lunes, 27 de agosto de 2012

Conflicto en el Policlínico Bancario

ANRED

En el marco de la posible quiebra de la de Obra Social Bancaria Argentina, los trabajadores de dicha entidad realizaron un corte en la intersección de las avenidas Gaona y Donato Álvarez, con el fin de protestar por la crisis de la obra social e impedir el cierre del Policlínico Bancario.

“Hace dos años que la indiferencia ´K´ nos perjudica”, cuenta la insignia de una bandera pintada con aerosol en una ventana del Policlínico Bancario (Av. Gaona 2197). Y esto no es precisamente un ataque partidario, sino un símbolo más del sufrimiento y la precarización de un deteriorado sistema de salud. La Obra Social Bancaria Argentina (OSBA), en un muy mal estado por un coctel que combina falta de control, desregulación neoliberal y casos todavía investigados que incluyen presunta corrupción, puede llegar a la quiebra, y llevarse consigo al Policlínico Bancario, que podría cerrar sus puertas.

Tomás Mereles, miembro de la Comisión directiva de la Unión de Trabajadores de la Obra Social Bancaria Argentina (UTOSBA), mostró su preocupación con la situación general de la entidad, a la que cataloga de “vulnerabilidad extrema”. El directivo planteó el escenario de una posible quiebra y encontró el inicio de esta crisis en la década del noventa: “Nuestra obra social viene en crisis desde hace 15 años. Antes era un ente tripartito, la conducción estaba compartida entre la Asociación Bancaria (gremio de los bancarios), las patronales bancarias y el Estado. En el proceso de desregulación de las obras sociales, en el proceso del neoliberalismo en los noventa, (OSBA) es transformada en ´Obra Social Sindical´, con lo cual perdemos esa figura, que alimentaba el presupuesto”. Mereles explicó que la entidad sufrió también un “padrón de afiliados deficitario”, que tenía “mucha demanda y pocos recursos”. A su vez, subrayó que distinto tipo de irregularidades en el manejo de la Asociación Bancaria incidieron en el deterioro de la obra social, en un proceso que culminó con el conocido caso de la “mafia de los medicamentos”. Sobre esta cuestión, Mereles se explayó: “La corrupción juega un papel preponderante, que genera el descrédito y la desafiliación de nuestros afiliados, afectando aún más el presupuesto”. A su vez, dejó en claro los responsables de esta situación: “Hay una responsabilidad que tiene nombre y apellido que fue emblemático: fue Juan José Zanola". Sin embargo, agregó que el gremialista no es único culpable de esta crisis: “Hace 14 años que el Congreso de la Asociación Bancaria avalaba la gestión de Zanola”.

Por otra parte, el directivo dejó en claro el propósito de la protesta: “Estamos pidiendo que el estado tome la Obra Social”. No obstante, también subrayó que ellos están dispuestos a ayudar en esta problemática: “Nos ofrecemos a hacer parte del sistema en su conjunto para poder aliviar las demandas que el Estado no está cumpliendo”. Por último Mereles explicó que la UTOSBA todavía espera la personería legal para ser oficializada, y definió la causa por lo que esto no pudo suceder antes: “Los trabajadores fuimos privados durante 15 años de la representación gremial, porque para poder hacer lo que hicieron necesitaban la impunidad, acallando a los trabajadores”.

La situación de la OSBA y del Policlínico es grave y pone en tela de juicio el tema de la salud en la agenda política. Una agenda que lejos estará de ser cubierta si se mantiene la indiferencia de la que habla aquella significativa bandera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.