miércoles, 15 de agosto de 2012

Dos ministros japoneses realizan polémicas visitas a santuario Yasukuni

XINHUA

Jin Matsubara y Yuichiro Hata, dos ministros del gabinete japonés, hicieron hoy miércoles controvertidas visitas al santuario Yasukuni, en Tokio, con motivo del 67º aniversario de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Matsubara, que es presidente de la Comisión Nacional de Seguridad Pública, y Hata, que es ministro de Tierra, Infraestructuras, Transporte y Turismo, llevaron a cabo las visitas pese a que el propio primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, había pedido que se anulasen todas las visitas oficiales al mencionado santuario sintoísta, donde se rinde tributo a cerca de 2,5 millones de japoneses caídos en batalla, incluidos 14 criminales de guerra de Clase A.

En declaraciones a la prensa, Matsubara alegó que había sido "una visita privada al templo". Por su parta, Hata declaró el pasado viernes que su visita tendría un carácter privado.

Sadakazu Tanigaki, presidente del Partido Liberal Demócrata (PLD), la mayor fuerza de la oposición japonesa, también visitó el templo este miércoles.

El santuario Yasukuni es considerado como un símbolo del militarismo japonés en Asia, y cualquier visita oficial al mismo despierta lógicos recelos en países como China y Corea del Sur, que se vieron agredidos por el expansionismo nipón de principios del siglo XX.

Las visitas de Matsubara y Hata al polémico templo son las primeras de su tipo que realizan miembros del Ejecutivo nipón desde la llegada al poder del Partido Democrático de Japón (PDJ) en 2009.

Los demás 16 miembros del actual Gobierno han decidido oponerse a visitas al templo.

El primer ministro Noda declaró la semana pasada que en septiembre del año pasado, cuando tomó las riendas del Gobierno, decidió adoptar la política de abstenerse voluntariamente de visitar el santuario Yasukuni, y que deseaba que todos los miembros de su gabinete hicieran lo mismo.

Los países asiáticos, que perdieron millones de vidas a lo largo de la Segunda Guerra Mundial por la invasión de Japón, se han opuesto firmemente a cualquier visita de autoridades japonesas al templo. De hecho, sus relaciones con Tokio han experimentado altibajos a causa de estas polémicas acciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.