jueves, 2 de agosto de 2012

Argentina: En la Rural hubo toros y oligarcas de raza "gatas de doña Flora"

Emilio Marín (LA ARENA)

Inaugurada el sábado 28, la Exposición de Palermo aspira a superar el millón de asistentes. Allí se ponen cucardas a los campeones, pero también se proclaman políticas ultra conservadoras, de los que nada les viene bien.

Esta muestra no es como la inicial, de 1875, cuando la visitaron 18.000 personas. Esta superará el millón de personas, donde el público debe pagar una entrada de 25 pesos, exceptuados los menores de 8 años y con dos días de ingreso libre para los jubilados.

Si se es peón rural, en cambio, se está en problemas, por los pobres ingresos de un sector cuya informalidad supera el 70 por ciento según el ministerio de Trabajo. Salvo que esa peonada consiga una entrada de favor de "Momo" Venegas, secretario de Uatre y aliado de la Sociedad Rural Argentina, tanto en el enfrentamiento con la Resolución 125 como en el fracasado manejo del Renatre.

De la SRA podrán decirse muchas cosas, menos que no es consecuente con la plataforma oligárquica diseñada por sus fundadores de 1866. Desde entonces ha defendido a los grandes propietarios de tierras y ganados, con apellidos tan orondos como Martínez de Hoz, Pereyra Iraola, Menéndez Behety y similares.

En todo caso los cambios han venido marcados por la conveniencia de ganancias según los rubros, con más o menos atención a los granos o carnes, a la soja transgénica de la mano de Monsanto legalizada por el menemismo, o en inversiones múltiples en la industria de alimentos, bancos, compañías de seguro, firmas exportadoras y un largo etcétera.

Mutación

Donde no hubo mutación alguna fue en vitorear a los dictadores de la historia argentina, particularmente a los generales Juan Carlos Onganía y Jorge Rafael Videla. Obvio, con sus superministros Adalbert Krieger Vasena y José A. Martínez de Hoz, respectivamente. Buena parte de la política económica de esos gobiernos de facto la fijaba la oligarquía de inversiones múltiples y apertura indiscriminada de la economía para negocio de las multinacionales.

Por algo en julio de 1866, el fundador de la SRA se llamaba José Martínez de Hoz. Su descendiente José Alfredo (padre) también fue presidente de la entidad, en la época más gorila de la misma, 1946-1950. Es extremadamente complicado definir cuál es ese tiempo más antipopular: muchos argentinos dirán que ese momento es el actual y tendrían mucha razón.

En el discurso de inauguración oficial del actual titular, Hugo Luis Biolcati, hubo un relato muy mendaz sobre la situación agropecuaria, una crítica unilateral al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y, en particular, una condena sin remedio a "la acción perversa del Estado". Este último vendría a ser el demonio, el único demonio. Así se demuestra la vigencia del pensamiento de Martínez de Hoz, de que "Achicar el Estado es agrandar la Nación". Sus continuadores ruralistas son devotos de esa religión tan enriquecedora de los grandes propietarios y de apellidos que hicieron fortunas iniciales con la mal llamada "Campaña del Desierto" del general Julio A. Roca. Este les proveyó de millones de hectáreas (por afirmar esta verdad, los familiares de Martínez de Hoz enjuiciaron al escritor e historiador Osvaldo Bayer).

El infierno no existe

Biolcati es propietario de 11.000 hectáreas de campos y tambos en la provincia de Buenos Aires. Como sus colegas de similares propiedades, ha engrosado su capital en estos años, pese a lo cual en sus discursos sólo se escuchan amargas quejas, panoramas desoladores y descripciones que lucen como nacidas de argentinos empobrecidos y carenciados.

La entidad busca poner como general lo que, a lo sumo, es una verdad a medias. Ya no puede tomar de trampolín de sus campañas la supuesta expropiación del Estado sobre la renta extraordinaria de la soja, por dos razones. Primera, el precio de la oleaginosa para la próxima cosecha supera los 600 dólares la tonelada. Segunda, el esquema de retenciones vigente quedó anclado en proporciones supuestamente altas, luego que el lock out de las patronales sojeras provocara en 2008 la caída de la Resolución 125, que atendía a las subas y bajas de cotización, segmentaba los derechos de exportación y pagaba reintegros según distancia al puerto.

Ahora la embestida de Biolcati giró en torno a la carne y la leche. Dijo que habían cerrado cien frigoríficos, que se perdieron 12 millones de cabezas de ganado y que 12.000 trabajadores estaban suspendidos o desempleados.

Las cifras oficiales difieren de esa visión apocalíptica. Aseguran que en este momento la diferencia en cabezas de ganado es de 7 millones, sin contar 2.5 millones de vacas lecheras. Y atribuyen esa disminución a la sequía posterior a 2008, no a una deliberada política oficial para el achicamiento de planteles.

Diferencia de enfoque

En materia de precios también salta la diferencia de enfoque. El gobierno les recuerda a los de la Rural que el kilo de novillo les dejaba 80 centavos de dólar en 2008 y que en 2011 estuvo en 2,18 dólares, un 170 por ciento más.

Respecto a los empleados suspendidos en frigoríficos, Biolcati en esencia está en contra que se paguen subsidios y garantías a ese personal, tal su manía en contra de la "perversa" intervención estatal.

No es sólo un contraste de los ruralistas con la realidad y los números gubernamentales. En la propia 126º Exposición, los diarios que sintonizan su onda pintan un panorama espectacular de inversiones y modernización del sector. "Las cabañas están acelerando también en materia de uso de ciertas herramientas y tecnologías. Cada vez más empresas se suman a la transferencia embrionaria, algo ya bien instalado en las firmas de puntas, recurren a las Deps (Diferencias Esperadas en la Progenie) y hasta usan imágenes por ecografía para ver qué hay en el interior del animal. Es decir, apuntan a mediciones por ecografía para área ojo de bife, marmóleo y grasa dorsal, entre otros parámetros de interés", se lee en "La Nación" (28/7).

Siempre sobre carnes, en esa cobertura se agregó: "a punto de iniciarse con fuerza la comercialización de reproductores de agosto/septiembre, la perspectiva del negocio es que los precios se ubiquen en valores similares o con apenas algunos escalones por encima de 2011". "Desde lo estructural el sector está bien", declaró el gerente de la cabaña La Paz, de Gregorio, Numo y Noel Werthein SA. ¿Dónde quedó el infierno inventado por Biolcati?

Si fueran yanquis, todavía...

El nivel quejumbroso del relato ruralista no tiene asidero en los hechos económicos, que claramente los benefician, sino en una toma de posición política, ideológica y electoral. En su despedida Biolcati insinuó que se dedicará a la política partidaria con vistas a una "renovación moral", aunque en la Rural nunca se pusieron cucardas a esos valores tan extraños al predio.

La pregunta es cuánto se quejarían esos popes de la SRA si se vieran afectados por un real y gravísimo problema de sequía como el que fulminó a los productores estadounidenses. El Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA), calculó en julio que su cosecha de maíz tendrá 46 millones de toneladas menos por la sequía, mientras fuentes privadas dicen que la pérdida puede llegar a 100 millones de toneladas (Pablo Andreani, "EEUU necesitará tres cosechas para recuperarse", La Voz del Campo, 27/7).

Esa circunstancia favorece objetivamente el sembrado de maíz en Argentina, cuya relación-precio con la soja es de 1: 1.66, la más ventajosa de la última década. Pero este "viento de cola" no es reconocido por la Mesa de Enlace, siempre lista para la crítica destructiva.

Otro ejemplo de ese estilo político, tan del palo de Mauricio Macri y la derecha de todos los partidos, incluido el peronismo fueron las declaraciones del futuro presidente de la SRA. Luis Miguel Etchevehere, productor entrerriano, declaró a ese suplemento de "La Voz del Interior" (CIMECO, Clarín): "en 9 años, el kirchnerismo no hizo nada por el campo". Según él la política oficial hacia el campo "es un fracaso rotundo". Propuso convocar "a intendentes y gobernadores para buscar soluciones", como clara jugada de amontonar a grupos opositores.

Admirador

Por ahora esa eventual liga de gobernadores tiene un exponente justicialista, el cordobés José M. de la Sota, que se sacó sonriente una foto con Biolcati. Se aguarda que en algún momento tenga otra (y van...) Daniel Scioli. La cosecha justicialista está limitada porque el gobierno nacional, al que pueden criticarse muchas concesiones al establishment empresario, ha mantenido una línea de rienda corta con la Mesa de Enlace Rural.

La cúpula de la Rural no cuenta con muchos votos y es poco democrática. Etchevehere no será electo en septiembre por el voto directo y secreto de los 8.000 afiliados, sino por una trenza de directivos, como viene sucediendo desde el fondo de la legua.

Sin embargo, pese a tantas limitaciones políticas y éticas, la entidad cuenta con el beneplácito de Clarín y "Gaceta Ganadera", dueños de Expoagro, la otra vidriera de negocios del agro. No son sólo esas empresas sino también algunos periodistas, en lo personal. En "La Nación" (26/7), se informa que en la raza Caballo de Polo Argentino, en hembras, el Reservado de Gran Campeón "fue para el lote 2089, de Mariano Grondona", otro admirador de Onganía, Videla y Martínez de Hoz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.