jueves, 2 de agosto de 2012

En la Universidad Nacional de Cuyo, cuando calienta el sol… se calienta el agua

Sol Kuyén (AGENCIACYTA - INSTITUTO LELOIR)

El equipo técnico del Instituto de Energía de esa casa de estudios instaló captadores solares para complementar el sistema de abastecimiento del comedor que funciona a gas natural.

La tonada puede asegurar que “no es lo mismo el otoño en Mendoza”, pero los inviernos castigan como en otras partes del país: en la capital, las temperaturas medias están por debajo de los 8 ºC, hay heladas nocturnas ocasionales y no es extraño que caiga nieve o aguanieve al menos una vez por temporada. Sin embargo, en la provincia hay más de 300 días de sol al año.

Para hacer frente a los rigores climáticos, los profesionales técnicos del Instituto de Energía (IDE) de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO) instalaron doce colectores solares en el comedor de la sede central de esa casa de altos estudios, que utilizan unos 1.800 alumnos. Esos captadores se suman a los ocho que ya habían colocado el año pasado en las residencias universitarias, pero que se inaugurarán a principios de este mes.

“Antes, el agua se calentaba íntegramente por termotanques alimentados con gas natural”, explica a la Agencia CyTA la arquitecta Leandra Sarmiento, coordinadora del Programa Energía y Construcción del que forma parte este desarrollo. “Ahora, estos colectores, que utilizan la energía solar y no contaminan el ambiente, van a complementar el abastecimiento de agua caliente en un 40 por ciento”.

El IDE procura “desarrollar tecnologías y aplicarlas en la universidad como una especie de prueba piloto, para después transferirlas a la sociedad”, destaca Sarmiento. En tanto, la encargada de fabricar e instalar los colectores fue ENERGE, una empresa incubada en la UNCUYO.

Los captadores, ubicados en la azotea, transforman la energía solar en energía térmica a través de una placa o colector que absorbe el calor por un proceso de termofusión. Así, el agua se calienta y pasa, primero, a un tanque de acumulación, y luego, a los termotanques. “Como el agua ya viene precalentada, esto permite que los termotanques se usen al mínimo y el consumo de gas sea menor”, señala Sarmiento. Además, al reducirse el tiempo de funcionamiento de la instalación convencional, se alarga su vida útil y se reducen sus costos de mantenimiento.

El tanque acumulador del comedor tiene una capacidad de mil litros, en tanto cada una de las dos residencias posee un tanque de 500 litros. A partir de ahora, el equipo del IDE hará un monitoreo durante dos años, para llevar un registro de las temperaturas del agua al entrar y salir del tanque acumulador, verificar los consumos y chequear el funcionamiento de los captadores, entre otras tareas.

Y es sólo el comienzo. Sarmiento añade que el próximo objetivo es instalar colectores en el comedor universitario de la Facultad de Ciencias Aplicadas a la Industria con sede en San Rafael, “porque ahí no tienen servicio de gas natural”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.