muy distinto porque ellos piensan e imparten enseñanzas.

6. Así que el “Ya estuvo bueno” de Calderón puede fácilmente aplicársele a él porque ha reprobado todas las evaluaciones, mucho más sus tontos o ignorantes tres secretarios de Educación : Vázquez Mota, Lujambio y Córdova que –junto con Calderón- quizá saben de otras cosas pero en educación truenan cualquier evaluación. Entre tanto los profesores más conscientes deben continuar con sus movilizaciones para evitar que el gobierno panista- en estos pocos meses que le queda después de las elecciones, se decida a reprimir con brutalidad como fue hace seis años exactamente. Por eso deben buscar unificar a los estudiantes, a los electricistas, al EZLN, a Sicilia y a todos aquellos que puedan unir sus fuerzas y sus experiencias. Después del 1 de julio -domingo de elecciones presidenciales- muchas cosas pueden pasar. El encabronamiento de Calderón al pronunciar el “Ya estuvo bueno” no debe pasar desapercibido. Él debió de renunciar, pero desde hace mucho.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.