miércoles, 22 de agosto de 2012

Aumentan hasta siete los muertos a raíz de choques religiosos en el Líbano

RIA NOVOSTI

Los enfrentamientos armados entre diversas confesiones en Trípoli, norte del Líbano, ocurridas durante los últimos dos días ocasionaron al menos siete muertes, incluida la de un adolescente de 13 años; más de un centenar de personas recibieron heridas, comunicó hoy la prensa libanesa.

La víspera fue recibida la información sobre tres muertos u unos 50 heridos.

Los choques encarnizados entre los habitantes de dos barrios, el Jebel Mohsen alauí y el Bab al Tabbaneh de la mayoría sunita, no cesaron en toda la noche pasada. Ambas partes emplearon fusiles automáticos, ametralladoras, granadas antitanque y morteros. En Trípoli fueron introducidas unidades militares adicionales.

La confrontación entre los sunitas que respaldan el levantamiento en Siria y los alauíes (rama del islamismo chiita) partidarios del presidente Bashar Asad se intensificó en Trípoli por la crisis que Siria vive durante el último año y medio.

Los libaneses temen que la violencia se propague a su país. “El tremedal sirio está a punto de tragar al Líbano”, escribieron unos rotativos.

Los delegados de la Coalición del 14 de Marzo (pro-occidental) reunidos la víspera en Trípoli declararon que tras los enfrentamientos está Damasco y exhortaron a los alauíes de Jebel Mohsen a “no inmolar sus hijos por los intereses de Asad”.

El primer ministro del Líbano, Najib Mikati, que mantiene una posición neutral, a su vez calificó los sucesos que se desarrollan en Trípoli, su ciudad natal, como “un desatino”.

El norte del Líbano, cuyo centro administrativo es Trípoli, es el principal baluarte de los partidarios libaneses de la “revolución siria”. De ahí se envían armas al Ejército Libre Sirio y se introducen hombres armados en Siria, a los que Damasco llama “mercenarios y terroristas”.

El conflicto en Siria dura desde marzo de 2011y ya se cobró unas 17.000 mil vidas, según datos de la ONU. Los países occidentales y algunos árabes insisten en la destitución del presidente Asad, sosteniendo que con eso se pondría fin a la violencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.