martes, 21 de agosto de 2012

Algo sobre eso que se llama plusvalía. Abordando eso gris, que parece la teoría)

Jorge Aniceto Molinari (especial para ARGENPRESS.info)

El aporte de Carlos Marx, el de Federico Engels, el de Lenin, entre otros, va directamente al origen y al funcionamiento de este modo de producción que predomina en todo el planeta y que hoy vive la mayor crisis de su historia.

La lucha de clases es anterior al capitalismo, este se basó en ella para en el proceso de extracción de la plusvalía, realizarla y llegar en su desarrollo a todos los confines del planeta.

El conocimiento vulgar nos habla de que plusvalía es la parte del trabajo humano con la que se queda el capitalista de sus obreros.-

Ahora el sistema es tal cuando la plusvalía se realiza en el capital y solo en esa circunstancia que es lo que precisamente nos cuenta entender.

Tomemos dos empresarios que producen telas.- Los dos toman la plusvalía de sus obreros y compiten en el mercado.- Uno adopta rápidamente todas las técnicas más modernas y ahí la plusvalía inicial realizada en el capital se multiplica rápidamente; el otro al no realizar la plusvalía valiéndose de lo más avanzado del sistema termina sucumbiendo.
Por supuesto que tenemos que tener en cuenta todos los elementos complejos que forman la sociedad y que la forma de producción en su predominancia va abarcando a todos esos elementos, también el proceso de desarrollo de la tecnología. Como analiza Marx, la tendencia es a convertir todo en mercancía.-

Es en este proceso, que el mundo crece globalmente un 4% anual en su PBI.- Es ahí donde juega la tasa de ganancia.- El mundo ya no es el de aquellas empresitas fabricando telas sino el de complejos empresariales multinacionales compitiendo ferozmente por esa tasa de ganancia que inexorablemente se va agostando.

Los estados hoy terriblemente endeudados y teniendo cuestionados su fines esenciales, han jugado un papel en este proceso, primero protegiendo a sus capitalistas y también a sus obreros, luego de la segunda guerra mundial cuando los complejos empresariales multinacionales se apoderan de sus gobiernos promueven reglas que destruyen la protección social y permiten que hoy el enfrentamiento se de globalmente en busca de mantener la tasa de ganancia.

Hay quienes piensan que se puede retroceder sin lograr vencer la predominancia del sistema globalmente, a Estados o zonas que se desenganchen del proceso económico mundial, no dejamos de valorar los esfuerzos de gobiernos que defienden a su gente.

Nuestros maestros no vivieron esta época, vivieron si una dura etapa de enfrentamientos y de revoluciones que agrandaron la base económica del mundo, desarrollando los derechos de la gente; si nos advirtieron sobre el desarrollo del sistema y el aumento global de sus contradicciones que hoy se manifiestan claramente y nos están exigiendo unir a lo mejor de la humanidad para imponer reformas que ayuden al sistema a morir en paz, e iniciar una revolución en el modo de producción.-

Hoy el peligro es la lumpemburguesía que en la crisis se siente perdida y piensa en un suicidio: el uso de armas nucleares.- Promueven todo tipo de negocio con lo peor del ser humano en busca de la tasa de ganancia.- Ejemplo de ello son los paraísos fiscales y el desarrollo de una actividad financiera diez veces superior a la del aparato productivo.

La tecnología pone todos los avances rápidamente para ser realizados en el desarrollo económico.- El tamaño del desarrollo empresarial es tal que van quedando fuera de sus posibilidades instrumentos de desarrollo científico como el energético por ejemplo, que necesita para cambiar el rumbo actual (terriblemente peligroso por el uso de la energía nuclear) inversiones que para el sistema no son rentables, y que seguramente lo serán para el nuevo modo de producción naciente.

Mucho se ha escrito ratificando o tratando de refutar el análisis de Marx, se ha dicho que el capital como tal, es de origen divino, tal vez sea cierto, si es que se toma como tal el trabajo de millones y millones de seres humanos que es lo que ha hecho la riqueza del mundo actual.

Esto muestra además la estupidez de los asesoramientos que buscan el equilibrio económico achicando la variable salarial. Hay zonas enteras del planeta en las que aunque el salario sea cero, las empresas ya no son competitivas. También es cierto que cada día son más los que trabajamos sobre la necesidad de la moneda única universal y de un sistema impositivo basado en la circulación del dinero.

¡¡¡ Trabajadores de todos los países: Uníos!!!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.