miércoles, 11 de julio de 2012

Gobernador de Texas insiste en mantener ley discriminatoria

PL

El estado de Texas (sur) solicitó a una corte federal de apelaciones de Washington la confirmación de una ley electoral que el presidente Barack Obama suspendió porque incita a la discriminación racial.

Los representantes legales de ese territorio, gobernado por el republicano Rick Perry, defendieron la legislación de 2011 que exige a los electores presentar un documento de identidad con fotografía, considerado un elemento clave en la lucha contra el fraude electoral.

La administración demócrata argumentó ante los jueces que durante el proceso demostrarán el carácter discriminatorio de esa norma estadual, porque los electores sin documentos de identidad requeridos son en su mayoría hispanos y negros a quienes les resulta difícil obtener las credenciales que exige la legislación, señaló el diario Dallas Morning News.

En Texas la nueva ley autoriza como identificación válida para votar, un permiso de conducir o de portar armas, o el pasaporte, pero perdieron vigencia otros documentos que hasta ahora aceptaban las autoridades electorales, como la inscripción universitaria o una certificación del lugar de domicilio.

Si se mantiene vigente, el estatuto pudiera evitar que cerca de un millón y medio de personas ejerzan su voto en las elecciones de noviembre próximo, añade el rotativo.

En una carta dirigida al gobernador de Texas en marzo, el fiscal general adjunto de Estados Unidos para derechos civiles, Thomas Pérez, señaló que ese estado incumple el requisito impuesto por una ley federal de 1965 según la cual la medida no puede privar del derecho al voto a los electores de las minorías.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.