martes, 24 de julio de 2012

En la Puna argentina, identifican la enzima más resistente a la radiación ultravioleta

AGENCIA CYTA-INSTITUTO LELOIR

La “fotoliasa” detectada podría servir para desarrollar desde protectores solares hasta antitumorales.

En un ambiente de la Puna con condiciones extremas que semejan las de Marte, un grupo internacional de científicos identificó una enzima bacteriana con altísima resistencia a la radiación ultravioleta (UV), un hallazgo que podría tener diversas aplicaciones en biotecnología.

La enzima es una fotoliasa: una proteína que cumple funciones de reparación del ADN dañado por los rayos UV. Si bien existen abundantes estudios sobre estas enzimas en la literatura científica, es la primera vez que se reporta su función en un organismo “extremófilo”, esto es, que vive en condiciones muy diferentes a la de la mayoría de los seres vivientes en la Tierra.

Los científicos, liderados por María Eugenia Farías, del Laboratorio de Investigaciones Microbiológicas de Lagunas Andinas (LIMLA), encontraron la fotoliasa en una bacteria Acinetobacter spp que habita en ecosistemas de Lagunas Andinas de Altura de la Puna Andina (LAPAs): sistemas de lagunas de escasa profundidad casi inexplorados, distribuidos en un área geográfica a altitudes que van desde 3000 a los 6000 metros sobre el nivel del mar, y en ambientes de difícil acceso.

Por sus características geográficas, las LAPAs están expuestas a un gran nivel de irradiación UV como así también a condiciones de estrés químico y físico: amplias fluctuaciones de las temperaturas diarias, hipersalinidad, variabilidad de acidez, baja presión de oxígeno, escasa disponibilidad de nutrientes y altas concentraciones de metales pesados y metaloides, especialmente de arsénico. Algunos astrobiólogos han calificado ambientes de este tipo como análogos de Marte en la Tierra.

“Los productos disponibles de los extremófilos, tales como proteínas, enzimas (extremoenzimas) y solutos compatibles son de gran interés para la biotecnología. Los ejemplos incluyen compuestos bioquímicos usados para la formulación de detergentes, el procesamiento de papel y cuero, los biocombustibles, la biorremediación, los bloqueadores UV y el desarrollo de nuevos antibióticos”, indicó a la Agencia CyTA Farías, directora del LIMLA, que depende del CONICET y de la Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos (PROIMI) de Tucumán,

En el caso específico de esta nueva fotoliasa encontrada, la especialista cree que podría emplearse para el desarrollo de protectores solares y diseño de antitumorales, “pero por ahora se trata sólo de investigación básica”, adviertió.

El trabajo, publicado en Origins of Life and the Evolution of the Biosphere, se desarrolla en el marco de los proyectos integrados por tres grupos interdisciplinarios dirigidos por la doctora Farias, el doctor Claudio Borsarelli de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, y el doctor Wolfgang Gärtner del Instituto Max-Planck de Química, en Alemania.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.