miércoles, 22 de agosto de 2012

India a nueva batalla por la producción de genéricos

PL

El Tribunal Supremo de la India comenzará a ventilar hoy la dilatada y áspera disputa entre las empresas farmacéuticas nacionales y la multinacional Novartis AG por la producción del Glivec, un efectivo medicamento contra el cáncer.

La corte escuchará a las partes y al cabo emitirá un veredicto sobre las patentes de los genéricos que, sea cual fuere, será histórico en tanto podría cambiar las reglas en ese terreno y limitar el peso mundial de la nación asiática como suministrador de medicamentos más baratos.

Según expertos en el tema, la audiencia puede durar semanas y el Supremo aún podría tomarse unos días más para pronunciarse sobre el caso.

Llamada "la farmacia de los pobres", la India viene negándose desde el 2006 a conceder una patente a Glivec bajo el argumento de que no es un producto nuevo, sino la modificación de un compuesto conocido (el mesilato de imatinib; en Estados Unidos se vende bajo el nombre comercial de Gleevec).

Según los oncólogos, el medicamento representa un gran avance en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica y algunos tipos de cáncer gastrointestinal porque el cuerpo lo absorbe hasta 30 por ciento más que otros compuestos.

De ganar el pleito, Novartis tendría los derechos exclusivos de comercialización y sacaría del mercado a las versiones más baratas de los fabricantes indios del genérico, que lo suministran a 1,2 millones de personas en el país y a otras naciones pobres de todo el mundo.

En Occidente, un tratamiento anual puede costar 70 mil dólares, mientras las versiones genéricas indias no pasan de dos mil 500 dólares.

Si el fallo le resulta adverso, Novartis no sufriría una pérdida financiera sensible, pues las ventas indias del Glivec solo significan una pequeña parte de los cuatro mil 700 millones de dólares que movió el producto el año pasado.

La verdadera preocupación de ese y otros consorcios farmacéuticos es que semejante veredicto sentaría un precedente al cual podrían acogerse otras naciones grandes productoras de genéricos como China y Brasil.

Es también el caso del Nexavar, un medicamento anticancerígeno de la alemana Bayer AG que la India está produciendo sin reconocerle patentes por estar fuera del alcance de sus ciudadanos aquejados por la enfermedad.

La nación surasiática está considerada la farmacia del mundo en desarrollo debido a sus altos niveles de fabricación de medicamentos genéricos baratos.

Organizaciones como Médicos sin Fronteras, por ejemplo, depende en un 80 por ciento de los genéricos indios para tratar a casi 200 mil enfermos de VIH/Sida en países pobres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.