lunes, 23 de julio de 2012

Denuncian beneficios carcelarios a exrepresores en Chile

PL

Parlamentarios de la oposición en Chile denunciaron beneficios carcelarios otorgados a exagentes de la policía secreta de Augusto Pinochet (1973-1990) que cumplen condenas por delitos de lesa humanidad.

Los miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados Tucapel Jiménez y Enrique Accorsi advirtieron en particular sobre la privilegiada estadía en prisión de Alvaro Corbalán, exjefe de Operaciones de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI).

El exmilitar, sentenciado a cuatro cadenas perpetuas por graves violaciones a los derechos humanos, ha pasado casi un tercio del último año en el Hospital Militar, recinto que habría utilizado como oficina y motel, alertaron los legisladores.

De hecho, Jiménez y Accorsi anunciaron que citarán al Comandante en Jefe del Ejército y al director de Gendarmería a una reunión en el Parlamento para que den cuenta de tales prerrogativas.

Trascendió también que el ministro de Defensa, Andrés Allamand, instruyó velar por el estricto cumplimiento de los protocolos de atención médica en el Hospital Militar.

Asimismo estableció que la responsabilidad administrativa de las cuestionadas hospitalizaciones serán asumidas por el director de ese centro, postura valorada por los legisladores de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja.

Un informe de Gendarmería reveló que en los últimos nueve años de prisión que ha cumplido Corbalán en el penal santiaguino de Punta Peuco, ha permanecido en el hospital 259 días en tratatamientos odontológicos, oftalmológicos o para pruebas de laboratorio.

Con el propósito de un examen de sangre estuvo internado cinco días; por una carie 13 días y por un tratamiento oftalmológico 18 días, ilustró Red Diario Digital de Chile.

Desde el Hospital Militar, recordó el referido medio local, Corbalán organizó el criticado acto de homenaje a Pinochet el pasado 10 de junio.

El exjefe de Operaciones de la CNI es responsable, entre otros crímenes, del secuestro y degüello en 1982 del líder sindical Tucapel Jiménez, cuando encabezaba la unidad de las organizaciones de los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.